Negocios

Negocios

Manuel Pérez Rocha: Negocios y engaños

Manuel Pérez Rocha: Negocios y engaños

El editorial de La Jornada del pasado martes 10 de este mes analiza con gran acierto el mal llamado "Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior" anunciado por Felipe Calderón un día antes. El citado "programa", cabe subrayar, es un indignante conjunto de engaños. El primero está en el nombre mismo de lo anunciado, pues no es nacional y no " financia" a la "educación superior" –pues por tal se entiende al conjunto de todas las instituciones de ese nivel educativo–, sino sólo a un conjunto (ahora 18) de las selectas instituciones privadas que lo imparten.

En realidad, señala con acierto el editorial de La Jornada, se trata de un negocio bancario que beneficiará a esas instituciones educativas privadas, lucrativas, y a un conjunto de bancos, la mayor parte extranjeros (los gigantes HSBC, BBVA y Santander) y una Sofol apoyada por el Banco Mundial. Para los bancos y la Sofol no hay el menor riesgo: el "programa" está garantizado por Nacional Financiera (Nafin) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; los eventuales tropiezos serán pagados con recursos públicos; cobrarán sus intereses (10 por ciento según lo anunciado, pero en el folleto de Nafin ponen como "ejemplo indicativo" 12.5 por ciento) y el capital también está asegurado pues, para otorgar el crédito, se exige al estudiante contar con un "deudor solidario o aval con relación patrimonial" (engañosamente Calderón anunció que se eliminaba el requisito de una garantía hipotecaria); otros requisitos son que ni el estudiante ni el deudor solidario tengan "experiencia negativa en Buró de Crédito" y la contratación de un seguro de vida para el estudiante.

El director de Nafin promete a los bancos, para asegurarles clientes, que "las propias universidades harán un esfuerzo promocional con los estudiantes que quieran ingresar a su plantel mediante pláticas y material publicitario, y los bancos instalarán módulos de atención en los campus más importantes para orientar y recibir las aplicaciones (sic) correspondientes". Es necesario demandar que se hagan públicos los contratos de Nafin con los bancos, pues no queda clara la razón por la cual el gobierno destina ahora 2 mil 500 millones de pesos a este "programa", y llama la atención el entusiasmo de los bancos.

Una exigencia adicional a los estudiantes, para otorgar el crédito, es mantener como mínimo un promedio de calificaciones de ocho, lo cual implica que sea alumno regular y dedique tiempo completo a los estudios. ¿Cuántos jóvenes mexicanos podrán cumplir esas exigencias económicas y escolares? Un engaño de fondo es, pues, la afirmación de que con este programa se democratizará el acceso a la educación superior, se logrará una "sociedad mas cohesionada, más igualitaria y más solidaria" y se brindará "igualdad de oportunidades a todos los jóvenes". Este programa, se anuncia, " liberará, además, recursos para que las familias puedan destinar una mayor parte en vivienda o en ahorro para el futuro, suavizando el patrón de gasto que implica la educación". ¿Cuáles familias? Las familias privilegiadas que envían a sus hijos al Tecnológico de Monterrey –donde se anunció este programa– y otras instituciones semejantes, las cuales destinan parte de sus recursos a pagar altas colegiaturas. Aun con el crédito, los pagos están fuera del alcance de la gran mayoría de las familias mexicanas. En el folleto de Nafin se presenta un ejemplo: en el último semestre de su carrera el estudiante "beneficiado" con el crédito estaría pagando mil 875 pesos mensuales de intereses y 5 mil 555 pesos semestrales de complemento de colegiatura; los siguientes seis meses "de gracia" estaría pagando mil 875 pesos mensuales, y a partir de que consiga un empleo (en no más de seis meses) deberá efectuar 108 pagos de 2 mil 784 pesos mensuales. Resultado: por una carrera cuyo costo es 230 mil pesos acabaría pagando 371 mil 500 pesos en un plazo máximo de 10 años (sólo en colegiaturas).

El programa se estableció para ayudar a resolver los problemas de algunas de las familias de la "clase media alta" con dificultades para pagar las elevadas colegiaturas de esas instituciones lucrativas, procurar que no disminuya la clientela de éstas, garantizarles el pago de las colegiaturas con la obligación bancaria adquirida por las familias y dar una nueva oportunidad de negocios a los bancos. Nada tiene que ver con las necesidades de la juventud mexicana y la construcción de una sociedad igualitaria y democrática. El programa es expresamente elitista, están excluidos los estudiantes de las instituciones públicas y los de las privadas no incorporadas a él. Es indignante que se presenten dichos negocios como "Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior".

Con desmesura incomparable, tanto Calderón como los demás oradores en la ceremonia en la que se presentó este negocio proclamaron que con él "se elevará la productividad de nuestro país", y esto " se traduce en mayor inversión y creación de empleos", se fortalecerá "el desarrollo social de México y esto trae consigo menores tasas de delincuencia, reforzando así y complementando la estrategia de seguridad del país".

De manera reiterada, Calderón identificó a la educación privada como "la educación de calidad". Como indicador casual de dicha "calidad" está el siguiente párrafo de la intervención del rector general del Sistema Tecnológico de Monterrey en la ceremonia de presentación del "programa": "Cuando yo vi toda la oportunidad de muchachos que no tienen oportunidad, que tienen un gran liderazgo y no tienen la oportunidad de acceder a la educación, cuando empecé a darme cuenta que (sic) el Tecnológico, más de la mitad de los alumnos tienen oportunidad de tener algún tipo de beca, pero que aun así hay todavía tres cuartas partes de mexicanos que están en edad de poder estar en estudios universitarios y no tienen acceso, la gran pregunta es: ¿qué tenemos que hacer?" (literal, sin comentarios).

La Jornada, 12/01/12

Los universitarios estadounidenses se ahogan en préstamos

Los universitarios estadounidenses se ahogan en préstamos
Uno de cada cinco estudiantes será perseguido por impago
La deuda supera los 780.000 millones de euros
Ocupa Wall Street llama a la insumisión

En Estados Unidos existen pocas cosas tan sagradas como el contrato. Y repudiarlo es algo similar a una herejía. "Es un tipo de obligación que llevamos impresa en nuestro ADN". Pero Andrew Ross, profesor de sociología en la New York University, lleva incitando a ese sacrilegio desde que en octubre decidió dar una charla en el contexto del movimiento Ocupa Wall Street titulada ¿La deuda universitaria es un contrato? En el atrio del Deutsche Bank en Wall Street, Ross detalló la gravedad de la deuda universitaria estadounidense, que supera el billón de dólares (786.163.522 euros), los cálculos que vaticinan que uno de cada cinco estudiantes será perseguido por impago -en 2005 se les prohibió declararse en quiebra-, dejó claro que el sistema de préstamos a estudiantes es un negocio suculento para las instituciones financieras que se convierte en una trampa mortal para los jóvenes en tiempos de crisis e incitó a los estudiantes a hacer algo.

Un mes después, su nombre se convirtió en uno de los muchos implicados en la campaña Ocupa la Deuda Estudiantil, creada por el grupo Education & Empowerment de los indignados estadounidenses y con el que se aspira a reunir un millón de firmas de universitarios dispuestos a no pagar su deuda hasta que se cumplan una serie de demandas concretas: desde devolverle la gratuidad a las universidades públicas a que se desvele la contabilidad de las privadas y la eliminación de los intereses en los créditos a estudiantes. "Negarte a pagar una deuda por voluntad propia y no solo por falta de fondos es controvertido, porque tiene una fuerte implicación moral y consecuencias prácticas, así que sabemos que será una carrera de fondo", afirma Ross, quien considera injusto que su sueldo esté vinculado al endeudamiento de los estudiantes.

Desde que se lanzó la campaña hace un mes, apenas 3.000 personas han firmado la petición. Sin embargo, en el seno del movimiento Ocupa Wall Street, se muestran satisfechos y calientan motores para relanzarla en febrero. "De momento, hemos conseguido que el problema de la deuda estudiantil entre en el debate político, salte a la prensa y obligue a los estadounidenses a hacerse preguntas: hoy, un estudiante puede ser perseguido por impago el resto de su vida mientras que en el universo de las finanzas empresas y empresarios pueden escapar a sus deudas sin problemas", explica Suzanne Collado, una de las firmantes y coordinadoras de la campaña, quien calcula que se licenciará con unos 35.000 dólares (27.515 euros) de deuda.

Sin duda es una propuesta radical para un país en el que los ciudadanos asumen como algo natural que para tener estudios superiores hay que endeudarse. Obtener una licenciatura universitaria costaba en 2010 una media de 25.000 dólares (19.654 euros) y aunque se opte por una universidad pública, nadie se libra de pagar. Aunque hasta los años setenta las matrículas en centros públicos de Nueva York y California eran gratuitas, poco a poco se implantaron tasas -como ha ocurrido en España- y hoy quienes estudian ahí pueden llegar a acumular deudas de hasta 35.377 euros, según The Institute for College Access & Success.

