Adolfo Pérez Esquivel

Adolfo Pérez Esquivel

Adolfo Pérez Esquivel: A los chicos hay que cuidarlos, no matarlos

Argentina
Adolfo Pérez Esquivel: A los chicos hay que cuidarlos, no matarlos

Las palabras que encabezan esta nota son del Padre Carlitos Cajade, sacerdote fallecido que dedicó su vida a los chicos y promotor, junto a Alberto Morlaqueti, de los “Chicos del Pueblo”, que vienen movilizando y reiterando sus derechos y reclamando que el “Hambre es un crimen”. Esa es la inseguridad que viven muchos chicos y hogares argentinos. En estos días donde volvió a aparecer una coalición de derecha montada en el reclamo por seguridad, es necesario ampliar el debate sobre que entendemos por seguridad.

Adolfo Pérez Esquivel: La guerra es tragedia para todos

Adolfo Pérez Esquivel: La guerra es tragedia para todos
Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nóbel de la Paz, 1980 y director del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) en Argentina

Recuerda que fuiste esclavo en la tierra de Egipto,
Y el Señor, tu Dios, te sacó de allí"

Deut. 5. 15

La humanidad se ve sacudida por el aumento de guerras y conflictos armados, el incesante aumento de la irracionalidad, de pensar que la violencia es la solución. Lo único que han logrado hasta el momento es aumentar las muertes, y el derramamiento de sangre de los pueblos, mientras los gobernantes y aquellos que tienen el poder, buscan justificar lo injustificable. Para algunos la guerra es negocio a costa de la vida de los pueblos, que siempre ponen sus muertos, el dolor y sufrimiento.

Israel ha desoído a la Asamblea General de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales, a cuarenta y seis recomendaciones; con total y absoluta impunidad, amparada y protegida por los Estados Unidos, quien ejerciendo su derecho de veto, lo ha utilizado para impedir las resoluciones que condenaban a Israel, por sus ataques y opresión contra el pueblo palestino, el Líbano y otros países árabes.

Adolfo Pérez Esquivel: Israel, un Estado terrorista

Adolfo Pérez Esquivel: Israel, un Estado terrorista

Siempre he apoyado al pueblo judío; un pueblo que sufrió el Holocausto, la diáspora, persecuciones, torturas y muerte, pero que tuvo dignidad, resistió a la opresión y luchó por sus valores religiosos, culturales y unidad del pueblo.

He señalado en forma reiterada, y sumado mi voz a muchas otras en el mundo, que el pueblo de Israel tiene derecho a su existencia; pero que también tiene los mismos derechos el pueblo palestino, hoy oprimido y masacrado por el Estado de Israel.

Adolfo Pérez Esquivel: La UBA en su encrucijada

Adolfo Pérez Esquivel: La UBA en su encrucijada

La discusión y reflexión sobre el camino a seguir, en la Universidad de Buenos Aires, ha cobrado mayor difusión con la designación del nuevo Rector, lo que ha suscitado los lógicos debates sobre las condiciones necesarias para el cargo, trayectoria profesional, docente y valores éticos. Pero, sobre todo a partir de las sucesivas postergaciones de la asamblea universitaria, ha quedado en evidencia el deterioro de la institución así como el reclamo de una real democratización en la UBA y la demanda por una mayor inserción de la misma en el desarrollo de nuestro país.

Adolfo Pérez Esquivel: Carta al señor Bush

Adolfo Pérez Esquivel: Carta al señor Bush

Sr. Presidente de los Estados Unidos de Norte América
Sr. George Bush

Debo decirle que dudé mucho en volver a escribirle otra carta; no se si leyó la anterior que le enviara para la Navidad del 2004; pero más allá de su lectura, señor Presidente, usted ha demostrado que no quiere escuchar nada más que a su grupo de poder para imponer su voluntad imperial a los demás.

