Ramón Chao

Ramón Chao

Ramón Chao: ¿Hasta cuándo podremos votar?

Ramón Chao: ¿Hasta cuándo podremos votar?

Lejos de mí la pretensión de equipararme con Aldous Huxley en cuanto a previsiones futuristas, aunque me da la impresión de que nos encaminamos hacia un mundo feliz, carente de esas dichosas elecciones que tanto perturban la vida de los ciudadanos. O se eliminan o se transforman en un juego semejante al de las quinielas, lo que ya está sucediendo en los últimos tiempos, tanto en Europa como en Norteamérica: Bush, López Obrador, Sarkozy...

Chao: “Estamos a asistir á caída do imperio dos EEUU, pero os que veñan non serán mellores”

Chao: “Estamos a asistir á caída do imperio dos EEUU, pero os que veñan non serán mellores”
O escritor galego vaticina un cambio mundial sen consecuencias positivas
Converte a falacia do choque de civilizacións “nunha cuestión puramente económica e política” e considera que o maio do 68 “foi unha vacina temporal feita por señoritos”

Pelo branco e chupa de coiro e certa incitación a lle espetar ao paso calquera grosería trasnoitada – os vellos rockeiros nunca morren, ou algo así–. Ramón Chao anuncia aquilo de todo cambia para que todo siga igual que xa nos advertía no seu día Lampedusa, pero coa tenrura do que continúa a crer en movementos perdidos –Cuba, Venezuela, Bolivia ou Ecuador– para os que en Europa xa non existe esperanza. Onte falou con GALICIA HOXE nun encontro previo ao coloquio sobre a realidade social organizado na Sede da Fundación Caixa Galicia de Santiago dentro do ciclo de conferencias itinerantes do proxecto Viradeiras.

Thiago de Mello, Richard Gott et al.: Carta abierta al propietario de La Voz de Galicia

Thiago de Mello, Richard Gott et al.: Carta abierta al propietario de La Voz de Galicia

Hemos conocido con sorpresa e indignación que han sido cancelados los espacios de opinión sostenidos hasta ahora por los escritores Ignacio Ramonet y Ramón Chao en el diario La Voz de Galicia.

Sin mediar explicación alguna a los autores implicados ni a los lectores del periódico y luego de forzar la renuncia de su director, usted silencia ahora las voces que cada semana brindaban una opinión disidente frente a la avalancha del pensamiento único.

Critican censura a periodistas en España

Critican censura a periodistas en España

La novelista Belén Gopegui figura entre los mas de 60 intelectuales de América y Europa que denunciaron hoy el golpe contra el periodismo independiente con la censura de dos columnistas del diario La Voz de Galicia, de España.

En carta abierta al propietario de ese cotidiano, los firmantes manifestaron su sorpresa e indignación por la cancelación de los espacios de opinión de los escritores Ignacio Ramonet y Ramón Chao.

El diario regional gallego La Voz de Galicia censura de sus páginas a Ignacio Ramonet y Ramón Chao

El diario regional gallego La Voz de Galicia censura de sus páginas a Ignacio Ramonet y Ramón Chao
El cambio de dirección del diario expulsa a estos dos columnistas

Después de haber logrado la dimisión del director de "La Voz de Galicia", Bieito Rubido, el propietario de este diario, Santiago Rey, ha prescindido de la colaboración de Ignacio Ramonet y Ramón Chao. Ambos firmaban en la sección ‘Opinion” sendos artículos semanales desde hacía varios años. Nada se les comunicó a estos dos colaboradores; sencillamente se les dejó de publicar.

Ninguna explicación se ha dado tampoco a los lectores para justificar esta reacción autoritaria que atenta a la pluralidad de opinion. Ramonet y Chao consideran semejante actitud como un acto de censura caciquil intolerable, ajena al espíritu pluralista de "La Voz" mientras la dirigió Bieito Rubido.

Ramón Chao: ¿Un nuevo 68 en Francia?

Ramón Chao: ¿Un nuevo 68 en Francia?