El coste de las matrículas se ha incrementado en un 900% en los últimos 30 años y desde 1999 las cifras de la deuda estudiantil también se han disparado en un 511%, hasta alcanzar en 2010 el billón de dólares, una cifra superior a lo que los ciudadanos estadounidenses le deben a las tarjetas de crédito, 550.000 millones de euros. Y con el mayor índice de paro de jóvenes licenciados de la historia de EE UU (9,1%) la devolución de esa deuda se ha convertido en un quebradero de cabeza no solo para ellos sino para el Gobierno, que ve cómo la capacidad de consumo (dos tercios de la economía se apoya en el consumo privado) de los jóvenes, se reduce exponencialmente.

Curiosamente, desde que se lanzó la campaña se han multiplicado las voces de alarma. La propia secretaria de Educación, Arne Duncan, urgía hace unas semanas a los rectores para que "sean creativos" y piensen urgentemente "en fórmulas para reducir los costes y las deudas de los estudiantes", y el presidente Obama incluso se reunía con algunos de ellos con el mismo objetivo.

Quienes no tienen la suerte de ser el número uno en deportes o en matemáticas de su instituto -el sistema premia con becas a los números uno y a las minorías étnicas, pero deja fuera a todos los demás, la clase media- solo pueden estudiar si piden un crédito y, por tanto, se licencian con deudas que crecen y se multiplican a medida que pasan los años y les llueven los intereses o las penalizaciones por no pagar a tiempo. "Es aún peor si aspiras a seguir estudiando tras la licenciatura", explica Barbara Adams, quien tras 10 años pagando su deuda decidió pedir otro préstamo para financiarse un doctorado en Sociología en The New School que cuesta 30.000 dólares (23.584 euros) al año. "Con el préstamo pagas la matrícula pero para vivir tienes que trabajar (ella es profesora en diversas universidades). Eso no te deja tiempo para estudiar así que el doctorado se alarga eternamente (ella lleva siete años) y las deudas también. Es una trampa, pero solo atrapa a los que no somos ricos. Si puedes pagar, tardas la mitad en escribir tu tesis. Sé que es mi problema haber decidido hacer un doctorado en una universidad cara pero si solo la gente con dinero tiene el privilegio de acceder a lo más alto de la educación es que el sistema está equivocado. ¿No nos habían vendido que el sueño americano consistía en que todos podíamos aspirar a nuestros sueños? La realidad es que el sistema educativo es brutalmente clasista".

El País, 10/01/12

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

Marcos Roitman Rosenmann: Goldman Sachs gobierna España

A poco de andar el siglo XXI, las pistas son esclarecedoras. Ya nadie se llama a engaño. La crisis ha sido una buena excusa para desarticular el pobre Estado de bienestar que acompañó el llamado milagro español, que –todo hay que decirlo–, era más paternalista que afincado en políticas keynesianas de redistribución de la renta y pleno empleo. Su origen lo encontramos en los gobiernos tecnócratas, conocidos popularmente como gobiernos del Opus Dei. Fue el momento de la modernización del franquismo. No será la vieja guardia franquista quien se siente en los consejos de ministros a partir de fines de los cincuenta del siglo XX. La nueva camada del franquismo muta hasta hacer imperceptible la ideología fascista que la precedía. Muchos de sus cachorros no compartían sus aspectos más repulsivos, la tortura y represión. Con un discurso ambiguo, a la muerte del dictador, 1975, son quienes dan vida a reforma política. Ya nada se les resistía. Franquistas de corazón, crearon una realidad ficticia para impedir la ruptura democrática. Su estrategia fue señalar la existencia de un búnker político donde se agazapaba el franquismo y cuyo poder radicaba en el control sobre las fuerzas armadas creadas por la dictadura fascista. Identificado el enemigo, el resto eran aliados y compañeros de viaje en la transición. Lo inteligente, para evitar un golpe de Estado, era aislar a la oligarquía política y apoyar a la burguesía reformista. Cualquier otra opción estaba fuera de lugar. El capital financiero e industrial brindó su apoyo y financió la aventura política, en esa época agrupados en la Trilateral. Así surge el periódico El País, dirigido por Juan Luis Cebrián, franquista pragmático de última generación. Los gobiernos de Adolfo Suárez contaron con sus parabienes. Cuando ganó el PSOE, en octubre de 1982 –recuérdese, tras el golpe de Estado apoyado desde la Casa Real, conocido como la operación De Gaulle–, se ratificaron los acuerdos con el Vaticano, se renunció a la reforma agraria, tanto como a una restructuración del sistema universitario y educacional, cuestión que sigue pendiente en pleno siglo XXI y, lo más destacado, se dio el visto bueno a la OTAN y la CEE.

El mito de la derecha golpista y el búnker había cumplido su objetivo y podía ser desechado. Tras la caída de Adolfo Suárez se disolvió la Unión de Centro Democrático y se formó el Partido Popular, cuyo primer presidente, considerado hasta ese momento el más franquista de los franquistas vivos, Manuel Fraga Iribarne, se transformó en un político de centro derecha, padre de la Constitución y demócrata convencido. El nuevo partido, apellidado "popular", será la suma de socialcristianos, democristianos, liberales, conservadores, falangistas y franquistas. Su aparición busca atraer a las nuevas generaciones de la derecha española. Es el llamado peregrinaje al centro. Tras años en la oposición, el mal hacer de los últimos gobiernos de Felipe González y el PSOE, con los escándalos financieros, los GAL y la corrupción, facilitó su llegada al gobierno de la nación; corría el año 1996.

José María Aznar, político gris, se transformaría en el primer presidente de gobierno de la derecha posfranquista. Su llegada no alteró el itinerario diseñado por los grupos económicos y empresariales. Todo marchaba según lo previsto. Los cambios introducidos estaban a tono con los tiempos. Privatizaciones, desregulación y reforma del mercado laboral. La profundización de la receta neoliberal, impulsada en tiempos del PSOE, supuso un aumento de la conflictividad social y varias huelgas generales. Pero nada debutó la máquina. Haciendo oídos sordos, los políticos continuaron el itinerario marcado por el capital financiero, cuyo costo fue el recorte de derechos sociales, políticos y económicos de las clases trabajadoras.

Bajo la última etapa expansiva del capitalismo central, las reformas neoliberales se justificaron como necesarias para no perder el tren del progreso. Aznar se vanagloriaba de ser el alumno más listo de la clase, cumplía a rajatabla los designios del G-7, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los empresarios, contentos, y la clase política obtenía matrículas de honor. Nadie se planteó quién era el profesor y cuál el plan de estudio. Aznar, alumno modelo, no formaba parte del claustro de profesores. Ni sus deseos de figurar y sentirse protagonista durante la segunda guerra del Golfo cambiaron su estatus; siguió siendo un alumno sumiso. Al final de su etapa, la burbuja financiera e inmobiliaria que sostenía la endeble economía española campaba a sus anchas. Crecía sin oposición alguna. La banca Sachs se frotaba las manos. Con la entrada de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2004, las grandes empresas trasnacionales, clientes de Goldman Sachs, terminan por actuar bajo sus principios. En Estados Unidos Goldman Sachs ya gobernaba. La crisis la hizo más grande. En medio de la algarabía de las hipotecas basura y las primas de riesgo, pasaron a la ofensiva. Era el momento de invertir la relación entre poder económico y el político. Ahora serían ellos quienes asumieran directamente el poder formal. Sus asesores y empleados pasarían a ser secretarios de gobierno, ministros, diputados, etcétera. Los parlamentos se transforman en comparsas y bailan a ritmo de Telefónica, Repsol, Iberdrola, BBVA, Santander y su valedor Goldman Sachs. Nada más comenzar la recesión en España comenzaron a dar órdenes un gobierno débil y sin personalidad. Las reformas laboral y de pensiones, junto al despido libre y el trabajo basura se imponen sin rechistar. El triunfo del Partido Popular encumbra a un partido dependiente del Banco Central Europeo y la dupla Merkel, Sarkozy a Mariano Rajoy, otro alumno modélico, como inquilino de La Moncloa. Y para que no queden dudas de quién gobierna en España, nombrará a un asesor de Goldman Sachs como ministro de Economía. Y como señala el manual del banco, el ascenso de sus empleados "depende sólo de su capacidad del rendimiento y de la contribución al éxito de la empresa... No hay sitio entre nosotros para los que anteponen sus propios intereses a los de la firma... El lucro es importante para nuestro porvenir". Ya sabemos quién manda en España: Goldman Sachs, conocido bajo el apodo genérico de "los mercados". Corren malos tiempos para la ética política.

La Jornada, 10/01/12

Juan Gelman: Los que cortan la pizza

Juan Gelman: Los que cortan la pizza

Bloomberg News, la multimillonaria agencia global de información financiera, ha revelado cuál es la entidad que gobierna realmente en EE.UU.: una suerte de administración secreta con sede en Washington/Wall Street que toma decisiones a espaldas de la opinión pública y de los legisladores estadounidenses y vuela muy por encimita de lo que se considera un sistema democrático. Tras largo insistir, la empresa consiguió la desclasificación de miles de documentos que la Junta de Gobernadores del Sistema Federal de Reserva (FED, por sus siglas en inglés) guardaba celosamente en sus archivos (www.bloomberg.com, 28-11-11). Tenía sus buenas razones para hacerlo.