Si he decidido enviarle otra carta, fue motivado por un ex Presidente de los EE.UU., Jimmy Carter, Premio Nóbel de la Paz; quien dice: "Ya me cuesta reconocer a estos Estados Unidos". Señala que "en estos últimos años, me sentí cada vez más preocupado por muchas políticas de gobierno que amenazan hoy principios básicos. Entre éstos figuran el compromiso con la paz, la justicia social y económica, las libertades civiles, nuestro medio ambiente y los derechos humanos,... peligran también compromisos históricos, vinculados con facilitar a los ciudadanos información veraz, respetar las voces del disenso". Y Carter continúa señalando y denunciando que: "Nos hemos convertido en los principales culpables de la proliferación nuclear, invalidando y derogando casi todos los acuerdos sobre control de las armas nucleares..." y que "hacen denodados esfuerzos los dirigentes políticos para ejercer un dominio imperial en todo el mundo".

Adolfo Pérez Esquivel et al.: ¡La vida antes que la deuda!

Adolfo Pérez Esquivel et al.: ¡La vida antes que la deuda!

Ante la cancelación de la deuda reclamada por el Fondo Monetario Internacional, por parte de los gobiernos de Brasil y Argentina, las organizaciones y campañas de Jubileo Sur en estos países manifestamos lo siguiente:

1.- Denunciamos que se cumple con el FMI, dejando de lado la gran deuda histórica, social y ecológica que se tiene con nuestros pueblos, con los miles de campesinos que esperan ansiosos la tan mentada reforma agraria, con los pueblos originarios expulsados de sus tierras, con los niños y niñas que mueren cada día de hambre en los dos países de mayor producción alimenticia de América Latina, con los y las trabajadoras que sufren la precarización de sus empleos y sus salarios, con los millones de argentin@s y brasilen@s que sobreviven en la miseria.

Adolfo Pérez Esquivel: Escucha el clamor de tu pueblo

Adolfo Pérez Esquivel: Escucha el clamor de tu pueblo

Los emergentes históricos de los pueblos son como los ríos subterráneos donde convergen otros ríos y en un momento determinado se unen al gran caudal y surgen a la superficie. Cambian el curso, transformando la realidad y la vida.

Estamos en esa etapa histórica de transformar la realidad impuesta de dominación, del pensamiento único del neoliberalismo, de la crueldad contra los pueblos, el saqueo sin piedad de los recursos, la destrucción de la biodiversidad, del avasallamiento contra los pueblos originarios, el aumento de la pobreza y las continuas violaciones de los derechos humanos.

Premio Nobel argentino aboga por la "nulidad total" de las deudas

Premio Nobel argentino aboga por la "nulidad total" de las deudas

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel abogó hoy en La Habana por "seguir trabajando por la nulidad total y absoluta de todas las deudas".

Pérez Esquivel participó en la jornada inaugural del Encuentro Norte-Sur de Resistencia y Alternativas a la Deuda Externa que se celebrará en La Habana hasta el próximo viernes, tras las conclusiones de la Asamblea Global del "Jubileo Sur", un movimiento contra la deuda externa creado en Sudáfrica en 1999.

El nobel Adolfo Pérez Esquivel acusa a la globalización de ser causa constante de nuevos conflictos

El nobel Adolfo Pérez Esquivel acusa a la globalización de ser causa constante de nuevos conflictos

El nobel argentino Adolfo Pérez Esquivel, autor de la conferencia magistral que cerró la jornada de ayer, señaló que el proceso de globalización es uno de los mayores peligros actuales para una convivencia pacífica, porque significa «la muerte de las culturas, pues lo único que se globaliza con este fenómeno son las guerras, el hambre y la venta continuada de armas». El conferenciante argentino, mediador en numerosos conflictos internacionales, aseguró también que «desarmar la conciencia de las armas exige que ciertos líderes políticos, véase el caso de Bush, entiendan que es inmoral crear, justificar y fomentar la guerra; no sólo hay que educar a los alumnos, también a los soberanos».

La Voz de Galicia, 24/05/05

Adolfo Pérez Esquivel: ¿Hacia donde va el gobierno argentino y los nuevos escenarios?

