Negocios

Negocios

Transnational Institute: La crisis de la UE: guía de bolsillo

TNI: Guía de bolsilloTransnational Institute: La crisis de la UE: guía de bolsillo

Una útil guía de bolsillo que explica cómo la crisis de Wall Street se vio agravada por las políticas de la UE y cómo ha enriquecido al 1% de la población en detrimento del 99%, y apunta a posibles soluciones que priorizan a las personas y el medio ambiente por encima de los beneficios empresariales.

La crisis de la UE: guía de bolsillo (428 KB)

Índice

  • Cómo una crisis de la deuda privada se convirtió en una crisis de la deuda pública y en una excusa para la austeridad
  • La forma en que los ricos y los banqueros se beneficiaron, mientras que la gran mayoría perdió
  • Las devastadoras consecuencias sociales de la austeridad
  • La respuesta de la UE a la crisis: más austeridad, más privatizaciones, menos democracia
  • Diez alternativas presentadas por grupos de la sociedad civil para que la gente y el medio ambiente sean más importantes que la codicia empresarial
  • Recursos para mayor información

Fuentes para la elaboración de la guía

Gracias a Susan George, Myriam van der Stichele y a Andy Storey por sus comentarios, y a Ricardo Santos por el diseño.

Pages: 12pages

Transnational Institute

Juan Gelman: Wall Street ocupada y preocupada

Juan Gelman: Wall Street ocupada y preocupada

A Ocupar Wall Street merece ya el nombre de movimiento nacional: se ha extendido a decenas de ciudades importantes de EE.UU. con idénticas consignas, consigue apoyo sindical y estudiantil. Es un movimiento pacífico, como prueba la reacción de los ocupantes de Oakland: el martes respondieron con una marcha sin mayores incidentes al brutal ataque policial contra su campamento que terminó con cien arrestos y un agredido baleado y en estado de coma. Es pacífico pero no pasivo y el miedo empresarial pasa sigiloso por las calles del centro financiero más importante del mundo.

Es notorio que estos indignados se declaran representantes del 99 por ciento infortunado de la población estadounidense y que sus reclamos están dirigidos al opulento uno por ciento del país. Forbes invitó a varios multimillonarios de sus listas a visitar de incógnito a los reunidos en el Parque Zuccotti, ahora de la Libertad, para conocer de primera mano las demandas de los ocupantes. Sólo aceptó Jeff Greene, magnate del negocio inmobiliario al que la revista le calcula un capital de 2100 millones de dólares, y éste fue su comentario: “Por ahora es como una manifestación estudiantil, una muestra de la frustración de la clase media, pero podría eventualmente desembocar en la violencia, el próximo paso a temer” (www.forbes.com, 19/10/11).

No falta el ejecutivo que contactó a una agencia privada de seguridad “solicitando ayuda para planear su huida de EE.UU. en el caso de que el gobierno federal fuese derrocado”, informa el New York Times. Ni el banco que distribuye entre sus empleados un manual de seguridad ad hoc con instrucciones como éstas: “Evitar las zonas pobres o aisladas que los tornan vulnerables a un ataque”. O: “Eludir confrontaciones y contactos innecesarios con los manifestantes”, “No portar la identificación o algún logo del banco”, “No caminar o conducir solo”, “No razonar o argumentar con los manifestantes”, “Si le parece que está en peligro o si observa actividades sospechosas o ilegales, llame a la policía o marque 911”, “Sea un buen testigo y procure recordar al máximo posible los detalles de lo que ocurra” y otras del mismo tenor (www.truthout.org, 16/10/11).

Hay, sin embargo, seres felices en medio de esta paranoia: los fabricantes de dispositivos de seguridad y los directores de las agencias del ramo. Ejecutivos de bancos, compañías financieras y aseguradoras llaman cada vez con más frecuencia a las firmas que se ocupan de proporcionar seguridad. Paul M. Viollis, confundador de Risk Control Strategies –que vende protección a algunos de los ejecutivos más importantes de Wall Street–, espera “duplicar con creces sus ingresos este año” (www.nytimes.com, 18/10/11). Christopher Falkenberg, director de Insite Security, dice que los suyos aumentarán un 40 por ciento. Las tarifas son picantes.

Un guardaespaldas fornido y entrenado del “servicio profesional de protección” puede costar 200 dólares la hora y un chofer full-time hasta 150.000 por año. La vigilancia de locales y oficinas se cobra por metro cuadrado y el precio de un sistema completo de seguridad para viviendas oscila entre los 100.000 y 1,5 millón de dólares. Se ofrecen –y se venden– además ventanales a prueba de balas y artefactos de vanguardia como cerraduras biométricas que sólo se dejan abrir si la huella digital es la correcta, cámaras de infrarrojo que graban aunque la oscuridad sea total y sensores especiales que detectan movimientos de algún posible intruso. La panoplia es amplia. Y cara.

En tanto, los indignados multiplican acciones novedosas. Instan a escribir cartas con los agravios bancarios padecidos y enviarlas a los gigantes financieros como Goldman Sachs, Bank of America o Wells Frago y aun personales a unos 180 de sus ejecutivos prolijamente elencados (www.occupytheboardroom.org). El propósito es irónico: como “la vida de los de arriba se ve rodeada por una creciente y terrible soledad”, esas cartas les permitirán saber “que alguien está pensando en ellos”. No deben de ser pensamientos halagadores para los CEO de Morgan Stanley o del Citigroup. Los ocupantes proyectan inaugurar un tribunal público para juzgar los delitos contra los estadounidenses cometidos por Goldman Sachs.

El grupo Anonymous probó su eficacia hackeadora bloqueando a megaempresas como Master Card, Paypal, Visa y Amazon en apoyo de Wikileaks. Ahora promete acciones en favor de los indignados y el asalto más peligroso para el sector financiero estadounidense no se detendrá con ventanas blindadas ni cerraduras biométricas. Las nuevas técnicas electrónicas son algo serio.

Página 12, 03/11/11

Francisco Balaguer: Democracia en quiebra

Francisco Balaguer: Democracia en quiebra
Francisco Balaguer, Catedrático de Derecho Constitucional

Primero fue Portugal. El presidente del Eurogrupo lo dejó bien claro: gobierne quien gobierne Portugal, las políticas que aplique tendrán que ser las mismas. Llegará un momento en que, con esos planteamientos, algunos dirigentes europeos terminarán por ver los procesos electorales como un gasto inútil e innecesario.

Después fue España, nada menos que una reforma constitucional motivada por el deseo de calmar a los mercados. Pero los mercados no se han calmado: de hecho ni siquiera sabían que España tuviera algo tan extravagante como una Constitución democrática (debemos recordar que muchos especuladores financieros proceden de regímenes autoritarios, lo que explica muchas cosas). Buena prueba de ello la hemos tenido menos de un mes después de entrar en vigor la reforma, cuando una agencia de calificación bajó la nota de “la República de España”.

Ahora viene Grecia (Italia no cuenta: sigue bajo el reinado de Berlusconi y, por tanto, fuera del tiempo y de la historia). La convocatoria de referéndum ha despertado los instintos más bajos de los mercados. Pero también los de los líderes “democráticos” europeos. Por ejemplo, los de Sarkozy, que ha declarado: “Aunque es legítimo dar la palabra al pueblo, el plan de rescate financiero de la eurozona para Grecia es la única vía posible para resolver el problema de la deuda griega”. La misma paradoja de siempre: podéis elegir gobiernos o votar en procesos refrendatarios, pero ya sabéis que sólo hay un camino, que además está decidido de antemano.

En sentido similar, de rechazo al referéndum, se ha manifestado nuestro Gobierno a través de su portavoz, que ha indicado que “es una mala noticia para España y para Europa”. Quizás en términos económicos lo sea. Desde una perspectiva constitucional, sin embargo, es un soplo de aire fresco para una democracia que se ahoga. Por eso, al presidente del Eurogrupo, que ha declarado que un rechazo al segundo rescate en el referéndum podría suponer la “quiebra” de Grecia, habría que responderle que el referéndum griego quizás no contribuya a evitar la quiebra económica de ese país pero, al menos, contribuirá a evitar la quiebra de la democracia.