“La FED y los grandes bancos lucharon más de dos años para mantener en secreto los detalles de la operación de rescate financiero más vasta de la historia de EE.UU.”, se precisa en la investigación de Bloomberg. “Una nueva visión de la crisis financiera de 2007-2009 –agrega– surge de las 29.000 páginas de documentos de la FED y de más de 21.000 transacciones bancarias, obtenidas en virtud de la ley de libertad de información.”

Un ejemplo: el programa de rescate bancario TARP, que el Congreso aprobara en el 2008, fijó en 700.000 millones de dólares la suma destinada a ese fin. La documentación desclasificada muestra que, en realidad, el monto fue diez veces superior: 7,77 billones de dólares. Ni un solo parlamentario conoció la información y menos el ciudadano de a pie. Esta financiación secreta, a tasas de interés inferiores a las que regían en el mercado, permitió que los bancos más poderosos obtuvieran beneficios adicionales por valor de 13.000 millones de dólares, cantidad suficiente para dar empleo a un par de centenares de miles de desocupados. Y aun más. “Cuando se conoce la cantidad de dólares que recibieron los bancos, es difícil afirmar que eran instituciones exitosas”, manifestó Sherrod Brown, senador demócrata por Ohio que en el 2010 presentó –en vano– un proyecto de ley para limitar su dimensión. En efecto: pese a las declaraciones tranquilizadoras de sus ejecutivos, los documentos conseguidos por Bloomberg dan cuenta del estado tambaleante del sistema bancario estadounidense.

El Departamento del Tesoro se basó en las recomendaciones de la FED para decidir qué bancos recibirían fondos en el marco del programa TARP y eligió seis: JP Morgan, Bank of America, Citigroup Inc., Wells Fargo & Co., Morgan Stanley y Goldman Sachs. La investigación determinó que recibieron 160.000 millones de dólares vía TARP y préstamos de la FED por 460.000 millones. El rescate se prolongó desde agosto del 2007, bajo W. Bush, hasta abril del 2010, bajo Obama. El ex y el actual ocupante de la Casa Blanca tampoco en esta esfera difieren.

Al mismo tiempo que se debatía en el Congreso la reinstauración de la Ley Glass-Steagall con el objeto de combatir la especulación, separando la banca de depósito y la banca de inversión o Bolsa de Valores, la verdadera administración de EE.UU. utilizaba fondos públicos para acelerar las fusiones bancarias en favor de los más grandes. Según los datos de la misma FED, el activo de los seis bancos más importantes del país pasó de 6,8 billones de dólares en el 2006 a 9,5 billones en el 2011, un incremento del 40 por ciento que años de crisis ni rozaron. Al revés.

No falta la parte que las mantas del encubrimiento no lograron cubrir. Los seis grandes cabildearon mucho más para garantizar su aprovechamiento de la crisis: invirtieron en conjunto 22,1 millones de dólares en la tarea en el 2006, en el 2010, 29,4 millones, un tercio con creces más (www.opensecrets.org, 31-10-11). Poca sorpresa causa que el intento del senador Brown haya fallecido sin estrépito.

La crisis de la Eurozona acrece el apetito de los seis grandes, en particular de Goldman Sachs. Mario Monti, uno de sus hombres, hoy primer ministro de Italia, es miembro del consejo asesor internacional de Coca-Cola y consultor de Goldman Sachs. Este gigante financiero envió en agosto un informe sobre la crisis europea a sus clientes más importantes del mundo entero. El Wall Street Journal informó sin mucho detalle acerca del contenido de sus 54 páginas, en las que G-S aconseja “a los inversores en productos financieros sacar provecho de la crisis” y explica mecanismos conducentes (//online.wsj.com, 1-9-11). No cabe duda de que tales indicaciones servirán para hacer varios agostos.

Hoy se inició en Bruselas la reunión cumbre para “salvar al euro”, a la que el dúo Merkel-Sarkozy lleva una propuesta de austeridad durísima y el proyecto de que los jefes de Estado de la zona se conviertan directamente en sus propios ministros de Economía en el seno de un consejo ad hoc. En vez de dirigir políticamente la economía se propone que la economía dirija la política. Como ocurre desde hace largo tiempo, sólo que en adelante sin disfraz.

Página 12, 08/12/11

Ignacio Ramonet: La gran regresión

Ignacio Ramonet: La gran regresión

Está claro que no existe, en el seno de la Unión Europea (UE), ninguna voluntad política de plantarle cara a los mercados y resolver la crisis. Hasta ahora se había atribuido la lamentable actuación de los dirigentes europeos a su desmesurada incompetencia. Pero esta explicación (justa) no basta, sobre todo después de los recientes “golpes de Estado financieros” que han puesto fin, en Grecia y en Italia, a cierta concepción de la democracia. Es obvio que no se trata sólo de mediocridad y de incompetencia, sino de complicidad activa con los mercados.

¿A qué llamamos “mercados”? A ese conjunto de bancos de inversión, compañías de seguros, fondos de pensión y fondos especulativos (hedge funds) que compran y venden esencialmente cuatro tipos de activos: divisas, acciones, bonos de los Estados y productos derivados.

Para tener una idea de su colosal fuerza basta comparar dos cifras: cada año, la economía real (empresas de bienes y de servicios) crea, en todo el mundo, una riqueza (PIB) estimada en unos 45 billones (1) de euros. Mientras que, en el mismo tiempo, a escala planetaria, en la esfera financiera, los “mercados” mueven capitales por un valor de 3.450 billones de euros. O sea, setenta y cinco veces lo que produce la economía real...

Consecuencia: ninguna economía nacional, por poderosa que sea (Italia es la octava economía mundial), puede resistir los asaltos de los mercados cuando éstos deciden atacarla de forma coordinada, como lo están haciendo desde hace más de un año contra los países europeos despectivamente calificados de PIIGS (cerdos, en inglés): Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.

Lo peor es que, contrariamente a lo que podría pensarse, esos “mercados” no son únicamente fuerzas exóticas venidas de algún horizonte lejano a agredir nuestras gentiles economías locales. No. En su mayoría, los “atacantes” son nuestros propios bancos europeos (esos mismos que, con nuestro dinero, los Estados de la UE salvaron en 2008). Para decirlo de otra manera, no son sólo fondos estadounidenses, chinos, japoneses o árabes los que están atacando masivamente a algunos países de la zona euro.

Se trata, esencialmente, de una agresión desde dentro, venida del interior. Dirigida por los propios bancos europeos, las compañías europeas de seguros, los fondos especulativos europeos, los fondos europeos de pensiones, los establecimientos financieros europeos que administran los ahorros de los europeos. Ellos son quienes poseen la parte principal de la deuda soberana europea (2). Y quienes, para defender –en teoría– los intereses de sus clientes, especulan y hacen aumentar los tipos de interés que pagan los Estados por endeudarse, hasta llevar a varios de éstos (Irlanda, Portugal, Grecia) al borde de la quiebra. Con el consiguiente castigo para los ciudadanos que deben soportar las medidas de austeridad y los brutales ajustes decididos por los gobiernos europeos para calmar a los “mercados” buitres, o sea a sus propios bancos...

Estos establecimientos, por lo demás, consiguen fácilmente dinero del Banco Central Europeo al 1,25% de interés, y se lo prestan a países como, por ejemplo, España o Italia, al 6,5%... De ahí la importancia desmesurada y escandalosa de las tres grandes agencias de calificación (Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s) pues de la nota de confianza que atribuyen a un país (3) depende el tipo de interés que pagará éste por obtener un crédito de los mercados. Cuanto más baja la nota, más alto el tipo de interés.

Estas agencias no sólo suelen equivocarse, en particular en su opinión sobre las subprimes que dieron origen a la crisis actual, sino que, en un contexto como el de hoy, representan un papel execrable y perverso. Como es obvio que todo plan de austeridad, de recortes y ajustes en el seno de la zona euro se traducirá en una caída del índice de crecimiento, las agencias de calificación se basan en ello para degradar la nota del país. Consecuencia: éste deberá dedicar más dinero al pago de su deuda. Dinero que tendrá que obtener recortando aún más sus presupuestos. Con lo cual la actividad económica se reducirá inevitablemente así como las perspectivas de crecimiento. Y entonces, de nuevo, las agencias degradarán su nota...

Este infernal ciclo de “economía de guerra” explica por qué la situación de Grecia se ha ido degradando tan drásticamente a medida que su gobierno multiplicaba los recortes e imponía una férrea austeridad. De nada ha servido el sacrificio de los ciudadanos. La deuda de Grecia ha bajado al nivel de los bonos basura.

De ese modo los mercados han obtenido lo que querían: que sus propios representantes accedan directamente al poder sin tener que someterse a elecciones. Tanto Lucas Papademos, primer ministro de Grecia, como Mario Monti, Presidente del Consejo de Italia, son banqueros. Los dos, de una manera u otra, han trabajado para el banco estadounidense Goldman Sachs, especializado en colocar hombres suyos en los puestos de poder (4). Ambos son asimismo miembros de la Comisión Trilateral.

Estos tecnócratas deberán imponer, cueste lo que cueste socialmente, en el marco de una “democracia limitada”, las medidas (más privatizaciones, más recortes, más sacrificios) que los mercados exigen. Y que algunos dirigentes políticos no se han atrevido a tomar por temor a la impopularidad que ello supone.

