Federico Mayor Zaragoza

Federico Mayor ZaragozaFederico Mayor Zaragoza nació en Barcelona, en 1934. Doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid (1958), en 1963 fue Catedrático de Bioquímica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y en 1968 llegó a ser Rector de esta institución, cargo que desempeñó hasta 1972. Al año siguiente fue nombrado catedrático de su especialidad en la Universidad Autónoma de Madrid.  En estos años puso en marcha el Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad, para evitar, mediante diagnóstico precoz, enfermedades que cursan con grave deterioro mental.

Cofundador en 1974 del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de la Universidad Autónoma de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Entre otras responsabilidades políticas, el Profesor Mayor ha desempeñado los cargos de Subsecretario de Educación y Ciencia del Gobierno español (1974-75), Diputado al Parlamento Español (1977-78), Consejero del Presidente del Gobierno (1977-78), Ministro de Educación y Ciencia (1981-82) y Diputado al Parlamento Europeo (1987). En 1978 pasó a ocupar el cargo de Director General Adjunto de la UNESCO y, en 1987, fue elegido Director General de dicha Organización, siendo reelegido en 1993 para un segundo mandato. En 1999, decide no presentarse a un tercer mandato y, a su regreso a España, crea la Fundación para una Cultura de Paz, de la que es Presidente.

Federico Mayor Zaragoza: Ni un día más

Federico Mayor Zaragoza: Ni un día más
Federico Mayor Zaragoza es Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO

La deriva de Occidente acosado por los mercados debe terminar sin dilación. En la primera página de “El País” del 3.09.11 se anuncia que “el fantasma de la recaída de US y UE desmorona de nuevo la confianza de los mercados” en los Estados que, para resguardarla, les obliga como en el caso español, a introducir cambios urgentes en la propia Constitución, indispensables para el concierto intraeuropeo, a qué precio de autoridad y prestigio de los políticos sometidos a los mandatos del “gran dominio” mundial.

El día 4, el Banco Central Europeo advierte a Berlusconi de que tiene que avanzar en los ajustes… y el ex Presidente José María Aznar manifiesta, siempre tan positivo y oportuno (¡), que “Italia y España deben asumir que fueron salvados”. Da vértigo pensar en que el ex Presidente y actual asesor de Murdoch vuelva a influir en la política nacional.

El día 5, el título es “El temor a la recaída hunde los mercados”. Y el día 7, para acabar de propiciar los ataques especulativos, la presidenta del FMI, de tan buenos augurios ella, alerta de una “recesión global inminente”. “Es de necio confundir valor y precio”, sentenció D. Antonio Machado.

Han sido muy necios muchos gobernantes que aceptaron sustituir los valores democráticos y de justicia social por las leyes del mercado. A estas referencias, con la triste imagen pública de los gobernantes acosados por las interesadas fluctuaciones bursátiles, que urgen la adopción de medidas para restablecer los principios éticos que exige la buena gobernación, se unen las preocupantes fotografías de los líderes europeos y asociados repartiéndose –antes de tenerlo cazado, en porcentajes previsiblemente pactados en algún caso, y con el siniestro horizonte de la sharía en lugar de la tan pregonada democracia- la piel del oso libio. “La italiana ENI ya prepara su retorno a Libia”… “Las multinacionales pugnan por el nuevo pastel energético libio” (ABC, 29.08.11). “China teme quedarse fuera del reparto del botín libio” (“Público”, 31.08.11). “La lucha por el petróleo ensucia la Cumbre de Libia en París” (“Público”, 02-09-11)… … Y “La ONU acuerda desbloquear los fondos libios congelados”.

Las Naciones Unidas trataban de salvar la vida de los libios sublevados. A través de la OTAN, la “protección” se ha convertido en una clara y decisiva participación en la contienda. “El mundo –anuncia “El País” del 2 de septiembre- da la bendición a la nueva Libia…”. El “mundo” representado por los países convocados por el Presidente Sarkosy… entre ellos el SG de la ONU.

 En contra de lo deseable, no es Sarkosy en la ONU sino la ONU en Sarkosy! Más democracia y menos “mercadocracia”, en ingeniosa y justa referencia al impacto creciente de “los mercados”. Está claro que no mejorará la tasa de desempleo de EEUU, en Europa y en España –de modo muy especial por la enorme “burbuja” inmobiliaria, fruto de la “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, de unos pocos- porque todos los recortes son contrarios a la creación de empleo (sin tener en cuenta la desmesurada deslocalización productiva). ¿Cómo se va a “incentivar el consumo” si todo se aminora, se privatiza, se disminuyen las inversiones públicas? ¿Cómo van a tener, por fin, “confianza”, si lo único que dejan hacer los mercados es reducir más y más los márgenes y posibilidades de iniciativas ciudadanas? ¿Cómo reclama el FMI mayor estabilidad cuando sus predicciones desestabilizan de inmediato?