Público, 03/11/11

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia
José Antonio Estévez Aráujo, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Barcelona, redactor de Mientras Tanto y colaborador de Alba Sud

Tres libros publicados recientemente en España abordan el tema de los efectos de la globalización neoliberal sobre la democracia. Uno es el de Sidney Tarrow titulado El nuevo activismo transnacional (Barcelona, Hacer, 2010). El segundo es la monumental obra de Saskia Sassen titulada Territorio, autoridad y derechos. De los ensamblajes medievales a los ensamblajes globales (Buenos Aires, Katz, 2010) y el más reciente de todos ellos, el texto de Gerardo Pisarello titulado Un largo Termidor. La ofensiva de un constitucionalismo antidemocrático (Madrid, Trotta, 2011).

En relación con los efectos del neoliberalismo sobre la democracia, Naomi Klein decía en su libro La doctrina del shock algo extraordinariamente acertado: una de las estrategias centrales del neoliberalismo ha consistido en colocar sus principios fundamentales fuera del alcance de los mecanismos representativos. Poner esos principios en la constitución o en los tratados europeos era una manera de "blindarlos” y sustraerlos al juego político ordinario. El ejemplo de la independencia de los bancos centrales es el más claro desde el punto de vista de la autora canadiense. Así, el Consejo Nacional Sudafricano fue obligado a consagrarlo en la constitución como una de las condiciones para la transición en el país del apartheid. En Europa, el euro trajo consigo el Banco Central más independiente del mundo. Su única misión es mantener la estabilidad de los precios. La Reserva Federal norteamericana, al menos, tiene que velar también por el mantenimiento del empleo.

La estrategia de situar los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia se pone también claramente de manifiesto en los principios de política económica incluidos en la "constitución europea” desde el Tratado de Maastricht. La reciente reforma de la Constitución Española ha tenido como objetivo "internalizar" el Pacto de Estabilidad y Crecimiento incluido en los Tratados. Lo que se ha hecho al constitucionalizarlo es reforzar su exigibilidad. Ahora no estará protegido únicamente por los mecanismos de defensa propios del derecho europeo sino también por los instrumentos jurídicos de defensa de la constitución. Resulta igualmente inalcanzable que antes y, además, su protección jurídica se ha reforzado. La idea de poner los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia es un leitmotiv adecuado para rastrear lo que ha sucedido con las posibilidades de participación de las personas en el gobierno (o la "gobernanza”) del mundo globalizado. Nos puede servir también como hilo conductor para rastrear y comparar las tesis defendidas por los tres libros reseñados.

El más antiguo de los tres es el de Tarrow, publicado en su lengua original en 2005. Sidney Tarrow es uno de los más respetados e interesantes estudiosos de los movimientos sociales. En "El nuevo activismo transnacional” analiza los procesos de "globalización desde abajo” en terminología de Boaventura de Sousa Santos. Es decir, Tarrow analiza las formas de actuación, las alianzas, la difusión de las reivindicaciones, etc. conducentes a dotar a los movimientos de protesta y a sus reivindicaciones de una dimensión transnacional. En el libro aparecen desde la lucha de los agricultores franceses contra las imposiciones de Bruselas, hasta el movimiento zapatista; desde la yihad islamista internacional, hasta el Foro Social Mundial. Juntos, pero no revueltos. La inclusión del islamismo combatiente no parece responder a una toma de postura sobre su legitimidad, sino al interés por el estudio de los procesos que han llevado a la transnacionalización del mismo.

El libro de Tarrow llega, desde el punto de vista histórico, hasta la época de apogeo del Foro Social Mundial. De todas formas, su exposición no está organizada cronológicamente. Los capítulos analizan tipos de procesos de transnacionalización del activismo. Y resultan enormemente ricos en datos y estudios de mecanismos de difusión de ideas y configuración de organizaciones de muy diverso tipo.

Una de las bases del análisis de Tarrow es la distinción entre "globalización” e "internacionalización". La "globalización” se refiere a los fenómenos de desregulación y liberalización generadores de mercados tendencialmente mundiales. La internacionalización se refiere a lo ocurrido en el "campo político internacional” (por utilizar la terminología de Bourdieu). Ese espacio estuvo durante muchos siglos fuertemente acotado, permitiendo sólo a los estados y a las organizaciones interestatales el acceso al mismo. Con la globalización, la situación se ha vuelto mucho más compleja. Nuevos actores "privados” han entrado en el campo, como las grandes corporaciones multinacionales y sus asociaciones. También están presentes dentro del campo político internacional diversas ONG’S transnacionales con legitimación para participar en las conferencias de instituciones internacionales como la ONU. Asimismo, han aparecido nuevas instituciones internacionales no ya interestatales, sino con carácter supraestatal: desde la OMC en el ámbito global hasta la UE en el espacio europeo.

Por otro lado, los actores del campo político internacional no pueden ser contemplados ya como instituciones unitarias configuradas de forma burocrática y centralizada. Muchos de ellos se han desestructurado y forman redes con fragmentos de otras instituciones y con sujetos privados. Saskia Sassenpresta una especial atención al "descoyuntamiento” del estado fruto del proceso de globalización. Determinados fragmentos institucionales del estado, como los bancos centrales o los funcionarios encargados de la defensa de la competencia forman redes transnacionales con sus homónimos en otros estados o en instituciones supraestatales. Estas redes pueden ser formales o informales, estar o no sujetas a la supervisión de los respectivos estados y permitir o no la participación de sujetos privados (especialmente empresas y asociaciones empresariales). En cualquier caso tienen un extraordinario poder en el campo político internacional y su actuación es absolutamente opaca quedando fuera del alcance de cualquier mecanismo de control o participación por parte de las personas "de a pie”.

Todo eso ofrece un panorama enormemente complejo, distante y falto de transparencia. A la complejidad de la dinámica del campo jurídico internacional se añade la fluidez del cambio de escala nacional-internacional. En efecto, la distinción interno-externo es una de las que más claramente ha entrado en crisis con la globalización. Hoy día nos encontramos, por ejemplo, ante una gran confusión entre las acciones de policía y las acciones de guerra. En otros tiempos, sin embargo, quedaba claro el carácter interno de la actuación policial e internacional de la guerra (salvo el caso de las guerras civiles). Esa fluidez del cambio de escala se manifiesta en el hecho de que una decisión o protesta nacional pueda adquirir trascendencia mundial (como la "ocupación” de Wall Street), que una decisión adoptada en otro continente pueda tener consecuencias locales tremendamente graves (por ejemplo, la decisión de la sede central de una transnacional de cerrar sus plantas en un determinado país), que las decisiones adoptadas por las instituciones políticas de un estado tengan efectos enormemente perjudiciales para la población de otro cuyos integrantes no han podido influir en el proceso (como ocurre con las consecuencias de la política económica alemana para los países del sur de Europa) o que los movimientos que protestan en un país puedan conseguir apoyo de otros movimientos de países diferentes para lograr sus objetivos.

El incremento de complejidad del campo político tanto nacional como internacional (en caso de tener todavía algún sentido esa distinción) da lugar según Tarrow a nuevas amenazas para los movimientos sociales, pero también a nuevas "oportunidades”. Ese es el aspecto más discutible del planteamiento de este autor. Pues su texto transmite siempre la impresión de que el balance entre las nuevas amenazas y las nuevas oportunidades es equilibrado: que lo que se pierde por un lado, se gana por otro. Los movimientos sociales tienen que transnacionalizar sus luchas para conseguir objetivos antes susceptibles de ser alcanzados a escala nacional (el libro editado por Boaventura de Sousa Santosy César A. Rodríguez Garavito El derecho y la globalización desde abajo está lleno de casos que lo demuestran). Pero no creo que las nuevas "oportunidades” que crea la transnacionalización del campo político compensen la mayor dificultad derivada de la necesidad de buscar alianzas internacionales para conseguir objetivos que antes se podían alcanzar movilizándose sólo a escala local o nacional. El planteamiento de Tarrow suena un poco a "hacer de la necesidad virtud”. Sin embargo, el hecho de que se multipliquen los casos de globalización desde abajo no significa que la capacidad real de incidencia de los movimientos sociales se haya mantenido, ni mucho menos aumentado con la globalización. En realidad, la globalización ha aumentado mucho el poder de los "de arriba” y ha disminuido enormemente el poder de los "de abajo” y Tarrow, sin embargo transmite la sensación de que todos han salido ganando.