La Unión Europea es el último territorio en el mundo en el que la brutalidad del capitalismo es ponderada por políticas de protección social. Eso que llamamos Estado de bienestar. Los mercados ya no lo toleran y lo quieren demoler. Esa es la misión estratégica de los tecnócratas que acceden a las riendas del gobierno merced a una nueva forma de toma de poder: el golpe de Estado financiero. Presentado además como compatible con la democracia...

Es poco probable que los tecnócratas de esta “era post-política” consigan resolver  la crisis (si su solución fuese técnica, ya se habría resuelto). ¿Qué pasará cuando los ciudadanos europeos constaten que sus sacrificios son vanos y que la recesión se prolonga? ¿Qué niveles de violencia alcanzará la protesta? ¿Cómo se mantendrá el orden en la economía, en las mentes y en las calles? ¿Se establecerá una triple alianza entre el poder económico, el poder mediático y el poder militar? ¿Se convertirán las democracias europeas en “democracias autoritarias”?

(1) Un billón = un millón de millones.

(2) En España, por ejemplo, el 45% de la deuda soberana lo poseen los propios bancos españoles, y los dos tercios del 55% restante, los detentan establecimientos financieros  del resto de la Unión Europea. Lo cual significa que el 77% de la deuda española ha sido adquirida por europeos, y que sólo el 23% restante se halla en manos de establecimientos extranjeros a la UE.

(3) La nota más elevada es AAA, que, a finales de noviembre pasado, sólo poseían en el mundo algunos países: Alemania, Australia, Austria, Canadá, Dinamarca, Francia, Finlandia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Suiza. La nota de Estados Unidos ha sido degradada, en agosto pasado, a AA+. La de España es actualmente AA-, idéntica a la de Japón y China.

(4) En Estados Unidos, Goldman Sachs ya consiguió colocar, por ejemplo, a Robert Rubin como Secretario del Tesoro del Presidente Clinton, y a Henry Paulson en esa misma función en el gabinete de George W. Bush. El nuevo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, fue también vicepresidente de Goldman Sachs para Europa de 2002 a 2005.

Le Monde Diplomatique, 03/12/11

Concha Caballero: Usted y Lehman Brothers

Concha Caballero: Usted y Lehman Brothers

No sé si se ha dado cuenta pero usted y Lehman Brothers son los verdaderos responsables de la crisis. Los hermanos Lehman dieron el pistoletazo de salida de la actual crisis económica pero lo suyo... Lo suyo es aún más grave. Su responsabilidad es mayor que la de estos magnates y a estas alturas debería reconocerlo: usted ha vivido por encima de sus posibilidades.

Como en la novela El proceso, de Kafka, el acta de acusación aún no está finalizada pero su culpabilidad es más que manifiesta. No puede ocultar a nuestros ojos sus delitos. Hemos aprendido de la Iglesia católica el inmenso valor de la culpa, esa sustancia pegajosa que se extiende por el cuerpo social y que paraliza a las víctimas. Y la prueba fehaciente de su delito es que usted muestra síntomas de culpabilidad. Y si no, revise sus acciones detenidamente. Seguramente ha sido usted una de las personas que compraron su vivienda en los últimos diez años. No se escude ahora en que se trata de un bien de primera necesidad. Nadie le obligaba a recurrir a créditos bancarios ni le garantizaba su valor. ¿Lo ve? Incluso aunque pague religiosamente sus recibos: usted ha sido instigador de la burbuja inmobiliaria y de la consiguiente pompa financiera.

Además, si es usted una de las personas que tiene un trabajo estable, debe considerarse un privilegiado. Si es usted funcionario, realmente su caso es muy grave, una especie de bomba de destrucción masiva de las finanzas públicas. ¿No le avergüenza tener un salario fijo en estos tiempos? No me cuente que trabaja duramente ni que ganó su puesto con mucho esfuerzo y sacrificio. Tampoco me argumente que durante los años de bonanza su sueldo apenas ha crecido y que con la crisis se ha reducido de forma importante. Usted demuestra mucha insolidaridad cobrando todos los meses y teniendo un lugar al que ir a trabajar. Por eso su caso debe ser tratado con una dureza extraordinaria: la mayor parte de los recortes y de los sacrificios irán a su cuenta. Pero si usted es un trabajador del sector privado o un eventual, tampoco está fuera de esta acta de acusación. Seguro que exigió cobrar según el convenio, se empeñó en demandar una indemnización en caso de despido y es posible que acariciara la idea de jubilarse antes de que los huesos le crujieran en el andamio o en la cadena de producción. ¿No vio con claridad que sus derechos estaban claramente por encima de sus posibilidades?

Los excesos y pecados son verdaderamente imperdonables: los enfermos abarrotaban las salas de espera de los centros de salud y de los hospitales en una clara muestra de abuso del servicio; los mayores y discapacitados cobraban una ayuda de la ley de Dependencia cuando solo se trataba del lógico deterioro producido por la edad o por los genes; los inmigrantes podían acudir a la sanidad pública y sus hijos a los colegios y, en el colmo de los dislates, se enviaban recursos a algunos países del Tercer Mundo sin entender que, la caridad bien entendida, empieza por uno mismo.

Pero todo esto va a cambiar. ¿Lo entiende, no? ¿Comprende ahora el alcance de su culpabilidad? Usted merece mayor condena que Lehman Brothers. Ellos disfrutaban de aviones privados, de una flota de vehículos y de yates, pero no vivían por encima de sus posibilidades. Es más, las posibilidades se ajustaban a sus necesidades y los Gobiernos eran como plastilina en sus manos. Ellos eran hijos y nietos de banqueros mientras que usted, que no es nadie, ha hundido con sus pequeños derechos el sistema financiero. Sin embargo, si pensaba que sus crímenes habían pasado desapercibidos ya habrá comprobado su error. Algo me dice que usted comprende perfectamente la situación y, por eso, ahora va a empezar a pagar.

El País, 03/12/11

Habermas advierte de un “golpe de estado financiero”

Habermas advierte de un “golpe de estado financiero”

Habermas

En su nuevo libro titulado Zur Verfassung Europas (Sobre la Constitución Europea) Jürgen Habermas, el miembro más relevante de la segunda generación de la Escuela de Frankfurt, describe cómo la presión de la crisis y la histeria de los mercados han aplastado la democracia dentro de la Unión Europea. El poder ha dejado de pertenecer a los ciudadanos y se lo han apropiado instituciones como el Consejo Europeo, cuya legitimidad democrática es bastante cuestionable. Habermas sugiere básicamente que los tecnócratas han llevado a cabo, eficaz y silenciosamente, un golpe de estado financiero. Está ocurriendo algo inesperado: un retroceso democrático a ambas orillas del Atlántico.

“Sometime after 2008,” says Habermas over a glass of white wine after the debate, “I understood that the process of expansion, integration and democratization doesn’t automatically move forward of its own accord, that it’s reversible, that for the first time in the history of the EU, we are actually experiencing a dismantling of democracy. I didn’t think this was possible. We’ve reached a crossroads.”

Consulta la reseña completa en Spiegelonline: “Habermas, the Last European. A Philosopher’s Mission to Save the EU“, by Georg Diez.

En este otro enlace también puedes descargar el artículo.

Aula de Filosofía, 28/11/11

EEUU: New Report Examines College Student Debt

EEUU: New Report Examines College Student Debt

The Project on Student Debt has released its Student Debt and the Class of 2010 report. As in previous reports, it provides an overview of the student debt situation nationally and then breaks down the information by state (it even has a neat interactive map) and by college. The report closes with some notes on private loans. We can't think of a better way to do it, so we'll take you through the data the same way.

The national picture: First, it's important to recognize that the report hones in on the cumulative student loan debt of recent graduates from four-year public and private nonprofit colleges. It does not include for-profit colleges because so few of them report the necessary student data.

[Learn about the impact of President Obama's student loan plan.]

However, as the report notes and we have previously reported, students at for-profit colleges borrow more (and are more likely to borrow) than students at public and private nonprofit colleges. (It should also be noted that borrowers who attended public four-year and private, nonprofit four-year colleges are more likely to repay their loans on time without resorting to deferment or forbearance and less likely to default than students at two-year public colleges and two- and four-year for-profit colleges.) According to the report, for example, 96 percent of graduates from for-profit four-year colleges took out student loans and they borrowed 45 percent more than graduates of other four-year schools.

With those caveats in mind, Student Debt and the Class of 2010 calculates that two thirds of college seniors who graduated from four-year public and private nonprofit colleges in 2010 had student loan debt that averaged $25,250. That's up 5 percent from the 2009 average of $24,000 and is similar to the average annual increase over the last few years.

Student debt by state: The report provides the average debt and the percentage of students taking out student loans for every state. As in previous years, the state averages varied greatly (from $15,500 to $31,050), with the high-debt states largely in the Northeast and Midwest and the low-debt states mainly in the West. For example, students in Utah ($15,509 in average debt) and Hawaii ($15,550) had the lowest average debt while students in New York ($26,271) and Rhode Island ($26,340) graduated with the highest average debt levels.

[Read more about the average student debt, now at an all-time high.]