Adolfo Pérez Esquivel: ¿Hacia donde va el gobierno argentino y los nuevos escenarios?
Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz, argentino, arquitecto y escritor

El gobierno argentino no termina de sorprendernos. Por un lado aplaudimos la política de derechos humanos y el reclamo de justicia frente a las graves violaciones cometidas por la dictadura militar, y el hecho de promover la reparación histórica. Son avances significativos para superar la impunidad. (Sigue)

Red Voltaire, 14/04/05

Adolfo Pérez Esquivel: La Ley antiterrorista y el terrorismo de Estado

Adolfo Pérez Esquivel: La Ley antiterrorista y el terrorismo de Estado

Después de la caída del Muro de Berlín muchos pensamos que el mundo entraba en una etapa de colaboración y el fortalecimiento de las democracias. Nos equivocamos y debemos asumir la situación. Todas esas esperanzas fueron derrumbadas por los intereses políticos, económicos, militares e ideológicos.

EE.UU. se transformó en un imperio que busca imponer el totalitarismo globalizado. Para lograrlo necesita del control de los gobiernos y el sometimiento de los organismos internacionales como la ONU, el FMI, el BM, entre otros. La llegada de George Bush al gobierno y los ataques terroristas por grupos fundamentalistas a las torres gemelas el 11 septiembre del 2001, le permitió a su gobierno iniciar la imposición de políticas de "guerras preventivas para justificar lo injustificable".

Las guerras contra Afganistán e Irak marcan con fuerza esa decisión del gobierno de EE.UU quien ejerce el terrorismo de Estado, las torturas y violaciones sistemáticas de los derechos humanos con total y absoluta impunidad. Desconociendo todos los Pactos, Protocolos, Convenciones Internacionales, la Corte Penal Internacional y exigiendo a otros países la inmunidad a sus tropas para cometer todo tipo de violaciones y no ser juzgados por los tribunales de los países donde pudieran cometer delitos.

En éste marco de situación el gobierno de EEUU. busca imponer leyes anti terrorista a la medida de sus intereses, para el control de las organizaciones y grupos que considera enemigos. Presiona a gobiernos de otros países para que las aprueben junto a leyes de control social, para que todos aquellos que no concuerdan con sus políticas, sean considerados terroristas, abiertos o encubiertos, calificando a quienes lo son y quienes pueden llegarlo a serlo.

Entre esas categorizaciones están Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Fidel Castro en Cuba, país que soporta mas de 45 años de bloqueo, Corea del Norte. Acusa a la resistencia en Afganistán e Irak , de terroristas, cuando son países invadidos por Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados que cometen toda clase de atrocidades.

El gobierno de George Bush, omite, silencia, el terrorismo de Estado que aplica a otros países y justifica la impunidad jurídica. Es necesario hacer memoria de la aplicación del terrorismo de Estado por parte de EE.UU: la invasión, bombardeos y asesinatos de la población civil en Panamá; diez años de ataques y guerra de baja intensidad contra Nicaragua y bombardeos y minado de los puertos de ese país por parte de la CIA; las invasiones a Haití, la detención y expulsión del presidente Bernard Aristide, las dictaduras militares que apoyaron en América Latina, la gran complicidad y apoyo dado al dictador Augusto Pinochet por el entonces secretario de Estado Henry Kissinger. Y Rusia, con su presidente Putin, aplica la represión y el terrorismo de Estado contra las ex -colonias de la Unión Soviética; la invasión de China al Tibet , provocando genocidio y etnocidio que perdura hasta el día de hoy con y el silencio cómplice de las grandes potencias y de la ONU.

La ley anti-terrorista en la Argentina, que se encuentra para su aprobación en el Parlamento, a pedido del gobierno de EE.UU. no definen el delito de terrorismo. Se dirige únicamente al terrorismo de grupos que actúan en la clandestinidad como las guerrillas, pero obvian toda mención al terrorismo de Estado que sufrimos en el país y en todo el continente latinoamericano a raíz de las dictaduras militares.

Juristas y especialistas internacionales han afirmado que es necesario definir y precisar sobre el terrorismo y evitar que las indefiniciones y caracterización del delito permitan interpretaciones arbitrarias por parte de los gobiernos. Es necesario evitar que esa ley sea usada para reprimir las protestas sociales y a la oposición política.

Es fundamental que la Cámara de Diputados y la Comisión de Derechos Humanos examinen detenidamente los alcances de la ley y eviten caer en la manipulación y presiones sobre el gobierno nacional para imponer una ley que, en lugar de solucionar un grave problema que acecha a la sociedad, esconda intencionadamente las prácticas de reprimir las protestas sociales y justifique el control social. Volveríamos a políticas aberrantes que ya hemos vivido en el país y en todo el continente.