Gerardo Pisarello sostiene en su libro "Un largo Termidor" la tesis de que con la globalización las constituciones han adquirido un fuerte componente oligárquico en detrimento de su componente democrático. Pisarello habla en ese sentido de que en la actualidad las constituciones tienen un carácter claramente "mixto".

El proceso de "oligarquización" es especialmente evidente en el caso de la Unión Europea. Los lobbies que representan a las empresas y a las asociaciones patronales tienen una influencia determinante en las decisiones de las instituciones europeas. Desde 1986, tras la aprobación del Acta Única, se optó porque la comunicación de la Comisión Europea con la "sociedad civil" se hiciera por medio del sistema de lobbies. Y aunque las asociaciones ecologistas o de consumidores son consultadas por la Comisión, su capital cultural económico y social no se puede comparar con el de los 15.000 lobbistas de las empresas presentes en Bruselas.

Las organizaciones empresariales y patronales europeas no sólo influyen en el proceso legislativo ordinario, sino que también han tenido un gran peso en el proceso constituyente. Son consultadas respecto a las modificaciones de los Tratados ejerciendo una influencia determinante en la redacción de los mismos. Así, por ejemplo, la proliferación de agencias independientes en el seno de la Unión Europea ha sido fruto fundamentalmente de la presión empresarial. Las grandes corporaciones prefieren que sean agencias "independientes" las que lleven a cabo las tareas de regulación porque les resulta relativamente fácil "colonizarlas". El caso de la Agencia Europea del Medicamento lo pone claramente de manifiesto.

Aparte de la posición privilegiada de los lobbies empresariales, la Comisión Europea ha expresado en repetidas ocasiones su desprecio hacia la voluntad popular. En un documento del año 2001 que sigue siendo representativo de la mentalidad de la "Eurocracia", el Libro Blanco sobre la Gobernanza Europea, la Comisión hace una agria crítica de los resultados del referéndum irlandés de ese mismo año que dijo no al Tratado de Niza. Los irlandeses son el único pueblo de Europa que tiene derecho a decidir por referéndum si aprueba o no las modificaciones de los tratados europeos. Eso es así por una disposición constitucional que considera dichos tratados como reformas de la constitución que deben ser sometidas a plebiscito. La Comisión Europea critica el no irlandés debido a la "escasa calidad del debate que lo precedió". Después adopta una posición que cabría calificar de "despotismo ilustrado" pues considera que el problema es que los ciudadanos europeos no se dan cuenta de los muchos beneficios que reciben gracias a la acción de la Unión Europea. Decir que el problema es de "visibilidad" y no de democracia conlleva afirmar que el pueblo, en este caso el irlandés, se equivocó. Obviamente también se equivocaron más tarde el pueblo francés y el holandés cuando votaron que no al proyecto de Constitución Europea. Por eso el contenido del proyecto de constitución ha sido trasladado al Tratado de Lisboa, aprobado sin intervención de los pueblos afectados (salvo el irlandés que tiene el derecho de pronunciarse en virtud de su constitución). Está claro que si existe una contradicción entre la voluntad de las instancias europeas y la voluntad del pueblo a quien hay que disolver, naturalmente, es al pueblo.

La manera como se utiliza el "derecho fuerte” (hard law) y el "derecho débil” (soft law) a nivel supraestatal también es una forma de poner el neoliberalismo fuera del alcance de la democracia. El AMI (Acuerdo Multilateral de Inversiones) fue un intento de crear un derecho internacional fuerte que protegiese las inversiones de las transnacionales en países extranjeros. Como muy bien recuerda Pisarello el AMI fracasó. Pero si analizamos los tratados bilaterales de inversiones firmados desde entonces (por ejemplo el firmado entre España y Bolivia) veremos que el objetivo del AMI se ha alcanzado por medio de las disposiciones contenidas en los mismos. En estos tratados se protege a los inversores extranjeros frente a las expropiaciones, frente a la normativa social o ambiental que les pudiera perjudicar y, sobre todo, se establece un régimen de solución de conflictos ajeno al estado destinatario de las inversiones y favorable a los intereses de las transnacionales: el centro internacional de arbitraje del Banco Mundial (CIADI). Mientras tanto, las empresas transnacionales regulan la "responsabilidad social" que tienen en los países destinatarios de sus inversiones o a los que deslocalizan la producción mediante subcontratación por medio de "códigos de conducta" que ellas mismas elaboran y que no pueden ser alegados ante instancia judicial alguna.

La combinación de derecho duro neoliberal y derecho blando social es especialmente patente en la UE. Si comparamos, por ejemplo, los artículos de la Versión Consolidada del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en materia de defensa de la competencia (101-106) con los referidos al empleo y la política social (145-161) nos daremos cuenta inmediatamente de la diferencia de lenguaje. Para defender la competencia, la UE dicta normas obligatorias, prohíbe taxativamente determinadas actuaciones tanto a las empresas como a los estados y la Comisión tiene facultades para sancionar a quien las viole (uno de los últimos sancionados ha sido la empresa Microsoft por incluir programas suyos en el paquete del sistema operativo Windows). El lenguaje relativo al empleo y la política social es completamente diferente. En los artículos correspondientes se habla de "coordinación" de las políticas de los estados, de respetar la "diversidad" de las prácticas nacionales, de la realización de "informes", de que el Consejo, a propuesta de la Comisión elaborará "orientaciones" y "recomendaciones" dirigidas a los estados, del "aprendizaje mutuo", de las famosas "mejores prácticas", de competencias legislativas que deben ejercerse por unanimidad y de la prohibición de armonizar determinadas políticas a nivel europeo.

Esa estrategia de reservar el hard law y las competencias fuertes para el derecho neoliberal y dejar el soft law, la falta de competencias y la exigencia de que las decisiones se adopten por unanimidad para las políticas sociales es funesta. Es un mecanismo que debilita sistemáticamente los resortes del estado asistencial y los derechos laborales sin que las personas de a pie puedan hacer nada para cambiarlo por medio de los mecanismos de representación política; pues, como hemos visto, les ha sido sustraído el poder constituyente por lo que a los tratados europeos se refiere (con excepción del referido caso del pueblo irlandés).

Pero la obra maestra del neoliberalismo para situarse fuera del alcance de la democracia (especialmente en Europa) ha sido otra distinta de las anteriores. Ha consistido en convencer a los socialdemócratas de que la política neoliberal es la única política económica posible. Como señala Pisarello, el episodio decisivo fue el fracaso del último proyecto reformista serio en un país europeo: el de la coalición social-comunista francesa a principios de los 80. Sus intentos de introducir cambios estructurales y la nacionalización de algunas entidades bancarias obtuvieron como respuesta huidas de capitales y presiones de los mercados financieros internacionales. El fracaso sirvió de "aviso para navegantes", aceleró el proceso de integración del mercado europeo, y convirtió masivamente a los socialdemócratas al neoliberalismo. Al no existir diferencias de fondo entre los planteamientos de política económica en los socialdemócratas y de los partidos expresamente neoliberales, los ciudadanos no tienen en realidad más opción que elegir el neoliberalismo o no votar. Una anécdota que cuenta Pisarello resulta enormemente significativa a ese respecto: interrogada Margaret Thacher sobre cuál fue el mayor éxito de su carrera política, ella respondió: "mi mayor triunfo político ha sido... Tony Blair".

Adital, 31/10/11

Soledad Gallego-Díaz: Ellos no tienen miedo

Soledad Gallego-Díaz: Ellos no tienen miedo

Todos estamos muertos de miedo, los ciudadanos y los políticos, los gobiernos en pleno, aterrorizados, ante el temor que nos agobia cada día de que el sistema financiero pueda naufragar. Hay que aceptar sacrificios, recortes y despidos, los políticos deben someterse a una brutal pérdida de credibilidad ante los ciudadanos, todo ello porque nos amenaza la peor de las catástrofes.

Curiosamente, los únicos que no parecen tener miedo son, precisamente, los responsables y gestores de ese sistema, los banqueros, los ejecutivos de las grandes compañías financieras que dan la impresión de estar mucho más tranquilos que nosotros. Quizás lo menos importante sea lo más visible: hagan lo que hagan, no van a la cárcel. El caso más ejemplar es el de Angelo Mozilo, responsable de la empresa Countrywide Financial, especialista en hipotecas basura y "paquetes tóxicos", al que la reguladora de la Bolsa norteamericana anunció, orgullosamente que imponía una multa de 67,5 millones de dólares. Pagó sin rechistar: se calcula que Mozilo ganó unos 600 millones de dólares en su estupendo cargo.