According to the report, this geographic diversity may be explained by the fact that a disproportionate number of students in the Northeast and Midwest attend private, nonprofit colleges compared to students in Western states where a higher percentage attend public colleges and universities. So if you grew up in the Northeast or the Midwest and don't want to go to college in Utah (though you should still visit beautiful Zion National Park someday), you may want to consider going to a public college in your state rather than a private one to save money.

[Find out how to qualify for out-of-state tuition breaks.]

Student debt by colleges: Average debt varies even more between colleges than it does between states. The report does not rank individual colleges because the data (which depends on self reporting and may not be updated) is not reliable enough. However, it does list colleges at the high end of the scale (with an average reported debt ranging from $29,800 to $45,350) and the low end (with an average reported debt ranging from $950 to $8,700).

Students should not make the mistake of assuming that looking at tuition and fees alone is enough to assess whether a particular college is affordable or not. Actual student debt levels may vary greatly even among colleges charging similar amounts in tuition and fees because of local living expenses, the availability of need-based aid and financial aid policies.

For example, the report lists Pomona College, Princeton University, Williams College, and Yale University as colleges that charged more than $30,000 for tuition and fees in 2009-2010, but whose graduates had, on average, less than $10,000 in student loans, thanks to financial aid policies benefiting low- and middle-income students.

To understand the "real" costs and affordability of a school, prospective students should look at look at tools like net price calculators, which have been required on all college websites since Oct. 29, 2011, and make their own calculations of how much they actually will have to pay. The Student Loan Ranger will also be taking an in-depth look at net price calculators in the near future, so stay tuned.

[See four things to know about net price calculators.]

About those private loans: According to the report, at least 22 percent of all student debt for the class of 2010 at public and private nonprofit four-year colleges was composed of private loans. We've touted the benefits of federal loans before, and the authors of this report note that private loans are one of the riskiest ways to pay for college because they typically have higher costs and provide minimal relief if you are struggling to meet your monthly repayment obligations.

Interestingly, the proportion of debt that stems from private student loans varies widely across colleges, perhaps in part because of problematic financial aid practices such as not providing counseling when students apply for private loans or including private loans in the college's initial financial aid package. The report provides a list of colleges that have both high overall borrowing and a high share of debt from student loans. Whatever college or graduate school you choose to attend, make sure you take the initiative and avoid private loans if you can.

[Get more advice on how to pay for college.]

That's it for this week. Make sure you have the latest educational debt information by subscribing to our Twitter feed and following us on Facebook. And don't forget to attend our free webinar "Drowning in Debt? Learn How Government and Nonprofit Workers Can Earn Public Service Loan Forgiveness" on Thursday, December 1, at noon EST. Consider it an early Christmas present to yourself.

usnews, 12/11/11

Goldman Sachs

Goldman Sachs

Pierre Dardot et Christian Laval: La nouvelle raison du monde: Essai sur la société néolibérale

La nouvelle raison du monde: Essai sur la société néolibéralePierre Dardot et Christian Laval: La nouvelle raison du monde: Essai sur la société néolibérale
Collection : La Découverte Poche / Sciences humaines et sociales n°325
Parution : août 2010
Prix : 13 €
ISBN : 9782707165022
Nb de pages : 504

Il est devenu banal de dénoncer l’absurdité d’un marché omniscient, omnipotent et autorégulateur. Cet ouvrage montre cependant que ce chaos procède d’une rationalité dont l’action est souterraine, diffuse et globale. Cette rationalité, qui est la raison du capitalisme contemporain, est le néolibéralisme lui-même. Explorant sa genèse doctri-nale et les circonstances politiques et économiques de son déploiement, les auteurs lèvent de nombreux malentendus : le néolibéralisme n’est ni un retour au libéralisme classique ni la restauration d’un capitalisme « pur ». Commettre ce contresens, c’est ne pas comprendre ce qu’il y a précisément de nouveau dans le néolibéralisme : loin de voir dans le marché une donnée naturelle qui limiterait l’action de l’État, il se fixe pour objectif de construire le marché et de faire de l’entreprise le modèle du gouvernement des sujets.

Par des voies multiples, le néolibéralisme s’est imposé comme la nouvelle raison du monde, qui fait de la concurrence la norme universelle des conduites et ne laisse in-tacte aucune sphère de l’existence humaine. Cette logique érode jusqu’à la conception classique de la démocratie. Elle introduit des formes inédites d’assujettissement qui constituent, pour ceux qui la contestent, un défi politique et intellectuel inédit. Seule l’intelligence de cette rationalité permettra de lui opposer une véritable résistance et d’ouvrir un autre avenir.

Auteurs

Pierre Dardot, philosophe et enseignant, poursuit des recherches sur Marx et Hegel. Christian Laval est sociologue et a publié L’Homme économique. Essai sur les racines du néolibéralisme (Gallimard, « NRF essais », 2007). Tous deux sont les auteurs, avec El Mouhoub Mouhoud, de Sauver Marx ? Empire, multitude, travail immatériel (La Découverte, 2007). Depuis 2004, ils animent le groupe d’études et de recherche « Question Marx » qui entend contribuer au renouvellement de la pensée critique.

Table des matières

Remerciements
Introduction : Le néolibéralisme comme rationalité

Une idéologie du « laisser-faire » ? - Le piège de l’idéologie et le fétichisme de l’État La nature de la gouvernementalité - Problématiser la nouveauté du néolibéralisme
I / Des limites du gouvernement
1. Mécanique sociale et rationalité des intérêts

La science de l’économie politique - Le sujet de l’intérêt - Les tensions entre l’intérêt et la morale - Le système des intérêts - Le gouvernement limité par la « marche des choses » - Le gouvernement par la connaissance des lois de la nature
2. Progrès de l’histoire et uniformité de la nature humaine
Ce que veut dire « société civile » Société civile et histoire - La corruption du lien social - Les deux désirs chez Adam Smith - Les avatars ultérieurs du progressisme
3. Le gouvernement limité par les droits de l’individu
Rousseau, Locke et la voie « juridico-déductive » - La fondation des droits individuels : de la théologie à la tautologie - Des droits naturels coupés du Créateur - La propriété de soi comme fondement du droit de propriété - La propriété après Locke - La nature du « pouvoir suprême » - Les limites du gouvernement - Le « grand art du gouvernement »
4. Le gouvernement sous le contrôle de l’utilité
Critique du droit naturel comme principe de l’action publique - Le principe d’utilité, unique critère de l’action publique - Construire la spontanéité - La voie ouverte au réformisme social
5. Crise du libéralisme et naissance du néolibéralisme
Une idéologie trop étroite -L’inquiétude précoce de Tocqueville et de Mill - La défense du libre marché - Contre la superstition étatique - La naissance du concurrentialisme fin-de-siècle - Le « nouveau libéralisme » et le « progrès social » - La double action de l’État selon Karl Polanyi - Le néolibéralisme et les discordances du libéralisme
II / La refondation intellectuelle
6. Le colloque Walter Lippmann ou la réinvention du libéralisme
- Contre le naturalisme libéral - L’originalité du néolibéralisme - L’agenda du libéralisme réinventé - Néolibéralisme et révolution capitaliste - Le règne de la loi Un gouvernement des élites
7. L’ordolibéralisme entre « politique économique » et « politique de société »
L’« ordre » (Ordo) comme tâche politique - La légitimation de l’État par l’économie et son « supplément social » - L’ordre de concurrence et la « constitution économique » - Politique de « mise en ordre » et politique « régulatrice » - Le citoyen-consommateur et la « société de droit privé » - L’« économie sociale de marché » : les équivoques du « social » - La « politique de société » de l’ordolibéralisme - La petite entreprise comme remède à la prolétarisation - La « troisième voie »
8. L’homme entrepreneurial Critique de l’interventionnisme
Une nouvelle conception du marché - Le marché et la connaissance - L’entrepreneurialité comme mode du gouvernement de soi - Former le nouvel entrepreneur de masse - L’universalité de l’homme-entreprise
9. L’État fort gardien du droit privé
Ni laisser-faire… Ni « fins sociales » - L’« ordre spontané du marché » ou « catallaxie » - La « sphère garantie de liberté » et le droit des individus - Le « domaine légitime des activités gouvernementales » et la règle de l’État de droit - L’État fort plutôt que la démocratie
III / La nouvelle rationalité
10. Le grand tournant

Une nouvelle régulation par la concurrence - Idéologie (1) : le « capitalisme libre » - Idéologie (2) : l’« État-providence » et la démoralisation des individus - Discipline (1) : un nouveau système de disciplines - Discipline (2) : l’obligation de choisir - Discipline (3) : la gestion néolibérale de l’entreprise - Rationalité (1) : la pratique des experts et des administrateurs -Rationalité (2) : la « troisième voie » de la gauche néolibérale
11. Les origines ordolibérales de la construction européenne
Archéologie des principes du Traité constitutionnel européen - L’hégémonie de l’ordolibéralisme en RFA - La construction européenne sous influence - Vers la mise en concurrence des législations ?
12. Le gouvernement entrepreneurial
De la « gouvernance d’entreprise » à la « gouvernance d’État » - Gouvernance mondiale sans gouvernement mondial - Le modèle de l’entreprise - L’hypothèse de l’acteur égoïste et rationnel - Le Public Choice et la nouvelle gestion publique - La concurrence au cœur de l’action publique - Une politique de gauche ? - Une technologie de contrôle - Managérialisme et démocratie politique
13. La fabrique du sujet néolibéral
Le sujet pluriel et la séparation des sphères - La modélisation de la société par l’entreprise - La « culture d’entreprise » et la nouvelle subjectivité - L’entreprise de soi comme ethos de l’autovalorisation - Les « ascèses de la performance » et leurs techniques - Le « management de l’âme » et le management de l’entreprise - Le risque : une dimension d’existence et un style de vie imposé - « Accountability » - Le nouveau dispositif « performance/jouissance » - De l’efficacité à la performance - Les cliniques du néosujet - La souffrance au travail et l’autonomie contrariée - L’érosion de la personnalité - La démoralisation - La dépression généralisée - La désymbolisation - La « perversion ordinaire » - La jouissance de soi du néosujet - Le gouvernement du sujet néolibéral
Conclusion : L’épuisement de la démocratie libérale
Une rationalité a-démocratique - Un dispositif de nature stratégique - Inventer une autre gouvernementalité - Les « contre-conduites » comme pratiques de subjectivation
Index des noms
Index des concepts.