Debemos hacer memoria y poner en evidencias el terrorismo de Estado vivido en la Argentina y en América Latina. Es una larga lista de la tragedia humana y de los pueblos. En Argentina, esa política costó 30 mil desaparecidos, en Guatemala más de 200 mil muertos y desaparecidos, en El Salvador más de 70 mil muertos. ¿Cómo olvidar el sufrimiento y vida de los pueblos?

Reclamamos al gobierno y a los legisladores actuar con responsabilidad histórica y no caer bajo presiones o facilismos hipócritas que tanto han costado al pueblo argentino, Un ejemplo son las leyes de impunidad, de las que, hasta el día de hoy sufrimos sus consecuencias

Buenos Aires, marzo 2005

Alainet, 29/03/05

Entrevista con Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz 1980

Entrevista con Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nóbel de la Paz 1980

En Ruanda y en el Congo hay 7 millones de muertos Las Naciones Unidas debe ser reformulada, lo planteamos en el Foro Social Mundial. La asunción de Vázquez se suma a la política para cambiar el rostro a América Latina. La Iglesia debe asumir un compromiso más claro. No hay una Izquierda única. La izquierda olvidó una operación matemática: sumar y multiplicar.

Nos encontramos en la puerta del SERPAJ -Servicio de Paz y Justicia- él ya aguardaba a sus compañeros para acceder al local, dado los escasos minutos que contaba Pérez Esquivel, me refirió a su alegría.

“Tengo una gran alegría de compartir con el pueblo uruguayo, luego de más de cien años que dominaron el espectro político los llamados partidos tradicionales, esto es un signo de esperanza muy fuerte. Una renovación de ideas de propuestas y también de gobernabilidad. Esto hace en América Latina un nuevo camino que puede ser de integración regional, continental, que es sumamente necesario actualmente. Los gobiernos de Argentina, Brasil, Venezuela, incluso Chile, ahora con Vázquez, pueden llegar a generar un frente ante las amenazas y presiones que hay sobre el continente latinoamericano; como es el caso del ALCA, la deuda externa, la militarización, la regionalización de los conflictos como el caso de Colombia ...con el Plan Colombia. Hay que pensar muy bien el caso del acuífero Guaraní. Ningún país es una isla aunque geográficamente lo sea, América Latina es uno de los objetivos dentro de la estrategia de los Estados Unidos, para ejercer su hegemonía internacional”, subrayó. (Sigue)

Red Voltaire, 05/03/05

Adolfo Pérez Esquivel: Carta a Bush

Adolfo Pérez Esquivel: Carta a Bush

Sr. Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Don George Bush

No puedo desearle una Feliz Navidad, no porque no quiera; es Usted quien la hace imposible.

Hoy es un día muy especial para los cristianos, celebramos la Navidad, el anuncio de la Buena Nueva; momentos para mirarnos hacia adentro, en la vida personal y meditar sobre los caminos de la Humanidad. Cuando invocamos en la oración al Dios de la Vida no podemos dejar a un lado los acontecimientos, el dolor y la tragedia en muchas partes del mundo; tanto de los fenómenos naturales, como los provocados por el hombre y comprender lo lejos que estamos de alcanzar la Paz; y la necesidad de redoblar los esfuerzos para lograrla.

El mundo se ha vuelto mucho más inseguro y turbulento Las desigualdades se han profundizado; el hambre y la pobreza aumentaron con la concentración del poder en pocas manos y los conflictos se multiplicaron en distintas regiones del mundo

Creo que usted, Señor Presidente, necesita mirar su obra, evaluar lo actuado; su política de devastación y muerte que ha generado hasta el momento en varias regiones del mundo.

Sentí un sabor muy amargo y angustia, de ver como los grandes medios de comunicación han difundido por el mundo las imágenes y mensajes de los soldados norteamericanos celebrando la Navidad, ese renovado acontecimiento de la Vida y la Paz.

Esos mismos soldados son que siembran la muerte y la destrucción en los pueblos de Irak y de Afganistán; los que torturan y violan a los prisioneros.