Lo importante, la razón por la que no están asustados ni nerviosos es porque, poco a poco, han vuelto a imponer sus criterios. Ojo, nos dicen, casi todo lo que proponen los críticos, los indignados y sus asociados, todo eso de subir impuestos a los ricos, acentuar la regulación de los mercados, vigilancia estricta y transparencia, puede tener resultados contraproducentes. Mucho cuidado, nos dicen, porque así no se podrá reactivar los mercados de trabajo, ni el crédito, ni podremos salir de la crisis. La culpa de la crisis no la tenemos nosotros, sino los gobiernos que han gastado irresponsablemente. Y tengan en cuenta que son irresponsables no solo cuando gastan sin motivo, como podrían pensar, sino también cuando dedican demasiado dinero a la educación, a la sanidad, a los transportes, a las pensiones o a los minusválidos. Eso es lo que nos ha llevado a la ruina. ¿Por qué van a estar ellos asustados, si la culpa es nuestra?

Pues no. La crisis no la han provocado las locas exigencias de los ciudadanos, sino los ininteligibles paquetes financieros, las hipotecas tóxicas y las operaciones de alta ingeniería. Ellos. Como explicaba en este periódico Xavier Vidal-Folch, el capital de la banca (al que la UE va a destinar tanto dinero) no se ha erosionado fundamentalmente por culpa de la bajada de valor de la deuda soberana, sino por el tumor que han supuesto esos activos tóxicos, de los que ahora, de repente, nos hemos olvidado todos.

Ha habido dinero a espuertas para acallar las dudas. ¿Cuánto habrán gastado en estos últimos años los grupos de presión que trabajan en el congreso norteamericano para defender sus intereses? Abunda el dinero para esas cosas. Claro que no es justo reprocharles falta de honestidad a los lobbies, sino a los congresistas que se animan a hacerles caso y a los políticos que no son capaces de hacerles frente.

Nos engañan como a bobos. La revista polaca Res Publica Nowa explicaba el otro día, a propósito de sus propias elecciones, algo que se puede aplicar a todos nosotros: "Buscamos alguien que tome la responsabilidad, que lleve adelante decisiones en nuestro nombre, que ofrezca una visión, restablezca la confianza en el Estado, nos haga sentirnos libres de las obligaciones de la ciudadanía en los próximos años". Exactamente, eso es a lo único a lo que deberíamos tener miedo. No al fracaso del sistema financiero, a su permanente amenaza, que tan poco les inquieta ellos, sino a que terminemos pidiendo a alguien que nos libere de nuestras obligaciones como ciudadanos. Hay que sacudirse el miedo, y estar seguros de que, pese al clima de incertidumbre con que nos despiertan cada día, es posible recuperar la fe en el futuro.

El País, 30/10/11

TNI: The EU Crisis Pocket Guide

The EU Crisis Pocket GuideTNI: The EU Crisis Pocket Guide

A useful pocket guide on how a crisis made in Wall Street was made worse by EU policies, how it has enriched the 1% to the detriment of the 99%, and outlining some possible solutions that prioritise people and the environment above corporate profits.

Pocket guide: 12 page (PDF, 403KB)
Pocket guide: 7 page (PDF, 373KB)
Pocket guide: 8 page (PDF, 399KB)

Contents

  • How a private debt crisis was turned into a public debt crisis and an excuse for austerity
  • The way the rich and bankers benefited while the vast majority lost out
  • The devastating social consequences of austerity
  • The European Union's response to the crisis: more austerity, more privatisation, less democracy
  • Ten alternatives put forward by civil society groups to put people and the environment before corporate greed
  • Resources for further information

Sources for the guide

Thanks to Susan George, Myriam van der Stichele, Andy Storey for comments and Ricardo Santos for the design.

Transnational Institute, 28/10/11

Chile: Los conflictos de interés tras el negocio de las agencias acreditadoras de universidades

Piratas de calidadChile: Los conflictos de interés tras el negocio de las agencias acreditadoras de universidades
Ex ministros y ex rectores aparecen a uno y otro lado del mesón

En teoría velan por la calidad de los programas y carreras del sistema de educación superior chileno. Pero la institucionalidad creada en 2006 enfrenta hoy diversos cuestionamientos, como que los nombres que circulan en el ambiente juegan a las “sillas musicales”. Para Educación 2020 sólo sirven para mejorar la imagen en su objetivo de capturar alumnos-clientes. Algunos de sus miembros también defienden su rol e idoneidad.

Hace poco más de dos semanas la Universidad Nacional Andrés Bello recibió una buena noticia: logró acreditar por cinco años el Programa de Formación de Especialistas en Psiquiatría del Adulto. Un punto a favor para una universidad que se creó el año 1988 y que se ha posicionado entre las principales instituciones privadas de educación superior del país.

“El objetivo de la acreditación de los programas de las especialidades del área salud es, en último término, velar por la calidad de los cuidados profesionales médicos y por el respeto de los derechos y la dignidad de los enfermos”, señala en su sitio web Apice Chile, la agencia que acreditó la especialidad que si bien cumplió con la ley al momento de dar los años de gracia, con este cotidiano hecho deja al descubierto uno de los cuestionamientos más duros en contra del sistema de acreditación: los conflictos de interés que eventualmente pueden tener los dueños de las agencias, uno de los pilares del modelo. A veces están en la vereda de los evaluadores y, en otras ocasiones, en la de los evaluados.

El decano de la Facultad de Medicina de la UNAB fue hasta marzo de este año Pedro Uribe, quien abandonó ese puesto para hacerse cargo de la rectoría. El punto es que al mismo tiempo que dejaba el decanato, también renunciaba al directorio de Apice Chile, que sólo meses después acreditaría la especialidad de la UNAB.

Las agencias fueron creadas por la Ley Nº 20.129 de noviembre de 2006, que estableció un Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad y creó la Comisión Nacional de Acreditación (CNA). Los criterios de calidad son definidos por la ley. Si las carreras cumplen, se acreditan por hasta siete años. En el caso de los postgrados, el tope es de 10 años.

Sin embargo, muchos expertos coinciden en que su nacimiento fue un parto con fórceps. Eugenio Díaz –ex vicepresidente de la Comisión Nacional de Acreditación y actual consejero del organismo– dice que las agencias de acreditación fueron creadas por sugerencia de quienes temían que la CNA expresara una intromisión indebida del gobierno en la autonomía de las instituciones de educación superior, refiriéndose a la derecha. “Para compensación o contrapeso se propuso la creación de las agencias acreditadoras, instituciones privadas, sin tradición en el país, asignándole la función de acreditar carreras de pregrado en las áreas en que fueren autorizadas y programas de magíster”, señala Díaz.

Las sillas musicales

Las agencias acreditadoras reconocidas por la CNA son ocho y nacieron entre 2008 y 2010. Son las encargadas de dar garantía pública de calidad de las carreras y programas impartidos por las instituciones de educación superior autónomas. Cobran entre 3 millones y más de 8 millones de pesos –como mínimo– por acreditar una carrera. “A veces hacen combos por acreditar más de una”, cuenta el encargado del área administrativa de una universidad.

Según datos de la CNA, desde la creación del sistema, el conjunto de las ocho agencias acreditadoras autorizadas han realizado 858 procesos de acreditación en pregrado y 53 de postgrado. Acreditacción es la que ha desarrollado el mayor número de procesos (235), seguida por Agencia Akredita QA (208) y Agencia Acredita CI (156). En general han acreditado a más del 90% de programas y carreras que han evaluado.

Acreditacción es una sociedad anónima que comenzó a funcionar en junio de 2008. Su directorio está presidido por Moisés Silva, reconocido experto del mundo académico y en aseguramiento de la calidad de la educación desde el año 1991. Trabajó en la Universidad de Concepción, fue consejero de la CNAP -predecesor del actual sistema de acreditación- y fue director de aseguramiento de la calidad de la Universidad Mayor. Silva es también, actual vicerrector de Aseguramiento de la Calidad de la UNAB. En la empresa también está Juan José Villavicencio, ex rector de la Unicyt.