Sur le net

« Il faut saluer la publication de cet ouvrage de poche, initialement paru en 2009 dans la collection « Cahiers libres » de la Découverte. Objet de nombreux commentaires, ce livre érudit éclaire le néolibéralisme qui constituerait la rationalité du capitalisme contemporain et qui, loin de signifier le retour à un capitalisme classique ou « pur », s’appuie sur l’action de l’Etat pour créer un marché et faire de l’entreprise le modèle du gouvernement des sujets. [...] Souhaitons que la réédition de cet ouvrage permettra à ceux qui ne l’ont pas encore lu de s’y plonger. En effet, cette somme synthétise et complète utilement les nombreux travaux parus ces dernières années sur le néo-libéralisme, contribuant fort opportunément à en éclairer son histoire, ses caractéristiques et sa « logique ». »
Liens Socio

Presse

« La crise économique semble marquer une rupture idéologique: à droite comme à gauche, on sent que le vent est en train de tourner. Un cycle historique serait sur le point de se clore, celui du triomphe libéral. Le champ des possibles paraît s'ouvrir. Mais pour aller où ? Les uns semblent penser que la parenthèse "ultralibérale' se referme et que le modèle économique et sociale des "trente glorieuses" peut être réactivé; d'autres jugent qu'un nouveau type de société est à inventer, qui révolutionnerait notre relation au travail et à la nature; d'autres encore, comme le président Sarkozy, déclare que le "laisser-faire", c'est "fini", et qu'il faut refonder le capitalisme. L'État serait même de retour. Pour comprendre ces débats, le livre de Christian Laval et Pierre Dardot sur la "société néolibérale" offre des clés d'analyse. Cette somme de recherches relève de l'histoire des idées, de la philosophie et de la sociologie. »
LE MONDE

« La Nouvelle Raison du Monde est tout à la fois un livre théorique, une analyse économique et un récit historique. C'est ce qui fait son intérêt et c'est aussi ce qui le rend accessible. Ses auteurs s'efforcent de replacer le néolibéralisme dans son contexte et d'en retracer l'histoire à partir des années 1930 et du fameux colloque Walter Lippmann, de 1938, véritable acte fondateur de la nouvelle théorie. Le grand mérite de Dardot et Laval est d'abord de restituer leur rigueur aux mots. Non, "néolibéralisme" et "ultralibéralisme" ne sont pas interchangeables. L'un n'est pas la nouvelle mouture de l'autre. La différence n'est pas seulement sémantique. Et son intérêt ne relève pas seulement d'une casuistique réservée aux spécialistes. Elle a des conséquences politiques importantes. Le néolibéralisme, qui imprègne toute la construction européenne, est bien plus une doctrine politique. Il n'est pas un héritage lointain de la physiocratie chère à Quesnay ou au "laissez faire la nature" préconisé dès le début du XVIII° siècle par Boisguilbert dans sa fameuse Dissertation. Il n'est pas non plus assimilable au monétarisme de Milton Friedman ni au libéralisme des tristement célèbres "Chicago Boys" qui s'étaient mis au service du dictateur Pinochet. La nouvelle théorie se construit au contraire dans la critique du naturalisme libéral. Tout l'ouvrage dont il est question ici s'emploie à dissiper cette équivoque. De la confusion des concepts et des mots, Dardot et Laval soulignent les conséquences. [...] Dardot et Laval analysent aussi l'influence du néolibéralisme dans les modes de gestion politiques. C'est l'avènement de la fameuse notion de "gouvernance". Peu à peu, les méthodes de "management" du privé envahissent la sphère publique. [...] Dardot et Laval nous montrent avec beaucoup d'efficacité en quoi le néolibéralisme, "nouvelle raison du monde", ne s'arrête pas à l'économie, mais subordonne intégralement notre vision de la politique. »
POLITIS

« Un ouvrage qui fera date parmi les essais consacrés à la société néolibérale. »
MARIANNE

« Un livre qui tombe à pic face à la crise que nous traversons. loin du capitalisme d'antan, expliquent les auteurs, le néolibéralisme ne perçoit plus le marché comme une donnée naturelle, mais comme un objectif à construire afin que l'entreprise serve de modèle au gouvernement politique. C'est l'absorption finale du politique dans l'économique, l'abandon de la recherche du bien commun. Cette transformation, et la crise qu'elle a entraînée, sont présentées par Laval et Dardot comme constituant la rationalité du monde globalisé. Loin de se contenter du politique et même de l'économique, le néolibéralisme élève la concurrence au rang de norme universelle et absolue. Aucune sphère n'y échappe, créant ainsi de nouvelles formes d'assujettissement, achevant de réduire chacun de nous à l'état d'homo economicus. Un essai stimulant et vif, incitant à secouer certaines habitudes de pensée. »
LE SPECTACLE DU MONDE

« Et parce que la crise, c'est peut-être aussi l'occasion de rigoler, il est bon de se pencher sur des essais consistants et de se poser quelques questions. Avec La nouvelle raison du monde, Pierre Dardot et Christian Laval, tous les deux enseignants et chercheurs, décryptent les récentes évolutions du monde économique. En passant en revue aussi bien les courants politiques néolibéraux que les gouvernements qui les ont mis en oeuvre, ils permettent de prendre la mesure des changements à l'oeuvre. Une oeuvre salutaire en ces temps troubles. »
H FOR MEN

« Fruit d'un travail de longue haleine sur le libéralisme et le néolibéralisme, le livre de Pierre Dardot et Christian Laval, prend du relief avec la crise financière mondiale. »
LE TEMPS

« D'une grande érudition, ce livre est une invitation pressante à pousser la critique théorique et sociale de l'ordre actuel au-delà des analyses les plus courantes. »
LE MONDE DIPLOMATIQUE

SPECIAL REPORT: Private higher education

SPECIAL REPORT: Private higher education

The growth of private higher education around the world has been phenomenal. In some countries and regions private institutions now enrol high proportions – or even majorities – of tertiary students. The private sector has been helping to meet mushrooming demand for higher education among school-leaving and non-traditional students, but there are serious concerns about quality, high fees and diversity of provision as well as the privatisation of higher education.

This special report covers topics ranging from the rapid growth of private higher education in India, Central America, Africa, Brazil, the Arab world and Central and Eastern Europe, and controversial for-profit institutions in the United States, to the struggles of foreign private institutions trying to make it in Australia and booming bogus degree mills based mostly in North America and Europe but also increasingly in cyberspace. In some cases there is a blurring of boundaries between public and private, and in some nations such as Kenya and Malaysia, governments are clamping down on private institutions in efforts to ensure students receive quality learning and recognised qualifications.

INDIA: Regulation lags private sector growth
Alya Mishra

Rising demand for post-secondary education, lack of government investment in the sector and the deteriorating quality of many public universities has led to an increase in private players in Indian higher education. But the regulation of private institutions has failed to keep up with their rapid growth, leading to concerns about quality and social equity.

US: For-profits controversial but driving growth
Alison Moodie

For-profit colleges and universities represent the fastest-growing but also most controversial sector of private higher education in the United States. Universities like Phoenix, DeVry and Kaplan have helped turn the for-profit sector into a massive revenue generator and the engine for higher education growth. From 1998 to 2008, for-profit enrolment grew by 225%.

CENTRAL AMERICA: Private higher education booming

Chrissie Long

Recent years have witnessed a boom in private education opportunities across the Central American isthmus. To some, it seems that private entities cannot open classrooms fast enough. Whereas 30 years ago there were virtually no private universities, today there are more than 151 and every year more emerge.

EUROPE: Tired pioneers in Eastern and Central Europe
Bianka Siwinska

The common characteristic of private universities in Central and Eastern Europe is that none of them existed 20 years ago. The 'private revolution' in this part of the world started after the dissolution of the Soviet block and the fall of communism in 1989. The ossified structures of centrally managed higher education systems were unable to react to the new educational needs of emerging market economies.