LA GRAN diferencia que existe entre la rebelión ya mítica de hace treinta y ocho años y la de ahora es que entonces los estudiantes querían la utopía, y así lo expresaban con el lema «Pidamos lo imposible»; eran hijos de ricos y con felices perspectivas de vida: la prueba, ahí la tienen, con Serge July dirigiendo Liberation, un periódico que evolucionó como él, de la extrema izquierda al más pérfido neoliberalismo, y que no vacila en truncar las noticias para falsear las ideas progresistas. Y pensemos en Cohn Bendit, el más emblemático de todos los del 68, que llegó a la jubilación aguado en los verdes.

Ramón Chao: El bigotillo de Bush

Ramón Chao: El bigotillo de Bush

EL ANTIGUO presidente de los españoles es hombre de palabra. Cuando estaba en el cénit de su gloria, posando con Blair y Bush cara al sol de las Azores, y era el más belicoso partidario de una invasión ilegal (como todas las invasiones) de Irak, mareado tal vez por el viento enajenador del Atlántico, ofreció su mostacho al presidente yanqui para que le sirviera de apoyo en los momentos difíciles que se le avecinaban: «Siempre tendrás un bigote a tu lado», le dijo.

Ramón Chao: Solana, el Hamás e Israel

Ramón Chao: Solana, el Hamás e Israel

Es que uno siempre será ingenuo. Ya lo decía Fernando Pessoa: "nin se sonha nin se vive; é uma infancia sin fin". Resulta que leo unas declaraciones del inefable Solana y me digo menos mal, dejó de ser un perrito faldero de los yanquis y ha regresado a la posición pura y dura que debe tener todo socialista digno de Pablo Iglesias. Dice: «la democracia y la violencia o el terrorismo son incompatibles». Para mí, que hablaba del “país más democrático del mundo”; un país que invade a una nación histórica y soberana con pretextos engañosos; que tortura en Guantánamo, en Abu Ghraib; viola el espacio aéreo de amigos y enemigos y causa miles de muertes – niños, mujeres, ancianos - con ataques indiscriminados. Pues no: se refería a una porción expoliada de Oriente Medio cuyo territorio están despedazando sus vecinos, que de paso asfixian a sus habitantes cortándoles el agua y con muros ciclópeos que impiden toda comunicación con el exterior. Pero Javier Solana no se arredra, que hasta parece que tiene segundas intenciones: “Un grupo terrorista no se legitima sencillamente porque haya ganado las elecciones”. No sé cómo le confían a este hombre esos cargos tan importantes, porque no hace más que aludir a las elecciones conquistadas por el clan Dick Cheany, Wolfowitz, y Georges Bush (hijo mimado de une familia rica, según un consejero de Ronald Reagan, "estudiante mediocre", según su propia confesión , alcohólico arrepentido gracias a Jesús y a una secta religiosa, que llegó a la Casa Blanca al cabo de “la elección más discutible y confusa de la historia política americana”.

Ramón Chao: Lo que no lee Bush

Ramón Chao: Lo que no lee Bush

En una de mis crónicas me preguntaba ¿ Qué lee Bush? La escribí tras haber visto una fotografía en la que el presidente del país más violento del mundo aparecía con un niñito al que acariciaba mientras le leía un teveo. Contradicción total, pero mera publicidad, claro, pues resulta que tenían el álbum patas arriba. Antes de preguntarme si ese señor sabe leer, duda lógica por la forma de interpretar las letras, prefiero andarme con cautela hacia una afirmación infamante para los yanquis : que nunca aprendió tal asignatura. Y hoy por hoy me limito a certificar lo que nunca ha leído.

Ramón Chao: Presidentas

Ramón Chao: Presidentas

¡VAYA, HOMBRE, se me adelantaron! Ya tenía yo preparada una estrategia sagaz para erigir a una mujer en presidenta de la República Francesa y el tiro me salió por Chile. Se lo recordé el domingo pasado a Ana Hidalgo, la andaluza teniente de alcalde de París. Me había invitado a presenciar en directo, desde la sede del Partido Socialista francés, los escrutinios de las elecciones presidenciales chilenas, y estábamos seguros de que ganaría la candidata de centroizquierda: «Yo quería que fueras tú en Francia, Ana, y ahora resulta que va a ser Michelle Bachelet en América Latina».