Eso sí: los más ricos aprovechan los vaivenes y compran muy barato… para vender luego cuando, lógicamente, se recuperan mejores niveles… Es imprescindible -¡ni un día más!- dar un auténtico “volantazo”: 1) En la UE: i) autonomía en materia de seguridad y reducción urgente de gastos militares; aliados de los EEUU, sí, pero súbditos a través de la OTAN, no. ii) federación económica y fiscal, dotación de una propia agencia de calificación, emisión de eurobonos y eliminación sin contemplaciones de los paraísos fiscales; iii) concertación de grandes planes de energías renovables y regulación del consumo y precio del petróleo; iv) proyecto conjunto de cooperación internacional para contribuir al acceso de todos los seres humanos a la alimentación, al agua y a los servicios higiénicos y sanitarios; v) moderación de la delocalización productiva, con seguimiento muy estricto de las condiciones laborales y respeto de los Derechos Humanos en los países “fabricantes”; vi) coordinación de recursos personales y técnicos para hacer frente, a escala regional, a catástrofes naturales y provocadas; vii) proclamación de los principios democráticos que deben orientar la acción política, promoviendo la participación y “escucha” de los pueblos a través, especialmente, de los medios de comunicación virtual (ciberespacio), asegurando no sólo la libertad irrestricta de expresión sino el acceso de todo ciudadano a una información veraz, regulando los excesos uniformizadores del gran poder mediático…

2) En los EEUU i) En el amargo declive de las pretensiones hegemónicas, promover alianzas, con las asociaciones regionales en particular, y compartir experiencias y conocimientos para garantizar, a través de unas Naciones Unidas reforzadas de forma apremiante, la gobernación mundial. ii) Liderar el desarme nuclear con carácter de urgencia, para hacer posible un horizonte libre de la amenaza atómica, y la disminución acelerada de la venta de armas, en especial las que corresponden a confrontaciones del pasado, desarrollando la nueva tecnología de seguridad que corresponde a las necesidades actuales. iii) Plenamente integrados en el nuevo Sistema de las Naciones Unidas, dotar de la autoridad necesaria al FMI, al BM y a la OMC, para que terminen los ataques especulativos de la “dólar-zona” a la “euro-zona” y “yuan-zona”, favoreciendo una economía mundial basada en el desarrollo sostenible, de tal forma que quienes todavía se aferren a mantener el “gran dominio” se convenzan de la inexorable necesidad de contribuir, ahora, al inicio de una nueva era…

3) A escala mundial i) Como ya he tenido ocasión de insistir a menudo, es impostergable una reunión de emergencia para la refundación, con el concurso de todos los países, de unas Naciones Unidas capaces, por la autoridad que le confiere el respaldo de la gran mayoría de los países, de actuar eficazmente frente a los grandes desafíos del momento: Libia, Siria, Yemen.. conflicto Israel/Palestina… terrorismo tráficos supranacionales de armas, drogas, personas… ii) Con las Naciones Unidas al timón, se iniciaría “un nuevo comienzo”, caracterizado por la concertación y complementariedad. China, la India, América Latina, África… deben jugar un papel que esclarezca los horizontes de las generaciones venideras. Es el gran compromiso. Ni un día más.

Alainet, 08/09/11

Federico Mayor Zaragoza: La hora de “los pueblos”

Federico Mayor Zaragoza: La hora de “los pueblos”

“Nosotros, los pueblos…”
Inicio de la Carta de las Naciones Unidas, 1945

Por fin, “los pueblos” están empezando a tomar en sus manos las riendas del destino común. Las maquinaciones del Gran Dominio –financiero, militar, energético, mediático– comienzan a ser contrarrestadas por millones de voces hasta ahora desoídas y acalladas. Son los estertores de un sistema que, liderado por el presidente Reagan y la premier Thatcher, sustituyó los principios de justicia social, dignidad humana, libertad y solidaridad por el mercantilismo puro; las ayudas, por préstamos en condiciones draconianas; la cooperación internacional, por explotación; y las Naciones Unidas, por una oligarquía plutocrática (G-6, G-7, G-8…).

En todos estos años, la mayoría de los países fueron cayendo en la trampa de la “globalización”, y los intereses a corto plazo fueron ocultando, en el apogeo de la expansión neoliberal, el deterioro medioambiental, las burbujas económicas, la impunidad en el espacio supranacional con inadmisibles tráficos de toda índole, personas incluidas; el incremento de las asimetrías sociales; la deslocalización fundamentada en el “todo vale”… Todo ello aderezado con invasiones como las de Kósovo o Irak, basadas en la discrecionalidad y la mentira, sin contar con la autorización del Consejo de Seguridad.