AFRICA: Rapid growth in private religious universities
Grace Karram

Critics of private post-secondary education often argue that foreign universities in developing nations are commercial and profit-hungry. But these debates ring hollow in Sub-Saharan Africa, where the majority of private providers are religiously-oriented with non-profit business models. Religious institutions are the fastest growing type of post-secondary institution in almost every nation north of South Africa and south of the Sahara.

BRAZIL: Private education far better than none at all
Karen MacGregor

A burning question for developing countries is whether low quality private higher education is better than none at all, in circumstances where public systems cannot meet soaring student demand. Brazil decided it was and set about rapidly expanding its higher education system, including by opening it to private institutions. Today the country has one of the largest private sectors in the world and it enrols a staggering 75% of all post-secondary students.

ARAB STATES: Quality low despite privatisation boom
Wagdy Sawahel

Despite dramatic growth since the 1990s in the number of private institutions, which make up about 45% of all Arab universities and have a market size of US$1.2 billion in Saudi Arabia and the United Arab Emirates alone, these institutions continue to have little impact on the development of higher education systems in the Arab world.

AUSTRALIA: Foreigners providers find the going hard
Geoff Maslen

Despite the efforts of some of the world's largest foreign private universities to set up shop in Australia, none have yet succeeded in making a profit from selling higher education - or even attracting significant numbers of students.

GLOBAL: Degree mills tarnish private higher education
Sarah King Head

According to the most recent report of Accredibase, the UK-based background screening company Verifile Limited, there was a staggering 48% increase in the number of known degree or diploma mills operating worldwide last year. It identified more than 2,500 bogus institutions across all regions, but primarily in North America and Europe.

MALAYSIA: Many private colleges have quality issues
Honey Singh Virdee

An audit of private colleges in Malaysia has unearthed serious quality issues, with only one in three colleges evaluated doing well in a quality assurance process that could be used by the government to approve or deny them licenses to recruit international students.

KENYA: New audit of private universities announced
Gilbert Nganga

Surging demand for higher education ought to have given Kenya a good reason to clean up its universities. But as the number of private and public universities has grown over the past seven years, from 17 to 24 private and five to seven public institutions, so have concerns over the quality of learning.

SOUTH AFRICA: Monash switches to public purpose
Geoff Maslen

A decade after Monash University in Melbourne became the first foreign university to gain registration as a private higher education institution in South Africa, its ambitious goal of establishing a profitable campus in Johannesburg has still to be achieved. Meanwhile the university has changed its approach, switching focus from being 'for-profit' to 'public purpose'.

COMMENTARY: Private higher education

INDIA: State seeks greater role for private sector
Jandhyala BG Tilak*

The approach paper of India's eleventh Five Year Plan was titled "Towards Inclusive Growth". It appears that growth did take place in the last four years, but many note that it has not been inclusive, as inequalities between the rich and the poor have widened, rather than narrowed. In the case of higher education, not only have inequalities increased, but the absolute levels of higher education attainment of the bottom income groups seem to have fallen between 1995-96 and 2007-08, according to National Sample Survey data.

UK: Concerted assault on public higher education
Andrew McGettigan*

This year will be a watershed in the transformation of UK universities from communities of scholars to cheap degree shops competing for 'customers' - unless concerted and localised resistance can prevent this.

GLOBAL: Private sector capitalises on complacency
William Patrick Leonard*

Most of the post-secondary academic community-industry appears to ignore fundamental economic realities. Except for the elite institutions at the top of the league tables, the vast majority must compete in the market for students. Each institution's student enrolment, directly or in varying indirect degrees, provides the requisite revenue to cover current and projected costs.

University World News, 12/11/11

Salmon relata el final de la soberanía popular

La estrategia de Sherezade. Apostillas a StorytellingSalmon relata el final de la soberanía popular
Analiza en su nuevo ensayo cómo el neoliberalismo vació la política de contenido
"El elector es ahora un espectador y el relato político una teleserie"
"La política consiste en vender a los políticos como marcas"

La política, "como experiencia de la democracia y arte del buen gobierno", no volverá. Pertenece al pasado, escribe Christian Salmon (Marsella, 1951), que hace tres años saltó la banca editorial con el ensayo Storytelling, donde descubría la nueva manera de movilizar a la opinión pública desde las emociones. Para entendernos, un cuento bien contado, pero falso, se ha apoderado de las nociones de derecha e izquierda: "Las posturas políticas y las afiliaciones ideológicas han sido aparcadas en la trastienda", explica el autor francés.

La estrategia de Sherezade. Apostillas a Storytelling (editado por Península) es una guía para escapar de la falsa esperanza de la llegada de la política. "Hemos tenido que admitir que no era más que una alucinación", dice de Barack Obama, última esperanza para el advenimiento de la política basada en el debate de las ideas. No ha sido así. Porque ya el discurso político ni siquiera pretende modificar las convicciones del electorado, sólo busca una buena historia con la que entretener.

¿Como una serie de televisión? "Exactamente. Ya que la política ha perdido contenido y capacidad de tomar decisiones, lo único que resta es perfeccionar las técnicas de persuasión. Es decir, ya no hay combate ideológico, el elector se ha convertido en un espectador y el relato político en una teleserie", resume el autor. Sin embargo, apela a la inteligencia del ciudadano, que desconfía de ellos pese al marketing: ahora, simplemente, se cambia de equipo al dejar de creer en uno. "Cuando no podemos cambiar la sociedad, cambiamos de serie", sin más.

James Carville y su esposa Mary Matalin inauguraron una nueva manera de hacer política. Se enfrentaron durante las elecciones presidenciales estadounidenses de 1992: Carville fue el estratega de Clinton, mientras Matalin aconsejaba al desafortunado George Bush. Estos spin doctors se aliaron a favor de George W. Bush años más tarde. Salmon resume su secreto del éxito en las elecciones: contar una historia, ser breve y ser emocional.

Debate entre iguales

Salmon reconoce que el pasado lunes vio el debate televisivo entre Rubalcaba y Rajoy, pero no encontró diferencias entre ambos. "Aún así, Rajoy es un político nulo desde el punto de vista del marketing. No se puede leer un texto delante de las cámaras de una manera tan inocente. Rubalcaba es más eficiente, pero está paralizado por el paradigma neoliberal", apunta Salmon.

El autor hace una llamada en favor de la actitud de Zapatero en los últimos meses. "Ha comprendido que la política es como las series de televisión, que su temporada ha terminado, que se tiene que retirar. Y se ha retirado. Su teleserie ha acabado porque su personaje ya no gusta. No es como Berlusconi", que trata de continuar el cuento, tal y como hizo Sherezade, para no ser decapitada.

Malos tiempos

Salmon advierte en estos momentos dramáticos el final del "gobierno del pueblo", inventado por los griegos hace más de 2.500 años. "La política ya no tiene que ver con la filosofía ni con la estrategia, sino con vender a los políticos como marcas".

Es decir, que si Maquiavelo conociera a algún think tank se asustaría: "El cinismo de sus sucesores le ha sobrepasado con creces". Los políticos ya no tienen margen de maniobra, los estados han perdido su soberanía y las elecciones son la forma ficticia de una elección. El panorama que pinta es desastroso. ¿Hay esperanza? "Sí, hemos vuelto a sentir la política gracias a la indignación mundial. Contrasta su horizontalidad con la verticalidad que hemos heredado de la política del siglo XIX".

"El neoliberalismo ha vaciado la política de contenido y los mercados se han quedado con la soberanía de los países. Los políticos sólo miran por mantener la calificación triple A". Y para ello se transforman, cambian de decorado, de relato una y otra vez. Cambian de rol, como el Zelig de Woody Allen, "para captar nuestra atención". Se fija en su presidente: "Sarkozy ha ido renovándose según los personajes a los que se acercaba. Empezó con Bush y Blair, pasó a Gordon Brown y de ahí a Merkel. El resultado es Merkozy. Y hace unos días en Cannes: Sarkobama", señala con humor.

Público, 11/11/11

Italia: Mario Monti e Goldman Sachs: governo tecnico o golpe finanziario?

Italia: Mario Monti e Goldman Sachs: governo tecnico o golpe finanziario?

Il rettore bocconiano Mario Monti, uomo della Goldman Sachs, sarà lo specialista che prenderà il posto del Premier Berlusconi? Un governo tecnicamente studiato a tavolino dai potenti del mondo? Scopriamolo insieme.

Lo smottamento berlusconiano e le promesse dimissionarie di Re Lear, che vede il suo impero economico vacillare, aprono nuovi scenari – ormai dati per scontati – della politica italiana. Inutile ribadire che le inaffidabili parole del Caimano vanno sempre prese col contagocce, giacché sappiamo che è capace di affermare tutto e il contrario di tutto. Tuttavia, gli sviluppi di queste ultime ore parlano chiaro: restare al governo è un suicidio privato. I suoi interessi stanno colando a picco (vedi azioni Mediaset precipitate rovinosamente) tanto da costringerlo a rinunciare: non per il bene del Paese, sia chiaro, bensì per il proprio.