Ramón Chao: Viajeros impasibles

Ramón Chao: Viajeros impasibles

Dos de los peores males que nos trae el neoliberalismo son la pasividad y la virtualidad. Somos fumadores pasivos y cancerosos virtuales porque las grandes firmas tabaqueras juegan con las leyes, abaratan sus productos y los manipulan, con el fin de crear en los consumidores una dependencia auténtica y fatal.

Ramón Chao: Fidel, Chavez y ahora Evo Morales

Ramón Chao: Fidel, Chavez y ahora Evo Morales

LAS PROFECÍAS tardan en realizarse. Hace poco más de un año escaso (como dice mi sastre de Rábade) auguré en estas columnas que con Evo Morales pronto llegaría la hora de Bolivia. Un año contado con medidas históricas es nada, mas suficiente para conocer y apreciar al nuevo presidente de Bolivia, primero en una reunión en Venezuela y después en Le Monde Diplomatique , en París. Me pareció un hombre apuesto, dulce y determinado, capaz de quitar el sueño a la mismísima Condolezza Rice, quien, ya despabilada y atenta, acaba de declarar que «vigilará sus pasos con atención». También se despiertan los indios, amodorrados desde la invasión de las carabelas hispánicas y que en el caso de Bolivia representan hoy el 65% de la población.

Ramón Chao: Bush y Napoleón

Ramón Chao: Bush y Napoleón

Un día entre los días en los que preparaba la segunda parte de la biografía de la inabordable Carolina Otero, fui a la Biblioteca nacional de Francia, que frecuento dos o tres veces por semana, para deleitarme con los amoríos de nuestra egeria y el zar Nicolas II de todas las Rusias. Encontré por casualidad una pila de libros que me intrigaron. Ya me interesó el primero del montón por su título, sus caracteres anticuados y la fecha de su publicación (1812). Trata de la campaña napoleónica en España.

Ramón Chao: Sectas, creencias o religiones

Ramón Chao: Sectas, creencias o religiones

DESDE hace unas semanas no para uno de viajar: Nantes, Barcelona, Santander, Compostela, Montpellier y otra vez Cataluña, todo en dos semanas. Entre viaje y viaje me beneficié de una intervención prostática que me dejó remozado y más operativo que nunca. La última etapa fue la de Montpellier, donde asistí a una reunión cubano-francesa y presenté mi última novela, Porque Cuba eres tú.

Ramón Chao: El sub comandante Marcos

Ramón Chao: El sub comandante Marcos

He de confesar que si yo tuviera bemoles (me refiero a los viriles, que musicales me sobran), seguiría el ejemplo del sub comandante Marcos, el agitador, díscolo, revolucionario o como quieran llamarlo, más envidiable que conozco. El día en que irrumpió en la Historia el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, (EZLN) el 1 de enero de 1994, me encontraba yo en Santa Marta de Colombia con el grupo Mano Negra y el tren de Hielo y fuego. Inmediatamente festejamos la entrada de un “ejército” de varios miles de indios mayas, en su mayoría desarmados y el rostro cubierto por pasamontañas, en cuatro ciudades importantes del Estado de Chiapas. ¿ Cómo no suscribir la declaración de Lacandona, por la cual los insurgentes se comprometían a luchar «por el trabajo, la tierra , la alimentación, la salud, la educación, la independencia, la libertad, la democracia, la justicia y la paz ». ¿Cómo no compartir estos principios, enunciados además cuando entraba en vigor el ALENA, acuerdo de libre intercambio alentado por los EE.UU y destinado a suprimir las fronteras entre este país, México y Canadá, pero únicamente para las mercancías y no para las personas?

Distribuir contido