De pronto, en momentos en que el gasto militar alcanzaba diariamente los 4.000 millones de dólares al tiempo que morían de hambre más de 60.000 personas, llegó la quiebra del sistema financiero en EEUU y su inmediato “rescate”. No había dinero para los Objetivos del Milenio, para la lucha contra el hambre y la pobreza extrema, ni contra el sida, pero, de pronto, aparecieron torrentes de fondos para salvar del naufragio a los mismos financieros que habían provocado la catástrofe. El Gran Dominio, restablecido, vuelve a las andadas y ha decidido aplicar a los países de la eurozona los mismos “ajustes” que durante décadas aplicó a los países en desarrollo: recortes, despidos masivos, privatizaciones a mansalva…

Sin embargo, desde los primeros años de la década de los noventa se viene fraguando el cambio radical que podría hacer posible que el siglo XXI sea el siglo de la gente. Desde el origen de los tiempos, unos cuantos hombres han mandado sobre el resto de los hombres y de las mujeres. Los ciudadanos no han tenido más opción que obedecer, ofreciendo sin discusión hasta su propia vida cuando quienes ostentaban el poder así lo requerían. Las elecciones han representado un importante adelanto, pero su “formalización progresiva” ha llevado, junto a una notoria desinformación de la ciudadanía, a democracias muy imperfectas, donde los ciudadanos son contados en las elecciones, pero luego no son tenidos en cuenta.

Pues bien, cuando la tecnología de la comunicación empezó a permitir la exposición libre –por internet y los SMS de la telefonía móvil–, estaba claro que la participación no presencial sería el gran factor de transformaciones de hondo calado. Mediante los mismos avances tecnológicos se está procurando distraer a “los pueblos”, mantenerlos como espectadores impasibles, como receptores permanentes. Pero han sido ya muchos, y serán muchos más en el futuro próximo, los que vayan incorporándose a la gran plaza mundial del ciberespacio, a la gran Puerta del Sol, desde donde pedirán, como Blas de Otero, “la paz y la palabra”. Sus voces, expresadas serena y pacíficamente, ya no podrán ser desoídas.

Esta capacidad va acompañada de una conciencia global y de un conocimiento de la realidad a escala planetaria que permiten no sólo conocer las precariedades de los demás, sino apreciar lo que cada uno posee. Los ciudadanos del mundo se van dando cuenta de que pueden modificar las formas de gobernación mundial y hacer frente a los poderes que siempre han deseado, desde sus altos pedestales, mantenerlos atemorizados y silenciados.

Así, en Irán, China, Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Siria, Italia o Reino Unido hubo concentraciones importantes, especialmente en el caso de la Primavera Árabe, movilizadas desde el ciberespacio, y el 15 de mayo se inició en España la reunión de los indignados, que respondían así a la provocación del lúcido nonagenario Stéphane Hessel. Urgidos, pero sin violencia, los ciudadanos, especialmente los jóvenes, están planteando con propuestas concretas una auténtica reformulación de la democracia.

“Situaciones sin precedentes requieren soluciones sin precedentes”, ha escrito Amin Maalouf, y me gusta repetirlo. Ha llegado el momento de la reacción popular, de formular propuestas muy concretas e innovadoras que respondan a los “esfuerzos creadores” que Robert Schumman reclamaba en 1950 para la Europa comunitaria que iniciaba su andadura.

Reforma inmediata de la Ley Electoral, supresión de los paraísos fiscales, rechazo a los servicios de los bancos que utilizan esos medios de evasión, transición urgente desde una economía de especulación a una productiva, desarrollo global sostenible, son algunas de esas propuestas. Otras son la autonomía europea en seguridad, con sus propios observatorios y mecanismos de calificación y decisión económica; el inaplazable desarme nuclear, y refundación de un sistema de Naciones Unidas como interlocutor único, dotado de toda la autoridad necesaria para resolver conflictos como los que hoy intentan –con efectos colaterales inadmisibles– abordar infructuosamente los periclitados G-8 o G-20. Todo esto podría ser realidad en poco tiempo.

Público, 02/07/11

Federico Mayor Zaragoza: O cambian o les cambiaremos

Federico Mayor Zaragoza: O cambian o les cambiaremos

¿Qué autoridad moral tienen ahora para acusar a Gadafi y a los otros “dictadores” quienes hasta hace cuatro días les ofrecían solícitos el cobijo de sus paraísos fiscales, les vendían armas a manta, les aceptaban prebendas y hasta les daban a sus hijos, con facilidades explícitas, doctorados y otras distinciones académicas?