Son los responsables de la masacre de más de 100 mil muertos, mujeres, niños, jóvenes y ancianos en Irak; los que han destruido y arrasado Falluja, y no sabemos aún a cuanto asciende la masacre en Afganistán; son datos que ocultan los grandes medios de comunicación; que lamentablemente terminan siendo los grandes medios de la incomunicación.

Y como si fueran una gran fiesta, viajan artistas y funcionarios de los gobiernos tanto de los EE.UU., como de la Gran Bretaña, para alentar y compartir la Navidad con las tropas y darles ánimo para continuar su demoledora tarea de destrucción y muerte.

Cabe preguntarnos. ¿Qué fueron a celebrar ?- El profundo sentido de la Navidad estuvo ausente; la vaciaron de contenido y sólo quedó el hibrido..Jo,…Jo,…Jo,… de la sociedad consumista…; o tal vez festejaron cuantas bombas y muertos suman a sus conciencias.

La imaginación del surrealismo mágico, termina siendo un pálido reflejo de la crueldad que usted ha desatado en Irak y Afganistán.

Usted, Sr. Presidente, según consta en sus órdenes impartidas a las tropas en el documento dado a conocer por el FBI, fechado en Irak el día 19 de mayo del año 2004, autoriza el uso de ciertas técnicas de interrogatorio, como la privación del sueño, las amenazas con perros entrenados por los militares y el uso de capuchas. Pone en evidencia su crueldad y el desprecio que tiene del ser humano, y que no vacila en utilizar cualquier medio para alcanzar sus fines, violando sistemáticamente los derechos humanos.

Sus particulares métodos parecen no tener fin para los 4 años venideros. Según el Washington Post, su gobierno piensa en construir cárceles para los acusados de terrorismo indefinidamente sin juicio alguno, violando la propia Constitución de los EE.UU., más allá de todo derecho de las personas. El Departamento de Defensa, mantiene 500 prisioneros en la Bahía de Guantánamo, en Cuba, y piensa pedir al Congreso 25 millones de dólares para construir una cárcel para albergar a detenidos con pocas posibilidades de comparecer ante un tribunal militar por falta de pruebas.

El ataque terrorista a las torres gemelas no justifican bajo ningún concepto las atrocidades por usted cometidas, un mal no se resuelve con otro mal mayor, como le explicara en mi carta anterior con fecha 6 de enero del 2003.

Quisiera preguntarle Señor Presidente; ¿Cómo celebró la Navidad, el nacimiento del Dios de la Vida?

Me pregunto a que Dios le dedica sus plegarias. Dudo que sea al Dios de la Vida, de la Paz y la Esperanza. Creo que Dios al escuchar sus plegarias se tapa los oídos para no escuchar tantas mentiras y crueldades.

El día 20 de Enero asumirá su segundo mandato como presidente de ese gran país, Estados Unidos de Norteamérica, ya que los ciudadanos /as que lo votaron lo re-eligieron por otros 4 años más. Lo lamento por ese pueblo y por el mundo. Muchas cosas influyeron para lograr ese resultado. La incapacidad de su oponente que no logró presentar otra alternativa válida para el pueblo.

Un dicho popular dice que “mas vale mal conocido, que por conocer”. El pueblo de EE.UU. está agobiado por los miedos, la inseguridad; el puritanismo de algunos sectores que dicen defender la vida. El individualismo no les permite comprender el sentido profundo de la solidaridad.

Pero lo más trágico que uno puede ver en el pueblo de EE.UU., salvando algunos sectores con conciencia crítica y propia, es que quienes lo votaron, Sr. Presidente, son aquellos que por miedo han renunciado a la libertad y a sus derechos como ciudadanos. Son aquellos que están sometidos a la suspensión de las conciencias, a mecanismos de acción psicológica que condicionan los comportamientos colectivos. Métodos que fueran utilizados por regímenes totalitarios como el nazismo, el fascismo, las dictaduras militares impuestas en Latinoamérica que generaron instrumentos para manipular y someter a los pueblos a través del miedo y el terror.

El poder es la peor de las drogas, enceguece la mirada y el pensamiento y lo peor aún, endurece el corazón y los sentimientos. El pensamiento sin sentimiento es la gran tragedia de la humanidad.