Akredita QA fue autorizada para operar el 9 de julio de 2008 y en su constitución jurídica figuran Luis Riveros Cornejo, ex rector de la Universidad de Chile; Manfred Max-Neef, ex rector de la Universidad Austral; Ubaldo Zúñiga, ex rector de la Usach; Iván Navarro, ex vicerrector académico de la Universidad de Los Lagos; Jaime Pozo, ex rector de la Universidad de La Serena y Carlos Lorca, ex secretario ejecutivo del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch). “Puede estar permitido por la ley, ¿pero tú crees que no hay conflictos entre una agencia formada por rectores y vicerrectores si son todos amigos y más de una vez se sientan a la misma mesa a comer?”, comenta un ex miembro de la CNA.

Según los registros de la CNA es esta agencia la única que ha recibido una sanción de ese organismo. Según consta en el Acuerdo Nº39, el 24 de agosto de 2010, María Torres Salazar envió una carta al ministro de Educación –entonces Joaquín Lavín– para advertir una posible colisión de intereses en la acreditación de la carrera de Educación Parvularia del Instituto Profesional Los Leones, ya que Luis Riveros no era sólo presidente de la institución que acreditaba, sino que también  miembro del Consejo Académico Superior de ese instituto.

María Teresa Torres cuenta hoy a El Mostrador por qué tomó esa decisión. En ese tiempo ella abandonaba el trabajo que realizó por 12 años en la institución –donde se desempeñó como directora de administración y asegura que esa acreditación jamás debió existir. “Ni la carrera ni el instituto debió ser acreditado. Primero porque es sólo un gran negocio; si hacemos un símil con el retail podríamos decir que es como La Polar. No hay filtro, se pueden matricular sólo con el carnet, antes se pedía la Prueba de Aptitud… Los estudiantes quedan botados a mitad de camino, más del 50% deserta. Pero lo principal es que como resultado no había educación de calidad”, enfatiza Torres.

Hace dos semanas la Agencia Acreditadora de Chile terminó la última visita para visar la carrera de Educación de Párvulos de la Universidad Finis Terrae. El presidente de esta agencia es Pablo Baraona –fundador de esa misma universidad. Esta agencia del ex ministro de Economía y Minería de Pinochet, además de ex presidente del Banco Central, es compartida con Óscar Cristi Marfil –hermano de la diputada María Angélica Cristi- y rector de la Universidad de Los Andes entre los años 2000 y 2004–; Óscar Garrido Rojas, quien ha sido miembro del Consejo Superior de la Universidad Finis Terrae y rector de la Universidad de Talca. A ellos se suma también Sergio Thiers, actual vicerrector de acreditación y evaluación de la calidad de la Universidad Autónoma de Chile, fundada por el actual ministro de  Justicia, Teodoro Ribera.

Pese a la publicitada pelea con los Legionarios de Cristo que sacó anticipadamente a Baraona de la rectoría ¿No es cuestionable que esta agencia acredite una carrera de la Finis Terrae? “Por supuesto que no”, responde Álvaro Vial Gaete, director ejecutivo de A&C, quien fue vicerrector académico de esa casa de estudios entre 1996 y 2004.

“Acá estamos compitiendo y nadie gana excesivamente. Nadie se ha llenado los bolsillos de plata; sino estaríamos llenos de agencias”, señala Vial, quien agrega que a pesar de que en el sistema hay muchos que están del lado de los evaluados y evaluadores –y viceversa– hay una frontera ética que es imposible vulnerar. “A ver, las carreras van tres pares evaluadores y después cinco consejeros que estudian lo que hicieron los pares y cada uno tiene muchos méritos, no es una tropa de gente que no sabe nada de nada”, señala.

Sin embargo, Eugenio Díaz asegura que claramente la situación puede prestarse al menos para dudas. “Sería conveniente restringir quiénes pueden constituir las agencias. La extrema libertad actual da espacio a algunas situaciones complejas, que resulta difícil comprender, en que se presentan evidentes conflictos de intereses, que podrían evitarse con una regulación más cuidadosa”, dice Díaz.

Las otras agencias también están en manos de personas ligadas a las universidades. La agencia Qualitas está ligada a la Universidad Católica y al DUOC UC. De hecho, funciona en el Campus Oriente. “Pese a que esta agencia es seria, de igual modo puede prestarse para confusiones que esté tan ligada a un establecimiento de educación superior”, señala un actual miembro de la CNA.

Otras agencias más pequeñas son la Agencia Acreditadora de Ciencias de la Salud, cuyo directorio preside Gonzalo Grebe Barros, es decano de la Facultad de Medicina de la UC y también cuenta en sus filas con Andrea Aedo, ex secretaria ejecutiva de la CNA.

Acredita CI, sociedad anónima conformada por el Colegio de Ingenieros de Chile A.G y la Sociedad de Servicios Colegio de Ingenieros S.A, nació en mayo de 2008 y entre su directorio cuenta con el nombre del ex ministro de Eduardo Frei y ex presidente del Banco Central Carlos Massad.

En tanto, Apice Chile, la agencia -que opera desde enero de 2009- y que acreditó el último programa de Medicina de la UNAB y que se especializa en la evaluación de especialidades en el área de la salud, es una corporación de derecho privado compuesta por la Asociación Chilena de Facultades de Medicina (Asofamech), Asociación de Sociedades Científicas Médicas de Chile (Asocimed) y el Colegio Médico.

Respecto a la última acreditación de la UNAB, por medio de un comunicado de prensa, esa casa de estudios señaló que Uribe “fue efectivamente director de APICE en representación del Colegio Médico entre 2008 y marzo de 2011. Una vez que asumió como Rector de la Universidad, renunció a dicha agencia acreditadora. Cuando el Rector fue miembro de APICE nunca se acreditó ninguna carrera o programa de nuestra universidad con esta Agencia. Considerando, además, que APICE es la única agencia autorizada para acreditar programas de formación de especialistas en Medicina”.

El rol de la CNA

Los organismos internacionales han sido críticos con el sistema de acreditación en Chile. En un informe de 2009, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destaca el sistema nacido en 2006, pero señala que sólo es “un primer paso” y no asegura necesariamente una mejor calidad de la enseñanza en pregrado. Desde París, y en conversación con El Mostrador, Andreas Schleicher, director del Departamento para Indicadores y Análisis del Directorio para Educación de ese organismo, recuerda que las recomendaciones del organismo destacaban que para el avance de la Educación Superior en Chile se requiere, además de importantes puntos, “un sistema amplio y completo de información sobre todos los aspectos del funcionamiento del sector de educación terciaria, incluyendo aportes, procesos y resultados”.

Es por esto que las dudas también caen sobre la propia conformación del CNA, cuyos miembros –como consta en la misma página de la institución- son designados por el CRUCH, universidades privadas, institutos profesionales, centros de formación técnica, por otros miembros de la comisión y la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica.

Patricio Basso, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Acreditación se defiende de estas críticas: “Contamos con un sistema de inhabilidades establecidos en la norma de manera tal que los miembros de la CNA nunca intervienen, ni directa ni indirectamente, en los procesos de acreditación de sus propias instituciones o con aquellas con que se encuentran relacionados. Por otra parte, la ley estable que si bien los miembros de la Comisión son designados por ciertas entidades, ‘no actuarán en representación de las entidades que concurrieron a su designación’, señala

Un reportaje del Centro de Investigación Periodística (CIPER) consignó que en 2010 la CNA acreditó a todas las instituciones que se sometieron a evaluación: “16 universidades, 5 Centros de Formación Técnica y 10 Institutos Profesionales. Desde el más precario instituto hasta la más antigua institución que se presentó, todas se fueron al menos con un año de acreditación bajo el brazo”, consigna la investigación que también reveló otro dato: las irregularidades que detectó Contraloría por la función de Carlos Lorca Auger, quien pasó de ser Secretario Ejecutivo del Cruch a ser miembro del directorio de Akredita. “La Contraloría objetó las posibles influencias que podría ejercer Lorca en ambos puestos ya que el CRUCH designa a tres integrantes de la CNA y ésta debe fiscalizar a Akredita QA, donde Lorca también trabaja”, señala el reportaje.