Tomemos nota, avergonzados, y advirtámosles que deben aprender las lecciones sin demora, actuando rápida y públicamente con medidas concretas, o recibirán muy pronto el rechazo de los ciudadanos. Del mismo modo que se han desencadenado las rebeliones que ahora destapan tantos disparates y contradicciones, provocaremos el cambio de quienes siguen aferrados al mercado, al único valor del dinero, a los vaivenes del “gran dominio” financiero, militar, energético y mediático, a las grandes corporaciones que anuncian beneficios de 32.000 millones de dólares en 2010 -como Exxon Mobil- al tiempo que suben el precio del barril para asfixiar a los consumidores, con “efectos colaterales” tan graves como el alza de los precios de los alimentos.

Exijamos de inmediato el reforzamiento de las Naciones Unidas, una economía basada en el desarrollo global sostenible, la relocalización productiva… el buen sentido, en suma.

El cambio es apremiante. Y este cambio no se hará, desde luego, por quienes confían en la inadvertencia o insolvencia ciudadanas sin aportar solución alguna.

Dejemos de entretenernos con fechas electorales inexorables, acompañadas de maniobras, promesas y ocultaciones intolerables, y proclamemos claramente que si no hay transparencia y cambios reales nos movilizaremos como en Túnez, Egipto… porque nos llena de indignación que sólo se embarguen los bienes “de los derrocados”… al tiempo que todo sigue igual: el acoso de los mercados (¿y los planes de acción social?), el precio del petróleo al alza (¿y el cambio climático?), la economía sumergida, la evasión de responsabilidades civiles (¿cuántos españoles tienen, como los “tiranos”, depósitos en los paraísos fiscales?)

Lo dicho: o cambian o les cambiaremos.

ATTAC España, 17/03/11

Federico Mayor Zaragoza: Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción

Federico Mayor Zaragoza: Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción

Delito de silencio

La Editorial Comanegra acaba de editar "Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción", una publicación en la que su autor, Federico Mayor Zaragoza, exhorta a los ciudadanos a que no permanezcan más tiempo silenciosos y espectadores, que se impliquen y tomen en sus manos las riendas de su destino. Que digan: ¡BASTA!

INTRODUCCIÓN

Saber, prever, prevenir. Actuar siempre de tal modo que configuremos un futuro, que inventemos un mañana acorde con la igual dignidad de todos los seres humanos. Este compromiso con las generaciones venideras exige hondas transformaciones, cambios radicales, pero también conservar los valores esenciales que deben orientar nuestros rumbos y ser punto de referencia para responder a los grandes desafíos a los que nos enfrentamos.

Así, a contraviento, cavar nuevos surcos y plantar semillas, aun en tiempo desapacible y entorno inhóspito. Durante siglos ha prevalecido, en escenarios de poder estrictamente masculinos, la cultura de imposición, de la violencia, del dominio. Y la gente, vasallos obedientes, acallados, atemorizados.

Ha llegado, por fin, el momento de los pueblos, de las mujeres y hombres del mundo entero que toman en sus manos las riendas de su destino. Ha llegado el momento de no admitir lo inadmisible. De alzarse. De elevar la voz y tender la mano.

La tecnología de la información y la comunicación permite hoy la participación no presencial. Y, por tanto, facilita la transición de una economía de especulación y guerra a una economía de desarrollo global sostenible. De súbditos a ciudadanos. De la fuerza a la palabra.

Ha llegado el momento. Es tiempo de acción. De no ser espectador impasible.

El tiempo del silencio ha concluido.

Federico Mayor Zaragoza, 17/03/11

Mayor Zaragoza: «La marea de África no parará, llegará a Europa»

Mayor Zaragoza: «La marea de África no parará, llegará a Europa»
El ex director general de la UNESCO sostiene que «el sistema globalizador neoliberal ha sido un disparate»

«Estamos inmersos en una crisis múltiple, del sistema de globalización neoliberal. Una crisis ética, y hay que volver a restablecer la justicia social». El ex director general de la UNESCO Federico Mayor Zaragoza realizó ayer, en una conferencia en la Universidad, un análisis más que crítico sobre los dirigentes políticos del inicio del milenio. Su apuesta por la globalización neoliberal es la causa y el origen de la situación actual. La solución, a juicio de este bioquímico que en su juventud estudió en la Universidad de Oviedo, está en los ciudadanos. Está convencido de que los movimientos que han arrancado en África del Norte acabarán llegando a Europa más pronto que tarde.