Los imperios más poderosos han caído y EE.UU. no es una excepción. Debe saber que el monopolio de la fuerza no garantiza la seguridad.

Ningún terrorismo, provenga de quien provenga, justifica el terrorismo de Estado que Ud. aplica sobre la población civil, invadiendo países como Irak y Afganistán, o el bloqueo a Cuba que ya lleva más de 45 años; la intervención militar a Haití, violando todos los tratados internacionales y la soberanía de los pueblos. Ignorando a las Naciones Unidas transformada en una caparazón sin contenidos.

¿Hasta cuándo Sr. Presidente continuará su locura de destrucción y muerte?

¿Cuántos crímenes más piensa cargar sobre su conciencia?. No debe olvidar que, lo que siembra recoge.

Según informes , hasta el momentos, más de 1000 soldados norteamericanos han muerte en el frente de guerra en Irak. Ignoramos cuantos más en Afganistán.

¿Qué les dice a sus familiares, les entregará una medalla, una pensión y una bandera bien doblada para recordarles que ese ser querido ya no está?

¿Les continuará mintiendo y hablando de la libertad, que murieron por defender la democracia y la Patria, para justificar sus crímenes?.

¿Les ocultará la verdadera razón de su decisión de provocar las guerras, ya que éstas convenían a sus intereses de apoderarse del petróleo de Irak y el control del Oriente Medio?

Señor Presidente, estos días he recordado a un veterano de guerra de Vietnam, que tuvo una profunda conversión frente a las atrocidades cometidas por las tropas norteamericanas en ése país y que arriesgó su vida para salvar vidas, perdiendo sus dos piernas. Me refiero a Brian Wilson.

En plena guerra creía que estaba luchando por la libertad y la democracia, esa forma de “ser americano”, hasta que descubrió la verdad y ahí comprendió las atrocidades cometidas por las fuerzas norteamericanas, cuando vio en una aldea vietnamita a la que lo enviaron con una patrulla a inspeccionar, los efectos de las “bombas racimos”, (las mismas que están utilizando en Afganistán y en Irak): mujeres, niños, animales, vegetación, partidos en dos; nada ni nadie quedó a salvo.

Muchas veces recuerdo a Brian. Nos encontramos durante la agresión de la CIA a Nicaragua. Lo acompañé en un ayuno en las escalinatas del Capitolio, para poner fin a la agresión de EE.UU. contra Nicaragua y el Salvador, junto con otros veteranos de guerra de Vietnam.

Fue una acción de no-violencia activa, en defensa de la vida y el derecho de los pueblos a su autodeterminación. Por las noches dormíamos en la Iglesia Luterana y ahí, Brain y los otros compañeros veteranos de guerra, contaban sus experiencias en Vietnam. Los horrores que aún pueden ver y sentir, que los marcaron para toda la vida. Son los testigos de la tragedia humana.

Señor Presidente, escuche el clamor de los pueblos que dicen: ¡¡ BASTA A LA GUERRA!!.

Recuerde las palabras de Abraham Lincoln., hace más de 100 años: “Si Estados Unidos no tiene capacidad para generar relaciones con otros pueblos, será víctima de su propia autodestrucción”. Lea el discurso de Kennedy, que toma las palabras de Lincoln, en las Naciones Unidas en 1960. Es bueno que las recuerde.

El 20 de Enero asumirá por otros cuatro años más el gobierno de los EE.UU., situación que puede desembocar en hechos imprevisibles si continúa con el rumbo trazado hasta el momento. No olvide que los pueblos pueden cambiar el curso de la historia.

Sólo me resta decirle que otras culturas, otras religiones, otros pueblos tienen los mismos derechos a la vida y a la dignidad. Para el Dios de la Vida, son nuestros hermanos y hermanas y por lo tanto le reclamamos BASTA DE MASACRES; Señor Presidente. El mundo no puede estar a merced de su voluntad.

La Justicia, aunque tarde, llegará y usted no será una excepción, ya que es responsable de crímenes de lesa humanidad.

Le saludo con Paz y Bien, espero que toque su mente y su corazón.

25 de Diciembre del año 2004
6 de enero del 2005

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nóbel de la Paz.