Con el objetivo de evaluar cómo está operando el sistema que la propia OCDE será parte del proceso en los próximos meses. El Mineduc solicitó formalmente a este organismo que conformara un panel de expertos internacionales para desarrollar la Evaluación del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior. El proyecto busca evaluar el funcionamiento del sistema en su conjunto y de cada uno de sus componentes (licenciamiento, acreditación e información); determinar los principales resultados que éste ha generado sobre la calidad de la educación superior en Chile; y recoger recomendaciones sobre la materia. Actualmente la OCDE está constituyendo el equipo de expertos y afinando la propuesta metodológica para el desarrollo de la evaluación. El proyecto debería llevarse a cabo entre los meses de noviembre y abril, para contar con resultados que lleven a introducir mejoras a la Ley de Aseguramiento de la Calidad en Educación Superior dentro del primer semestre de 2012.

Todo esto se mezcla en un sistema que parece olla a presión y que no tiene como consecuencia lógica la formación de mejores profesionales. Sólo un ejemplo: casi la mitad de los médicos (48%) de la Universidad del Mar que rindieron el último Examen Único Nacional –sobre conocimientos del área– reprobaron. A pesar de esto, esa carrera está acreditada hasta 2012 por una de las agencias con más volumen de clientes, Akredita.

Valentina Quiroga, directora de políticas educativas de Educación 2020 cree que finalmente la “acreditación” ha servido para que las instituciones tengan una mejor imagen antes de comenzar a captar clientes, pero no necesariamente para que mejoren su estándar: “Es como el semáforo de Lavín, pero en otra escala. Finalmente lo que falta es un Estado preocupado de garantizar la calidad de la educación que se entrega”.

El Mostrador, 26/10/11

Luis Alegre Zahonero: ¿No estará siendo todo simplemente un robo?

Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernanLuis Alegre Zahonero: ¿No estará siendo todo simplemente un robo?
Sobre el libro Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan, Madrid, Icaria, 2011 (coordinado por Bibiana Medialdea)

Quienes no somos economistas estamos de enhorabuena. La publicación del libro Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan , coordinado por Bibiana Medialdea, es un foco de luz apuntando a los mecanismos básicos con los que, de un tiempo a esta parte, no han parado de vapulearnos. En las páginas de los periódicos nos encontramos cada mañana con una especie de parte médico diario sobre el estado de ánimo de los mercados. Pasamos el día pendientes de si están nerviosos, irritados, abatidos, eufóricos, o si está a punto de darles de nuevo un ataque de histeria que nos va a arruinar la vida a todos. Resulta sin duda inquietante depender a vida o muerte de alguien con ese cuadro psiquiátrico y que no sabemos quién es. Lo único que conocemos, al parecer, es la terapia adecuada: inyectarle dinero constantemente como el que administra la dosis diaria de tranquilizantes. Así, hay que ajustar salarios, reducir pensiones, ampliar la edad de jubilación, recortar en sanidad, desmantelar la educación y liquidar todos los bienes públicos para preparar las inyecciones que necesita ese loco de atar en cuyas manos estamos.

Lo cierto es que todos (también quienes no somos economistas) estamos ya desde hace tiempo con la mosca tras la oreja. Sospechamos que detrás de todo esto se esconde una gigantesca estafa, pero escuchamos las explicaciones con la misma desconfianza e impotencia con la que cualquier labriego ha escuchado siempre las explicaciones que le daban el terrateniente o el hombre de negocios de la ciudad: sabiendo que es todo mentira pero ignorando los detalles que nos permitirían confrontar la explicación.

A este respecto, Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan resulta luminoso. En efecto, se trata de un libro que llama la atención por su sencillez y claridad. Esto, sin duda, constituye un mérito de los autores, pero no tanto por la transparencia de su (digamos) “estilo literario” como por la precisión con que analizan lo indignantemente simple que, en el fondo, es la cosa misma. A este respecto, junto con la claridad, lo que más se agradece en el libro es el extraordinario rigor teórico con el que se abordan las cuestiones. Ciertamente, en los tiempos que corren, cuando los hechos desnudos nos dan la razón con tanto empeño, no hay peor negocio que la propaganda. Pero, en esta ocasión, nos encontramos con el rigor académico del que este grupo de economistas ha hecho gala en trabajos de investigación anteriores (como, por ejemplo, el libro Ajuste y salario: las consecuencias del neoliberalismo en América Latina y Estados Unidos, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 2009), puesto ahora al servicio de explicarnos quiénes son los mercados, por qué las agencias de calificación tienen tanto poder, cómo una crisis financiera en EEUU llegó a convertirse en una grave crisis financiera y económica mundial, cuál es el papel de los bancos en la crisis, por qué ahora son los estados los que están en crisis, por qué hay amenazas sobre España si su deuda pública no es elevada, cómo se concreta la dictadura de los mercados y por qué la suspensión de pagos de un país europeo pone en peligro al euro, que son las 8 preguntas a las que se contesta antes de pasar, en los tres últimos capítulos, a plantear posibles salidas y soluciones.

En definitiva, basta aclarar cómo y por qué han ocurrido las cosas para entender de inmediato que perfectamente podrían haber ocurrido, y podrían ocurrir, de un modo distinto. En efecto, basta el análisis del propio mecanismo de saqueo para comprender que en absoluto es inevitable: los estados podrían haber decidido no asumir el coste de los rescates financieros ni cargar con una deuda que no era suya; el BCE podría financiar a los Estados al menos en las mismas condiciones en que inyecta dinero a las entidades privadas; podríamos volver a cobrar impuestos a los grandes capitales en vez de optar por pedirles el dinero prestado; puestos a pedirles prestado, podríamos no habérselo prestado nosotros antes 5 veces más barato; podríamos incluso habernos quedado con la banca que hemos tenido que pagar; con sus activos inmobiliarios se podría generar un parque público de alquiler... etc. Con algunas de estas medidas se podría evitar, por ejemplo, que la misma familia tenga que entregar su vivienda al banco, tenga que seguir de todos modos pagando el crédito hipotecario (por no establecerse la dación en pago), tenga además que comprar el banco entero con sus impuestos, no pueda reclamar ninguna propiedad sobre él y, además, tenga que hacer todo esto a la intemperie.

Ni las versiones del comunismo más disparatadas, esas que nos harían compartir a todos el mismo cepillo de dientes, podrían competir en radicalidad con el capitalismo en su versión financiera. En estas condiciones, averiguar quiénes son y cómo gobiernan es ya un acto revolucionario.

Rebelión, 14/10/11

Reino Unido: Universities could be in private hands 'in six months'

Reino Unido: Universities could be in private hands 'in six months'
Mooted change in legal status may allow investors to obtain degree-awarding powers. John Morgan writes

A private equity firm or private higher education provider will buy a UK university in whole or part "within the next six months", according to a sector legal expert.

The prediction by Glynne Stanfield, a partner in the education group at Eversheds, comes as government documents reveal that a US private equity firm, Warburg Pincus, has twice met with David Willetts, the universities and science minister.

Mr Stanfield, who was lead partner on the merger between the University of Manchester and Umist and is company secretary of the Russell Group, highlighted the government's technical consultation on the recent White Paper proposals, which closes on 27 October.

The consultation document repeats a passage from the White Paper: "It has been argued that it would be helpful to institutions to ease their ability to convert to a legal status of their choosing - for example, to make it easier for them to attract private investment."

The document then poses the question: "Would you welcome legislative change to make the process of changing legal status easier?"

Mr Stanfield said private equity firms or "trade buyers" (established private higher education providers) could buy out a university in its entirety and thus gain its degree-awarding powers.

"You can offer a degree under any name. If you bought the University of X, you might offer the degree under the name of the University of Y," he said.

"If it was bought by a well-known brand - a trade buyer or private equity buyer - they can use that name or any other name."

More likely, Mr Stanfield said, a private equity firm or trade buyer could buy a stake in a university, providing the institution with working capital in return for using its degree-awarding powers overseas, for example.

Comunidad Valenciana: Treinta empresas están interesadas en construir colegios concertados

Comunidad Valenciana: Treinta empresas están interesadas en construir colegios concertados
La patronal aprueba el proyecto para levantar centros en suelo público, aunque alerta de que será difícil conseguir financiación

Los Centros de Iniciativa Social (CIS), que serán construidos por empresas privadas en parcelas públicas cedidas por los ayuntamientos, tendrán una buena acogida cuando la Conselleria de Educación lance el pliego de condiciones que regirá la adjudicación de la obra y la posterior gestión del colegio. El documento, que está finalizado a la espera de recibir el visto bueno de los servicios jurídicos, puede estar listo para publicarse en el plazo de dos meses. La idea es que las primeras instalaciones impulsadas mediante esta fórmula empiecen a construirse en 2012.