«Hay que iniciar un nuevo comienzo, con la participación de los ciudadanos, los universitarios, los intelectuales y los creadores», planteó el que fuera ministro de Educación, con UCD, en los años de la transición y posteriormente «jefe» de la UNESCO durante trece años, cargo en el que hubo de lidiar con las críticas de EE UU.

Federico Mayor Zaragoza criticó a los dirigentes mundiales que, superada la Guerra Fría, apostaron decididamente por la globalización. «En muy poco tiempo el diseño realizado al final de la II Guerra Mundial, con entes como la ONU, la Organización Mundial del Trabajo o la UNESCO, fue quedando como un telón de fondo para algún día recuperar cuando vuelva el buen sentido», afirmó Mayor Zaragoza ante un Aula Magna de la Universidad que se llenó para la conferencia organizada por la Consejería de Bienestar Social.

El ex director general de la UNESCO juzga vital la asunción de la iniciativa por parte de los ciudadanos, como está ocurriendo actualmente en los países de África del Norte. «La URSS era el país de la paz, de la seguridad, pero también del miedo y la sospecha. Comprobé lo que era el silencio de los silenciados. Pero hay un silencio mucho peor, el de los silenciosos que pudiendo hablar no lo hacen porque se han acostumbrado a ser testigos pasivos, indiferentes».

Mayor Zaragoza está convencido de que «el sistema globalizador neoliberal ha sido un disparate. Y lo advertimos: se cambió cooperación internacional por explotación, ayudas por préstamos, valores por mercados, la ONU por grupos plutocráticos». También cargó contra «el acoso de los mercados y la deslocalización productiva a los países del Este». Y apuntó alguna línea para salir del modelo que ha desembocado en esta crisis. «Hay que inventar un futuro distinto, un sistema distinto al neoliberal que, afortunadamente, está en la etapa final de su dominio», dijo Zaragoza, quien hizo suyas una palabras de la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff: «Para conseguir este objetivo es necesario superar los límites de lo posible».

La Nueva España, 04/03/11

Federico Mayor Zaragoza: Deslocalizada y secuestrada por el mercado

Federico Mayor Zaragoza: Deslocalizada y secuestrada por el mercado
Europa, a los pies de los caballos. En lugar de dominar, como buenos jinetes, el poder desbocado del mercado, estamos a sus pies.

La producción progresivamente deslocalizada hacia el Este, hasta llegar a China, la “fábrica del mundo”, ha desembocado en la formidable paradoja del mayor país comunista del mundo, el gran país capitalista.

Por otra parte, el talento se ha estado deslocalizando hacia el Oeste durante décadas. Europa ha realizado considerables esfuerzos en fomentar becas y ayudas (pre-doctorales, post-doctorales...) pero, luego, debido en buena medida a procedimientos menos flexibles que los norteamericanos, son muchos miles los científicos, especialistas en las más diversas materias, que han aceptado ofertas de  Estados Unidos, sobre todo.

También en defensa estamos “parcialmente deslocalizados” al otro lado del Atlántico (Norte).

Y en Europa nos hemos quedado con los servicios y con las “burbujas”, padeciendo de forma particular los “efectos colaterales” de la globalización plutocrática.

Los financieros nos dominan y los representantes del gran capital, bien aposentados y guarecidos de la tormenta, se limitan a repetir, con desesperante monotonía, que tienen soluciones mientras miran hacia otra parte.

Ya lo advirtió el Presidente Bush en noviembre de 2008: “la solución a la crisis es economía de mercado, libre mercado, libre comercio”. ¡Qué error -lo he subrayado en diversas ocasiones- cometió la Europa sometida y timorata cuando acudió presurosa en la fecha mencionada a Camp David, ya elegido Obama, para que fuera el Presidente norteamericano en funciones quien “liderara” la recuperación de la quiebra financiera (y democrática, y política, y medioambiental, y ética...).

Y así, el G-20, en lugar de las Naciones Unidas, ordenó el “rescate” con fondos públicos de las instituciones financieras, la mayoría privadas. Ahora el sector público tiene un déficit enorme. Y recortar sus presupuestos, incluidos los relativos a políticas sociales. El mercado acorrala a la política, uniformizando las distintas opciones ideológicas.
Europa, como el mundo entero, se halla secuestrada por el mercado. Se anunciaron medidas de regulación e inmediata eliminación de los paraísos fiscales. Pues bien: sigue la desregulación; siguen los paraísos fiscales; siguen las “evaluaciones” o “clasificaciones” sesgadas, interesadas, parciales, oportunistas.

Europa, a los pies de los caballos. En lugar de dominar, como buenos jinetes, el poder desbocado del mercado, estamos a sus pies.