CubaDebate, 20/01/05

Adolfo Pérez Esquivel: Los muros de la infamia y la intolerancia

Adolfo Pérez Esquivel: Los muros de la infamia y la intolerancia

Durante el Mundial de Futbol realizado en Argentina en 1978, me encontraba en la cárcel de la Unidad 9, prisionero de la dictadura militar. Los militares trataron de tapar el horror de los desaparecidos, las torturas, los asesinatos y las prisiones con el slogan: "los argentinos son derechos y humanos". Prepararon estadios y armaron la escenografía para recibir a las delegaciones. Siempre me preocupó la complicidad de la FIFA y otros organismos que facilitaron que la Argentina de la dictadura militar fuera la sede del Mundial de Futbol y hayan avalado la dictadura. Es un capítulo aparte y no el tema de esta nota. Queda para otro momento.

La escenografía para recibir a las delegaciones debía ocultar la realidad; como toda escenografía, y una de las cosas que más me preocupó fue que, para tapar la pobreza, los militares construyeron un gran muro en la ciudad de Rosario para que no se viera la miseria de Villa las Flores, una de las más paupérrimas del país con miles de personas en situación de miseria y sin solución a sus problemas que sobreviven comiendo gatos y algunos de la pesca y algunas changas, es decir, trabajos temporarios y puntuales, como vender hierros, plásticos, papel, cartones y botellas, entre otras cosas que pudieran encontrar.

Los militares construían el muro de día y la gente les robaba los bloques de noche. La necesidad y la creatividad en la resistencia no tienen límite. Los pobladores de noche les robaban los bloques de cemento y los escondían para luego hacer sus casas. La situación era semejante al hilo de Ariadna.

En República Dominicana construyeron un muro para que el Papa en su visita no viera la miseria del pueblo. Ocultan el sufrimiento de los pueblos, pero no hacen nada para solucionarlo.

Otros muros se alzaron en distintas lugares del mundo, como el Muro de Berlín, durante la guerra fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos, quienes terminaron dividiendo a un pueblo y sometiéndolo a sus intereses políticos y económicos. Miles de familias quedaron separadas durante décadas, viviendo el horror y dolor de esa división. Muchos intentaron pasar el muro, unos pocos lo lograron, y otros dejaron la vida, bajo las balas de los guardias y las zonas minadas de Alemania del este.

El muro entre Corea del Norte y Corea del Sur responde a la misma política del poder y la dominación de las grandes potencias, como China y sus intereses. El pueblo coreano está dividido y enfrentado; hay familias que llevan décadas sin poder verse y saber de unos y otros, guardando los pocos recuerdos que les quedan y esperando ese día. No cualquier día, sino ese día, en que el muro de la separación caiga y puedan rencontrarse en las miradas y el corazón.

La comunidad internacional vive conmocionada y expectante a que el problema de Medio Oriente tenga una salida política y se termine la violencia que desangra a los pueblos de Palestina e Israel.

Pero está la intolerancia, el terrorismo de ambas partes, y la estupidez de los gobernantes que no quieren ver la realidad ni el dolor de los pueblos. Israel ha levantado el muro para separar a los palestinos, en lugar de superar el conflicto; creyendo que el muro les dará seguridad. El odio no se detiene con muros. La resistencia de un pueblo por su libertad no se deja vencer por un muro. El primer ministro de Israel, Ariel Sharon, guiado por su odio e insensibilidad, comete atrocidades contra Palestina y daña profundamente al pueblo de Israel. El dolor no tiene límites y lleva a muchos palestinos a inmolarse y sacrificarse en aras de la libertad y ser recibidos en el seno de Alá.

Estados Unidos, la gran potencia imperial, no vacila en levantar el muro de acero en la frontera entre su país y México. Por un lado busca la integración económica que trata de imponer a todo el continente latinoamericano y el Caribe, la llamada Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA), pero busca impedir el paso de los inmigrantes mexicanos. Aquellos que logran pasar la frontera y son capturados, maltratados y expulsados y, en el mejor de los casos, tratados como mano de obra barata y en condiciones de semiesclavitud.

La guerra desatada contra Afganistán e Irak, las masacres contra esos pueblos y las continuas violaciones de los derechos humanos, señalan el horror en las cárceles en Irak por tropas de Estados Unidos y Gran Bretaña, países que se autoproclaman paladines de la libertad y la democracia.