Aunque todavía es pronto, ya se puede aventurar que no faltará interés. Una treintena de entidades, desde fundaciones hasta constructoras, pasando por cooperativas educativas, han contactado con la Conselleria para conocer los detalles del proyecto, que se anunció durante la pasada legislatura y figuraba en el programa electoral del PP de las pasadas elecciones.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, entre los interesados se encuentran el Grupo Sorolla, cooperativa dedicada a la enseñanza y a la gestión de instalaciones deportivas a la que pertenecen colegios como el Julio Verne de Torrent o el Martí Sorolla de Valencia, y Gestión de Centros Educativos (Gecesa), con una amplia presencia en seis concertados que funcionan en la comunidad de Madrid.

Educación también trabaja en un convenio marco que deberán firmar los ayuntamientos que se presten a ceder parcelas de uso escolar para albergar estos colegios, que tendrán garantizado el concierto educativo. Este procedimiento es similar al que se sigue para construir centros públicos, con la diferencia de que en lugar de encargarse la obra a la empresa pública Ciegsa se convocará un concurso al que podrán presentarse las entidades interesadas, que también pueden ser órdenes religiosas. A partir de una baremación por puntos, se elegirá la propuesta más adecuada.

Desde la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia (Feceval), que representa a más de 300 colegios privados y concertados, coincidieron en señalar que existe interés en el sector debido a la carencia crónica de plazas que sufren. El presidente de la Federación, José Manuel Boquet, señaló que cada año reciben más de 6.000 peticiones de padres para matricular a sus hijos en este tipo de colegios, una demanda que no pueden cubrir por falta de espacio. Y eso sin contar a los que no llegan a presentar la solicitud a sabiendas de que no reúnen la puntuación necesaria para poder entrar en el centro.

Feceval también insistió en que el proyecto educativo incluido en las ofertas que se presenten al concurso debe tener un peso fundamental. De esta manera se evitaría la presencia de empresas que quieran priorizar el lucro económico. La idea de la Conselleria es que este aspecto suponga el 70% de los puntos que se otorgarán para calificar las diferentes opciones.

Desde la Federación apuntaron además que el principal escollo que pueden encontrarse las entidades interesadas es la dificultad de conseguir financiación de los bancos, muy necesaria para acometer la inversión que supone construir un colegio nuevo.

Conciertos sin actualizar

De hecho, los centros concertados no se escapan de las tensiones de tesorería derivadas de la crisis a la hora de conseguir recursos económicos. Por ejemplo, Boquet señaló que desde 2009 no se actualiza la cuantía económica de los conciertos educativos, y en cambio, durante este tiempo no sólo se ha incrementado el IPC, sino que se produjo la subida general del IVA, lo que significa que cualquier tipo de servicio que deben contratar se ha encarecido sin que se haya compensado con la aportación pública.

Además, explicaron que hasta ayer los concertados no habían ingresado el dinero destinado a cubrir los gastos de mantenimiento correspondientes al trimestre pasado, si bien esperaban cobrar a lo largo de esta semana.

40

centros concertados se levantarán en suelo público a lo largo de los próximos cuatro años, según las previsiones que maneja el Consell. Eso sí, se trata de una cifra tope. José Císcar siempre ha insistido en que sólo se recurrirá a a esta fórmula en aquellas zonas donde exista la suficiente demanda. La idea es que la empresa que consiga la adjudicación gestione el centro durante 75 años a cambio de un canon anual que se pagará a la Administración autonómica.

Las Provincias, 11/10/11

Outras novas relacionadas:

You Need to Watch “Default: The Student Debt Documentary”

You Need to Watch “Default: The Student Debt Documentary”

Debt

Whether you agree or disagree with Occupy Wall Street, whether you feel disenfranchised or empowered by it, whether you feel passionate or indifferent or anywhere in between, it is impossible to ignore the fact that, despite “The 99%” mantra, OWS is coming disproportionately from a voice of the youth.

Many of the protesters are college students or recent graduates, whose disaffection has been inspired by the simultaneous rising tuition costs and plummeting job opportunities. Higher education today is being perceived as more valuable than ever, while its tangible benefits and advantages are possibly less valuable than ever. President Obama set the lofty goal of attaining the world’s highest graduation rate by the year 2020, but unless he also establishes a plan for making college more affordable – not to mention more accessible – then his goal is also a promise to put more students than ever into debt, a completely horrifying concept for us both as individuals and as a country.

“Default” is a short documentary about the student loan industry and the stories of individuals who have been critically affected by it. And while the trailer maybe not be perfect (an outdated shoutout to the class of 2008, one person of color in the background of one frame), the conversation that it’s trying to have is one that’s worth noting. How do low-income students experience the higher education system differently than students of means? And what does their subsequent debt say about the true possibilities of social mobility in America? It’s a reminder that student debt isn’t just about young people, it’s about their families as well — families that were under the impression that, if they gave it all to give their children an education, that the benefits would come back.

Education, especially higher education, has been painted for us as the best opportunity for advancement and success in our country and in our world. We have come to understand that, without it, there is little room for mobility, and there is little hope for one’s future. If this is true, then the message is clear that hope for one’s future is not for everyone. The future is promised to only a few. Those whose families were better able to fund an education (and those whose families were willing to fund their children’s education at all), most of whom could afford to spend their time at unpaid internships or who could study without having to balance should with one or more part times jobs. The rest of us – low-income, the working, the non-traditional – it seems, are screwed.

The conversation about student debt is a conversation that everyone who’s in school should be having. It should reach beyond the point of acknowledging that our prospects totally suck, and it should recognize that collectively having these problems and feeling this way about our future just isn’t right. It should consider whether or not we have the power to affect change, and it should consider not only what those options might be, but what the result could look like for us if we choose not to take them.

Click here to organize a screening of “Default” near you.

Autostraddle, 11/10/11

Outras novas relacionadas:

EEUU: Drowning in debt: More students in debt and at higher rates than ever before

EEUU: Drowning in debt: More students in debt and at higher rates than ever before

Students loans on the rise

Holly Hatfield hardly ever eats out. She can't afford health insurance and hasn't gone on vacation in five years.

The 28-year-old lives in a tiny one-bedroom apartment in New York City as a graduate student at Columbia University but hopes to one day travel around the world, bringing essential items like water, food and medical supplies to villages in Kenya, Niger and Malawi.

It's nice to have that kind of vision in the back of her mind but sometimes it's hard to imagine how she is ever going to get there — financially. When she graduates, she will have more than $100,000 worth of student loans to pay off, and that's after working about 30 hours a week to keep up with expenses like housing.

"I never stop thinking about money," laments Hatfield, who is studying sustainable development. "I am going into a field that will help change the world and save lives, and I'm going in knowing I will be poor for the rest of my life. I am resigned to the fact that it is going to be a long, hard road financially."

Like Hatfield, millions of students nationwide are going into debt, more so than ever before; two-thirds of students now graduate with some amount of debt, The College Board reported. College students are also taking out more loans than they have in the past — averaging about $24,000 worth of debt at graduation, according to an October 2010 report by The Project on Student Debt.

Student debt

Just last month, the U.S. Department of Education also announced that more students are defaulting on their loans than ever before with 320,000 students, or about 8.8 percent of borrowers, defaulting from the time they took their loan out in 2009 to 2010.

But for every borrower who defaults, at least two more are delinquent on their student loans, the Institute for Higher Education Policy found, and just 37 percent of borrowers are able to make timely payments.

José Luis Sampedro: "Europa está hundida ya, y con ella el sistema capitalista"

José Luis Sampedro: "Europa está hundida ya, y con ella el sistema capitalista"
Sentado en una silla plegable, como un indignado más, el escritor y economista ha participado en la asamblea organizada por el 15-M en el barrio de Chamberí
Esta mañana el escritor y economista José Luis Sampedro, de 94 años, ha participado en la asamblea del barrio de Chamberí, el suyo, organizada por el Movimiento 15-M

José Luis Sampedro en Chamberí

La Plaza de Olavide se ha llenado de vecinos del barrio y gente llegada desde otros puntos de la capital que le han recibido con un largo aplauso. Con ellos ha compartido algunos pasajes de su último libro, "Cuarteto para un solista", escrito en colaboración con Olga Lucas.