Federico Mayor Zaragoza: Crisis, gasto militar y desarme

Federico Mayor Zaragoza: Crisis, gasto militar y desarme

Todo hacía esperar que, al término de la guerra fría, finalizada la carrera armamentística entre las superpotencias, pudieran reducirse los gastos militares e invertir los "dividendos de la paz" en cooperación internacional y promoción de desarrollo global sostenible.

No fue así: de nuevo los países más poderosos de la tierra crearon las condiciones necesarias para seguir incrementando las inversiones en armas y tecnología militar. Para fabricar armas... hay que fabricar enemigos. En los últimos años ha tenido lugar -en contra de lo que era de esperar como reacción al disparate de la invasión de Irak- una remilitarización generalizada. La nueva fase de la instalación de bases estadounidenses en Colombia -"para hacer frente a las amenazas no solo del narcoterrorismo sino de Gobiernos anti-Estados Unidos"- ha servido de pretexto a procesos de rearme ya en curso en toda América Latina. En Venezuela el presidente Chávez ha anunciado la compra de misiles rusos "que no fallan" (4.400 millones de dólares entre 2005 y 2007). Perú, Ecuador y Bolivia se han lanzado a la compra de armamento. Brasil ha adquirido a Francia 8.500 millones de euros en helicópteros de combate, 36 aviones Rafale y transferencia de tecnología para la construcción conjunta de submarinos.

Por si fuera poco, Francia aprobó en julio de 2009 un programa para los años 2009-2014 por un importe total de 180.000 millones de euros con incrementos posteriores hasta alcanzar los 337.000 millones. El gasto militar francés se sitúa detrás del educativo y del pago de la deuda. El Pentágono concluyó en 2009 un acuerdo de venta de aviones de combate a Irak por 6.300 millones de euros. Entre 2010 y 2014, India tiene previsto adquirir a Estados Unidos 30.000 millones de dólares en armas, para "modernizar" sus fuerzas armadas.

Federico Mayor Zaragoza: ¿Vale la pena seguir?

Federico Mayor Zaragoza: ¿Vale la pena seguir?
Federico Mayor Zaragoza, Comité de Apoyo de ATTAC España

Cuando vi, en la primera página de El País, que “Cristiano Ronaldo deja pequeño el Bernabéu”, concentrando a más de 75.000 aficionados que se reunían no para verle jugar sino para “verle” simplemente, para adorar al nuevo ídolo, al nuevo fichaje que se incorporaba al Real Madrid por 94 millones de euros, me impactó muchísimo. ¡75.000 dentro y varios miles que se quedaban fuera de la presentación más multitudinaria que se recuerda…!

Entonces pensé si valía la pena seguir luchando en favor de la democracia, en favor de la justicia social, en favor de la paz… ¿Podremos algún día movilizar a la gente para que logremos hacer frente a los retos de nuestro tiempo? Era el mes de junio de 2009… cuando me dije que si la mayoría mira hacia dónde y a quién quieren los globalizadores que mire, los grandes problemas seguirán sin resolverse. Seguirá la pobreza, seguirá la violencia, seguirán muriendo de hambre miles de niños todos los días… Todos los días, más de 60.000 personas -casi los mismos que se apiñaban en el Estadio Bernabéu- mueren de inanición, desamparo, olvido.

Y entonces, al fijarme en uno de los niños que daba saltos de alegría contemplando al excelente jugador portugués, pensé que sí valía la pena -por él, por ellos, porque les debemos un cambio radical- continuar, contra viento y marea, con un esfuerzo proporcional a la práctica carencia de ayudas, el camino de la paz, de la solidaridad… Convencido, convencidos, de que no tardarán en ser muchos, muchísimos, los que mirarán de igual manera a sus hijos, a los jóvenes, uniéndose a la rebelión que puede conducir al “nuevo comienzo” del otro mundo posible que anhelamos.

ATTAC España, 09/06/10

Federico Mayor Zaragoza: ¿La especulación dirigiendo el mundo? ¡No!

Federico Mayor Zaragoza: ¿La especulación dirigiendo el mundo? ¡No!

Todos debemos arrimar el hombro para corregir tantos entuertos, pero empezando por los que más tienen. Por arriba, porque fue “arriba” donde más se ayudó, fue “arriba” el sector que más se benefició de la desmesura inmobiliaria y de la deslocalización productiva.

No se trata de España ni de Grecia. Se trata de Europa. Fue la “dólarzona” la que inició la debacle. Ahora –lo trataré pronto extensamente- pretende ser, de nuevo, la única referencia monetaria mundial.

La crisis fue, al principio, financiera. Luego económica. Ahora política… y, si no se detiene con firmeza en la instancia que debe prevalecer sobre todas las demás, devendrá una crisis social, de consecuencias muy graves.