E’ di oggi infatti la notizia, già ventilata da giorni, del successore, rettore bocconiano Mario Monti, appena nominato senatore a vita dal Presidente Napolitano. Il presunto tecnico che prenderà in mano le redini del Paese. Ma chi è Mario Monti? Tanti, immagino, non proprio addentrati nei meandri della finanza et affini, se lo saranno chiesto. Basta informarsi per scoprire che l’uomo designato a resuscitare la Repubblica è sicuramente un esperto di economia e quale economia! Scopro così informazioni illuminanti:

  • Presidente europeo della Commissione Trilaterale, un gruppo di interesse di orientamento neoliberista fondato nel 1973 da David Rockefeller membro del comitato direttivo del Gruppo Bilderberg. Dal 2005 è International Advisor per Goldman Sachs.

Avete capito bene, parliamo di una delle più potenti banche d’affari del mondo, quella che ha messo in ginocchio la Grecia (leggete qui e qui) e che ora, magicamente, piazzerà la sua pedina in Italia. Una figura, quindi, vicina, pericolosamente vicina a magnati del calibro del Re dei farmaci Rockefeller. E non solo, guardate i predecessori e i successori:

  • Romano Prodi, da consulente Goldman Sachs a Presidente del Consiglio in Italia
  • Mario Draghi, da Vicepresidente Goldman Sachs a Governatore della Banca d’Italia
  • Mario Monti, dalla Commissione Europea sulla concorrenza alla Goldman Sachs
  • Massimo Tononi, dalla Goldman Sachs di Londra a sottosegretario all’Economia nel governo Prodi del 2006
  • Gianni Letta, membro dell’Advisory Board di GS è nominato sottosegretario alla Presidenza del Consiglio del governo Berlusconi (2008)

Viene dunque da pensare a un disegno neoliberista premeditato dai Potenti del Mondo, che si va compiendo in tutto il suo splendore. Progetto che ci ha incastrati dal momento in cui abbiamo abbandonato la nostra valuta per abbracciare l’euro? A giudicare da questo articolo, direi proprio che è abbastanza chiaro. Dunque anche Prodi non ce l’ha raccontata giusta?

Siamo nelle mani di avvoltoi che detengono il potere economico planetario, e che hanno ridotto il nostro Paese al default. Impossibilitati a stampare moneta nazionale per rialzare l’economia italiana, succubi di una valuta comune che solo la BCE può emettere.

Guardate questa mappa dell’Europa: 21 governi di centrodestra su 27 paesi.

Mapa político de Europa

E sappiamo bene che la destra è dei ricchi capitalisti: Berlusconi, in Italia, ha imperversato per vent’anni. Ora il suo compito è finito: la marionetta preposta non è più adatta allo scopo di chi lo ha messo sulla poltrona presidenziale. Ma ciò che inquieta è il futuro prospettato dai poteri occulti che manovrano le fila del Pianeta: la totale approprazione dello Stato Italia. O dell’Europa, che forse è più calzante.

A giudicare dalla scelta del tecnico Mario Monti, direi che la strada del golpe finanziario è spianata: un governo tecnicamente studiato a tavolino. Era già tutto previsto.

Agora Vox, 11/11/11

Cataluña: La patronal Cecot celebra la política educativa del Govern "business oriented"

CelebraciónCataluña: La patronal Cecot celebra la política educativa del Govern "business oriented"

La patronal Cecot ha celebrado este miércoles el plan de fomento de los emprendedores "business oriented" en las escuelas catalanas, presentado por la consellera del ramo, Irene Rigau.

En un comunicado, la patronal ha explicado que su presidente, Antoni Abad, ya reclamó a la Generalitat en el transcurso de la 17 Noche del Empresario una administración y una sociedad "business oriented", propuesta que ahora aplicarán las escuelas catalanas incorporando nociones empresariales.

"Es el reto colectivo que la competitividad y la generación de progreso exigen", ha explicado Abad, quien ha suscrito las palabras del astronauta español Pedro Duque, quien critica que en España se enseña a buscar trabajo mientras que en Estados Unidos se enseña a abrir un negocio.

La Vanguardia, 10/11/11

Wal-Mart Plans Ambitious Expansion Into Medical Care

Wal-Mart Plans Ambitious Expansion Into Medical Care

Walmart
A trip to the local Wal-Mart, like this one in Oakland, Calif., could soon mean one less stop at the doctor's office.

Wal-Mart wants to be your doctor.

The nation's largest retailer is planning to offer medical services ranging from the management of diabetes to HIV infections, NPR and Kaiser Health News have learned.

In the same week in late October that Wal-Mart said it would stop offering health insurance benefits to new part-time employees, the retailer sent out a request for partners to help it "dramatically ... lower the cost of healthcare ... by becoming the largest provider of primary healthcare services in the nation."

On Tuesday, Wal-Mart spokeswoman Tara Raddohl confirmed the proposal. She declined to elaborate on specifics, calling it simply an effort to determine "strategic next steps."

The 14-page request, which you can read here, asks firms to spell out their expertise in a wide variety of areas, including managing and monitoring patients with chronic, costly health conditions. Partners are to be selected in January.

Analysts said Wal-Mart is likely positioning itself to boost store traffic, possibly by expanding the number of its in-store medical clinics and the services they offer.

The move would also capitalize on growing demand for primary care in 2014, when the federal health law fully kicks in and millions more Americans are expected to have government or private health insurance.

"We have a massive primary care problem that will be made worse by health reform," says Ian Morrison, a Menlo Park, Calif.-based health-care consultant. "Anyone who has a plausible idea on how to solve this should be allowed to play."

In-store medical clinics, such as those offered by Wal-Mart and other retailers, could also be players in another effort in the health law: collaborations between doctors and hospitals to streamline care and lower costs.

Such collaborations, known as accountable care organizations, might contract with in-store medical clinics, says Paul Howard, a senior fellow with the Manhattan Institute for Policy Research. He has studied retail clinics, some of which have recently expanded to offer services beyond simple tests and vaccinations, such as helping monitor patients with diabetes or high blood pressure.

Wal-Mart's request goes even further, asking possible partners to provide information on how they would oversee patients with complicated chronic conditions, including asthma, HIV, arthritis, depression and sleep apnea.

In health care, Wal-Mart has already flexed its super-size muscles when it comes to prescription drugs, says Ed Kaplan, a senior vice president at The Segal Company, an HR benefits firm. The company was the first to offer generic drugs at $4 for a month's supply,and its low-cost pharmacy is popular with employers and seniors. Kaplan says Wal-Mart could bring its massive purchasing power to medical supplies, diabetes test strips, just about anything.

Wal-Mart's efforts to partner with others on health care could help lower costs for some patients and increase access to primary care services. But the approach has detractors.

Family physicians have long been vocal critics of in-store clinics, arguing that patients need a regular source of care from someone who knows their medical history. Glen Stream, president of the American Academy of Family Physicians, says Wal-Mart's proposal takes health care in the wrong direction by further fragmenting care.

Others aren't sure the company's approach can really work. "Maybe Wal-Mart can deliver a lot of this stuff more cheaply because it is an expert at doing this with other types of widgets, but health care is not a widget and managing individual human beings is not nearly as simple as selling commercial products to consumers," says Ann O'Malley, a physician and senior health researcher at the Center for Studying Health System Change, a nonpartisan Washington think tank.

And will it save money? Because primary care services are not the main driver of health care costs in this country, "I would be surprised if this were a model that could truly attack cost problems," says O'Malley.

Whatever it does for health costs, it may also be a way to boost foot traffic and sales in Wal-Mart stores, says Colin McGranahan, a retail analyst for Sanford C. Bernstein & Co. "Their traffic has been declining for over two years and they've been losing market share," McGranahan says. "If you get someone in the door, you can also sell them milk and a shotgun."

Other retailers are ramping up their own medical offerings. CVS Caremark, Walgreens, Kroger, Target and others have recently reinvigorated efforts to open in-store medical clinics.

Until recently, Wal-Mart was the nation's leader in opening such clinics, but has dropped to third place with about 140 of them, well behind CVS Caremark's nearly 550 Minute Clinics and Walgreens' 355 Take Care clinics, according to data tracked by Tom Charland, CEO of Merchant Medicine, a Minnesota-based research and consulting firm. About 1,300 store-based clinics are open nationwide, he says.

They have different business models. Wal-Mart, which has more than 3,500 stores in the U.S., leases space to independent clinic vendors, for example, while CVS owns and staffs its Minute Clinics. While a few centers operated by retailers have doctors on site, most hire nurse practitioners or physician assistants to provide the care. In 2007, Wal-Mart CEO Lee Scott announced the firm would open 400 clinics by 2010.

But early efforts backed by venture capital money faltered and the firm failed to reach that number, says Charland. Wal-Mart then switched strategies and began leasing space to hospital systems, and the clinics began to grow again. Still, last month, the firm appeared to be struggling: Wal-Mart opened three in-store clinics, but closed 10, says Charland.

"This is an industry where people haven't figured out how to make money," he says. Hiring nurses isn't cheap — and business can be seasonal: more people come in during the cold winter months and business can slow to a crawl in the summer. "My guess is the whole purpose of (Wal-Mart's) request for information is to find someone to help them because they've not been able to pull it off."

NPR, 09/11/11

Outras novas relacionadas:

Distribuir contido