En él, como en su charla de hoy, Sampedro insiste en un mensaje: el sistema necesita un cambio. "Europa está hundida ya, y con ella el sistema capitalista. No tenemos líderes porque los que hay no saben dónde van y en este momento todo son crisis: la financiera, la alimentaria, la educativa". Sobre esto, sobre educación, añade: "La que se imparte es catastrófica. Nos educan para ser productores y consumidores, no para ser hombres libres". Y recado a la Iglesia, de la que dice: "Quieren mantenernos en el siglo XVI, pero no lo van a conseguir".

Él asegura que no es maestro de nada, pero quienes le escuchaban con atención reconocen que contar con el respaldo de intelectuales de su relevancia es muy importante para todos ellos: "Es, primero, vecino del barrio, y desde el primer momento se mostró muy interesado con el 15-M y con Democracia Real YA", explica uno de los organizadores de la asamblea. Una compañera añade: "Demuestra que la edad es algo físico, que la mente puede ser joven. Es importante contar con su impulso. Es un representante ideal y una persona que ha luchado durante muchos años".

Visiblemente emocionado, Sampedro se ha retirado agradeciendo a los jóvenes su atención y compañía: "Entre vosotros me siento identificado. Creo que encarnáis el futuro y quiero que lo hagáis conscientemente y convencidos. Gracias por iluminar el final de la vida de un viejo".

Cadena Ser, 08/10/11

Cataluña: Los recortes de Mas provocan el cierre del 40% de los quirófanos en Cataluña

Cataluña: Los recortes de Mas provocan el cierre del 40% de los quirófanos en Cataluña
También dejarán de estar disponible el 30% de las camas, según denuncian ochos hospitales del ICS

Cataluña: médicos protestan contra los recortes

Los recortes en Sanidad que está llevando a cabo el Gobierno de Artur Mas han provocado, según los médicos de ocho hospitales del Instituto Catalán de Salud (ICS), una situación “insostenible” por el cierre del 30% de las camas y el 40% de los quirófanos. También han calificado de “maquillaje” las listas de espera que publicó ayer la Consejería de Sanidad, que reflejaban que sólo 70.000 personas esperaban quirófano el pasado junio.

Los facultativos denuncian, asimismo, que se han reducido los médicos de carga, provocando una sobrecarga de pacientes que afecta, a su vez a los médicos MIR en formación. Los médicos también proponen que se den, con carácter de urgencia, los 77 millones que necesitan para trabajar y reclaman el mismo trato que se ha dado a bancos y otras empresas cuando éstas se han encontrado en momentos difíciles.

Amenazan, además, con una huelga si la situación no cambia y piden a los políticos catalanes que se bajen el sueldo y den ejemplo. Según uno de los cirujanos, “nos lo piden a nosotros los que tienen los sueldos más altos de España –aludiendo a los políticos- y se lo piden a los que tienen los peores sueldos de España”.

Los malos datos de la Sanidad catalana coinciden con el anuncio del presidente del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña, que afirmó el martes que el 15% de las boticas tendrá “problemas reales” para dispensar fármacos de la Seguridad Social, ya que no podrán avanzar el dinero a los proveedores, debido a los retrasos de del pago del Servicio Catalán de Salud.

La Voz Libre, 05/10/11

Outras novas relacionadas:

Juan Gelman: “A ocupar Wall Street”

Juan Gelman: “A ocupar Wall Street”

Es la consigna de centenares de jóvenes –y no tan jóvenes– que desde hace dos semanas protestan en el Zuccotti Park, ex Liberty Plaza Park, en pleno centro financiero de Nueva York. La policía detiene a algunos, les rocía la cara con pimienta a otros, pero ellos no abandonan el lugar donde se reúnen y debaten qué hacer. Alzan carteles que dicen “Me gradué, no tengo trabajo” y están tan indignados como sus coetáneos españoles.

Los medios no les hacen mucho caso, el New York Times los tilda de actores de “un progresismo de pantomima”, pero los reclamantes viven en un país con 14 millones de desocupados según cifras oficiales (www.bls.gov, 2-9-11) o 34 millones según estimaciones europeas (www.eutimes.net, 6-3-11). En el extremo opuesto de la pirámide social, exactamente en la cúspide, se encuentra Bill Gates, el más rico de los 400 estadounidenses más ricos en la lista de Forbes, con bienes por valor de 54.000 millones de dólares (www.forbes.com/forbes400, 21-9-11). Los 400 tienen juntos más riqueza que 180 millones de sus conciudadanos juntos (www.politicalfact.com, 5-3-11) y su total, que asciende a 1,5 billón de dólares, aumentó un 12 por ciento respecto del 2010 (//blog.nj.com, 20/9/11). Decididamente, la crisis económica global tiene características especiales en la primera potencia del mundo. Y ciertas curiosidades.

Los CEO o directores ejecutivos de las grandes empresas reciben en promedio 11 millones de dólares anuales (www.aflcio.org/corporate watch, 2011) y aun ganan dinero ya en la tumba si fallecieron durante el desempeño de sus funciones. La familia de Eugene Isenberg, CEO de la Nabor Industries especializada en la perforación de pozos de petróleo, habría recibido 263,6 millones de dólares en concepto de compensaciones póstumas, incentivos, bonos y diferentes seguros de vida si Eugene hubiera muerto antes de que la empresa renegociara el trato (The Wall Street Journal, 10/6/08). Para Michael Jeffries, de la fábrica de ropa Abercrombie & Fitch, la suma concertada fue modesta: apenas 17 millones de dólares (www.marketwatch.com, 13/5/09). Huelga decir que no es la situación de muchos asalariados que mueren antes de retirarse, incluso en sus lugares de trabajo.

Pocas compañías estarían dispuestas a conceder compensaciones póstumas a las familias de sus empleados, por mínimas que fueran. Pasa lo contrario y es siniestro: hace años que las empresas estadounidenses conciertan seguros de vida para sus millones de operarios, obtienen así descuentos fiscales y embolsan el importe cuando alguno de ellos fallece. El Wall Street Journal narró el caso de la viuda de un empleado de banco que demandó al Amegy Bank de Houston reclamando los 1,6 millón de dólares que la entidad recibió por el seguro de vida de su marido, un seguro que los directivos habían contratado meses después de que lo operaran de un cáncer y que mantuvieron a pesar de haberlo despedido (//online.wsj.com, 24/2/09).

A poco más de un año de los comicios de los que espera salir reelecto, el presidente Obama presentó al Congreso un plan para reducir el déficit fiscal, que llegó a 1,23 billón de dólares en agosto pasado, es decir, el 8,5 por ciento del PIB nacional. El plan incluye un alza tributaria para los que tienen ingresos anuales superiores al millón de dólares: es la llamada “norma Buffet”, por el multimillonario Warren Buffet, que desde 2007 proclama que él y sus amigos “megarricos” suelen pagar menos impuestos que el ciudadano corriente y que, en consecuencia, habría que aumentarles la imposición fiscal. Es difícil que la aprueben los republicanos pero, aunque lo hicieran, el número de alcanzados por la norma llegaría al 0,3 por ciento de los contribuyentes y rala sería la recaudación posible en una década, estima el New York Times (17/9/11). Claro que, como movida electoral, no es mala.

El plan de Obama propone una inversión de 447 mil millones de dólares para crear fuentes de empleo, pero algunos especialistas no comparten el optimismo que despierta una proposición que tampoco goza del afecto de los republicanos. “Tiende más bien a conservar puestos de trabajo que a aumentarlos”, opinó el conocido estratega financiero John Hermann (www.bloomberg.com, 27/9/11). Contribuiría a crear o a mantener unos 280.000 empleos en los dos próximos años, cantidad muy exigua dada la desocupación imperante.

Por Internet se organizan y alimentan las manifestaciones de Zuccotti Park, como sucedió en Egipto, y el twitteo es la vía de contacto preferida. De la revolución egipcia han aprendido otras lecciones: el régimen de Mubarak bloqueó Internet con eficacia y un grupo de expertos y activistas está empeñado en generar redes alternativas para el caso de que algo similar eventualmente se produzca (//chronicle.com, 18/9/11). Con la ayuda de las nuevas técnicas, las redes sociales han adquirido un peso político notorio y bien lo saben quienes invitan a ocupar Wall Street.

Página 12, 02/10/11

Distribuir contido