Toda la UE debe rectificar y recobrar la “autoridad política”. Por ello ¡qué vergüenza que el Presidente de la CEOE proponga reducir todavía más la ayuda española al desarrollo… y que Caja Madrid proyecte reducir la asistencia social –que, por cierto, distingue a las Cajas de las otras instituciones bancarias! Ahora los “mercados” rescatados maniatan a los Gobiernos que les ayudaron… y los políticos reaccionan con incongruencias tan monumentales como los recortes que propone el señor líder de la oposición que tienen un monto similar al del “blindaje” anunciado hace unos días de un conocido banquero español.

Lo cierto es que el capital está condicionando las decisiones políticas de la UE!... que sacrifica el bienestar social en el altar del mercado. Todo esto sucede por haber sustituido los valores democráticos –justicia social, solidaridad, igualdad- por las leyes del mercado. Lo vengo advirtiendo desde hace 20 años. ¡Rescatemos ahora los principios!

Galicia: Mayor Zaragoza invita en la Semana de la Educación a ser "menos dócil y hacer más ruido"

Galicia: Mayor Zaragoza invita en la Semana de la Educación a ser "menos dócil y hacer más ruido"
El ex director general de la Unesco pronunció ayer la conferencia inaugural del simposio, que reúne en el Pazo a 160 congresistas

No se nos ha formado para el saber sino para el mercado laboral, que a su vez está basado en un modelo económico caduco que produce a partir de destruir la naturaleza y generar profundas desigualdades; conviene entonces una reacción social, los ciudadanos han de ser menos obedientes y crédulos, "menos dóciles y sumisos y hacer más ruido". Es en síntesis el mensaje que transmitió ayer el ex director general de la Unesco y presidente de la Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, en la conferencia inaugural de la Semana de la Educación.

Este simposio (cuyo acto oficial de apertura fue encabezado por el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez Abad) reúne en el Pazo da Cultura de Pontevedra a 160 congresistas. Debaten durante cinco días con más de 30 ponentes sobre temas como la Formación Profesional, la colaboración familia-escuela para del desarrollo personal y la mejora de la convivencia o las responsabilidades de los padres en el proyecto educativo de sus hijos.

Mayor Zaragoza expresó su confianza en el futuro de la educación en España: "es bueno porque se está creando una conciencia, y estas jornadas lo demuestran, de que la educación es la solución, no sólo desde un punto de vista de la crisis sino para un cambio que tiene que ser ya un cambio de época".

Esta transformación ha de pasar por modificar el modelo productivo. "No podemos seguir", advirtió, "con actividades que en todo el mundo están deteriorando el medio ambiente. ¡Qué irresponsables somos! Porque lo más importante para toda generación es la generación que viene y hay que ver lo que estamos dejando".

Federico Mayor Zaragoza: Miedo, rebelión, libertad

Federico Mayor Zaragoza: Miedo, rebelión, libertad
"Ha llegado el momento de reaccionar frente a quienes pretenden que el mundo sea, simplemente, un inmenso mercado y los habitantes de la tierra tan sólo consumidores"
Federico Mayor Zaragoza es presidente de la Fundación Cultura de Paz

Todos deberíamos leer y releer la Declaración Universal de los Derechos Humanos para convencernos de que vale la pena seguir luchando en favor de los grandes valores éticos. Para que nos apercibamos de que estamos dotados de razón para remediar la tentación de la fuerza. Es apremiante esta lectura activa, porque no se están rectificando los rumbos. No se está yendo decididamente de la plutocracia al multilateralismo. No se está acabando con los paraísos fiscales, que hacen posible los tráficos de toda índole (drogas, armas, personas…). No se están erradicando ni la especulación ni la economía irresponsable. No se está contrarrestando la excesiva concentración del poder mediático. No se están iniciando los pasos conducentes a un nuevo modelo productivo de desarrollo global sostenible. Como antes de la crisis, lo único importante es negociar, vender, producir lo más barato posible mediante una deslocalización hacia el Este que no tiene en cuenta cómo viven los “productores” de estos países ni si se observan sus derechos humanos.

Las instituciones públicas como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como instituciones privadas de dudosa imparcialidad, están –cuando no supieron prever ni prevenir la crisis–actuando de forma interesada en favor de los mismos que originaron la grave situación presente. ¿Y qué hacen las comunidades científica, académica, artística? En general, son espectadores distraídos, que no reflexionan suficientemente sobre los grandes problemas ni actúan en consecuencia.

Ha llegado el momento de reaccionar frente a quienes pretenden que el mundo sea, simplemente, un inmenso mercado y los habitantes de la tierra tan sólo consumidores. Ha llegado el momento de aplicar el acervo del conocimiento disponible para encarar los desafíos de la naturaleza enfurecida.