La farsa y la estupidez continúan, tratando de justificar lo injustificable: son gobiernos responsables de crímenes de lesa humanidad y, algún día, Bush y Tony Blair deben ser juzgados por las atrocidades cometidas.

Guantánamo, en la base militar que Estados Unidos tiene desde hace más de100 años en la isla de Cuba; con dos campos de concentración, con más de 600 detenidos, algunos niños y adolescentes, personas provenientes de 42 países, de los cuales nadie sabe los cargos que tienen, privados de libertad y sometidos a todos tipos de vejámenes; violando las más elementales normas de los derechos humanos.

Siguen sometiendo a un bloqueo inmoral e injusto al pueblo cubano desde hace 45 años, con total y absoluta impunidad, violando la soberanía de ese pueblo.

China es una potencia emergente, con un rol a cumplir en la comunidad de las naciones en poco tiempo y serio competidor de Estados Unidos en el comercio y las relaciones internacionales; tiene un triste y trágico desempeño en Tibet, país invadido y masacrado por tropas chinas, cometiendo atrocidades, un genocidio y etnocidio contra el pueblo tibetano, que en gran parte debieron exiliarse juntamente con el Dalai Lama.

La intolerancia y la soberbia del poder de la fuerza no sabe y no quiere saber del derecho de los pueblos a su autodeterminación y soberanía.

Rusia es responsable de la gran masacre contra el pueblo en Chechenia, y pone en evidencia las graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos y la falta de sanciones para evitar que continúen cometiendo esas atrocidades.

Los países que se dicen "civilizados", y que enviaron tropas militares y policías, de Naciones Unidas y de la OTAN, a Kosovo para reguardar la paz y la seguridad, terminaron participando y levantando burdeles, sometiendo y violando a mujeres y a niñas, escudándose en la inmunidad. Según informes de Amnistía Internacional "niñas de 12 años son secuestradas y sometidas como esclavas y obligadas a atender a más de 10 clientes por día"...

¿Cuántos muros de insensibilidad y desprecio por la vida humana tienen las tropas de esos países "civilizados"? ¿Qué hacen los pueblos de esos "países civilizados", qué muros han construidos para que no vean ni oigan el clamor y el dolor de otros pueblos? ¿Qué pasa con Naciones Unidas, totalmente marginada y silenciada, detrás de muros del olvido y el desprecio? ¿Qué pasa con todos los avances que la comunidad internacional fue generando durante décadas, del derecho internacional y humanitario?

Los pueblos indígenas han luchado y sobrevivido a las dominaciones, saben de los muros que se han levantado para marginarlos y destruirlos, sin embargo, han logrado conservar sus culturas y valores, como la memoria y la identidad en la resistencia y unidad de sus pueblos, con todas las dificultades y problemas.

Los muros más resistentes y dolorosos, difíciles de derribar, son los de la conciencia, de la intolerancia y de la idiotez humana, de aquellos que se creen dueños de la verdad absoluta y no les importa el costo y la vida de otras personas y de los pueblos, con tal de alcanzar sus objetivos.

Los fundamentalismos religiosos, aquellos que se han apropiado de Dios para sus propios intereses, vaciando los contenidos espirituales y manipulando los signos y símbolos religiosos, levantan los muros de la intolerancia y el sometimiento.

El capitalismo ha entronizado al dios Mamón y levantado los muros de la dominación, como la "deuda externa y eterna", privilegiando en el altar del mercado el interés, y condenando a los pueblos a la miseria y la pobreza.

El peor de los muros está dentro de cada uno; si no los derribamos y tenemos el coraje de comprender y respetar el derecho del prójimo y de los pueblos, nada podemos cambiar.

Continuarán levantándose los muros de la estupidez y la crueldad humana que hoy separa al mundo. Debemos rescatar la humanidad, rescatándonos a nosotros mismos y compartiendo el caminar de los pueblos en la diversidad y en la unidad; saber escuchar a nuestra Madre Tierra, y a toda la naturaleza a la cual pertenecemos y la que debemos cuidar y respetar en este pequeño planeta llamado Tierra.

La Jornada, 15/06/04

Distribuir contido