Federico Mayor Zaragoza: La Europa que el mundo necesita de forma apremiante en estos momentos es

Federico Mayor Zaragoza: La Europa que el mundo necesita de forma apremiante en estos momentos es

I

  • La Europa faro y vigía, del pluralismo, de la multilateralidad, de la libertad, de la justicia social, de la solidaridad. La Europa que, sin cortapisas, reconoce y promueve la igual dignidad de todos los seres humanos, como tan claramente se establece en la Constitución de la UNESCO y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Europa de ciudadanos “libres y responsables”, gracias a los principios democráticos que observan sin excepción sus dirigentes, para alcanzar la emancipación que le permitiera ser punto de referencia de todas las naciones. La Europa satisfecha de su diversidad cultural, su gran riqueza, unida por el ejercicio de unos “valores universales”, su fuerza indomable.

  • La Europa de “los pueblos” como se establece en la Carta de las Naciones Unidas podría, de este modo, “evitar el horror de la guerra a las generaciones venideras”. Y sabría construir puentes de diálogo y conciliación para transitar desde una cultura de imposición y violencia a una cultura de encuentro, alianza y paz. La Europa que sería capaz de liderar la urgente conversión de una economía basada en la guerra y la especulación a una economía de desarrollo global sostenible. La Europa capaz de variar de rumbo a través de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación, consciente de que no existe nada fatal e irremediable en la medida de que sus habitantes sean capaces de participar y expresarse libremente; de evitar su uniformización y gregarización; liberarse del miedo y la sumisión que los mantiene silenciosos y apocados; de rebelarse contra un sistema que ha conducido, en lugar de a la reducción de los desgarros en el tejido social, a un gasto militar diario de 3.000 millones de dólares al tiempo que mueren de hambre más de 60.000 personas, la mayoría de ellas niños de 0 a 5 años.

Federico Mayor Zaragoza: Evitar la “segunda ola”

Federico Mayor Zaragoza: Evitar la “segunda ola”
"
El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto. El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse"
Federico Mayor Zaragoza es Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO

Si se acepta que los financieros se conviertan de nuevo en los amos del mundo, la economía especulativa virtual volverá a hacer estragos. Y llegará la segunda ola más pronto de lo que pensamos. Los paraísos fiscales siguen repletos, inaccesibles, intocables.

Les han “rescatado”… sin asegurarse que su “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, ya no volverán a crear problemas porque los sistemas de vigilancia y regulación lo impedirán.

Pero la economía virtual es de tal magnitud y el poder financiero tan fuera de escala, que, si no se toman drásticas medidas, puede verse gravemente afectado el destino común de la humanidad.

Corremos el riesgo de tener más de lo mismo: las mismas fuentes energéticas, los mismos transportes para los mismos consumidores, los mismos productos y bienes para los que habitan en el barrio próspero de la “aldea global”.

Parecen no darse cuenta de que se trata de un cambio sistémico y no de ciertas “reparaciones” del capitalismo que ha desembocado en la gravísima situación actual. Es ridículo que estemos discutiendo días y días para que, por fin, como un gran éxito, la Unión Europea aporte para hacer frente al cambio climático la misma cantidad que se invierte en armas en sólo tres días.

Federico Mayor Zaragoza: Economía de guerra

Federico Mayor ZaragozaFederico Mayor Zaragoza: Economía de guerra
Es urgente humanizar la globalización, reducir drásticamente las desigualdades y conseguir que los flujos migratorios constituyan una opción y no el camino forzado de los marginados
Federico Mayor Zaragoza es presidente de la Fundación Cultura de Paz

02-10-2007 - "... para liberar a la humanidad del miedo y de la miseria".
Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, 1948.

La violencia no debe justificarse nunca. Pero debe estudiarse para intentar conocer sus orígenes, para poder así contribuir a evitarla, a prevenirla. Dos raíces principales: la miseria y el miedo. Hay que situarse en la piel -que en esto consiste la tolerancia- de los millones de seres humanos, todos iguales en dignidad, que viven en condiciones inhumanas. Las promesas para mejorarlas, reiteradas por los países más prósperos, se han frustrado casi siempre. Y con el transcurrir de días y años en esta situación de desamparo, de exclusión, de humillación, se van extendiendo los sentimientos de frustración, de animadversión, de rencor, de radicalización, hasta el punto de que ya ninguna solución parece posible. Y es entonces cuando estalla, a veces, la reacción violenta. En otras ocasiones, la desesperación se manifiesta en intentos de emigración que, con frecuencia, incluyen el riesgo de la propia vida.

Distribuir contido