Negocios

Negocios

Juan Gelman: Los hombres de negro

Juan Gelman: Los hombres de negro

Actúan en 70 naciones del mundo –por ahora– y no precisamente en la TV. Son comandos de las fuerzas de operaciones especiales de los EE.UU. que así visten y en este minuto mismo están haciendo algo de lo suyo en alguna parte: ejecuciones extrajudiciales, secuestros, espionaje, construcción de bases y prisiones secretas, financiación y entrega de armas y entrenamiento en prácticas idénticas a nacionales de numerosos países del planeta. Entre otras cosas, enseñan cómo matar a civiles paquistaníes o somalíes con aviones no tripulados (www.nationinstitute.org, 12.7.11). El manto de clandestinidad que los envuelve empezó a rasgarse con el operativo que terminó con Osama bin Laden.

El Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. (Socom, por sus siglas en inglés) se estableció en 1987, su misión consiste en combatir al terrorismo en todo el mundo y es una fuerza combinada de marines, comandos de la fuerza aérea, boinas verdes, rangers, asesores y militares de otras ramas. No ha cesado de crecer desde su creación: de 37.000 efectivos a comienzos de los ‘90 pasó a unos 60.000, su presupuesto se ha cuadruplicado y asciende hoy a 9800 millones de dólares (www.bloom berg.com, 7.6.11) y, sobre todo, se ha convertido en una suerte de Pentágono dentro del Pentágono. Goza de independencia para adquirir armas y puede organizar sus propios equipos de tareas, prerrogativas en general reservadas a instancias de mayor jerarquía, como el Departamento de Marina y el Departamento de Ejército.

El almirante Eric T. Olson, ex jefe del Comando, lo dijo con todas las letras: “El Socom es un microcosmos del Departamento de Defensa, lo integran componentes de tierra, mar y aire, y tiene una presencia global y facultades y responsabilidades semejantes a las de los departamentos, servicios y organismos militares” (//armed-services.secate.gov, 1.3.11). La criatura preferida de ese hijo preferido del Pentágono es el Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC, por sus siglas en inglés): su misión fundamental es perseguir y asesinar a sospechados de terrorismo. Informa y responde directamente a Obama, como la SIDE a Videla, y en su lista de candidatos a difunto figuran ciudadanos estadounidenses (www.washingtonpost.com, 27.1.10). Para John Nagel, ex asesor de contrainsurgencia del próximo director de la CIA, el general David Petraeus, el JSOC es “una máquina contraterrorista de matar casi a escala industrial” (www.pbs.org, 17.6.11).

Centenares de yemenitas que protestaban para liberarse de la tiranía de Abdullah Saleh fueron asesinados gracias a la ayuda militar, el entrenamiento del ejército del país, las armas y los ataques con aviones no tripulados de EE.UU. y resulta difícil sospecharlos de terrorismo. Más bien son víctimas del terrorismo de Estado que Washington fomenta en la región según sus intereses. No es curioso que “el arco de inestabilidad”, como lo bautizara W. Bush, que según él abarcaría a 97 países del Medio Oriente, Asia, Africa y aun del sur de América latina, coincida en gran medida con territorios de grandes reservas petrolíferas. La extendida presencia de los hombres de negro es otra expresión de la voluntad del gobierno estadounidense de imponer su dominio en todo el mundo.

El Socom tenía presencia en 60 países al concluir la era W. Bush y Obama aumentó su despliegue a 75 (www.washingtonpost.com, 27.1.10). El 85 por ciento de sus efectivos opera en veinte países del Gran Medio Oriente, desde Afganistán, Yemen y Egipto, hasta Siria, Jordania y Turkmenistán (//armedservices.house.gov, 3.3.11). El resto, desde el sudeste asiático hasta el Cono Sur pasando por Centroamérica. Pero esto no ha de quedar así: el coronel Tim Nye, vocero del Socom, anunció que los hombres de negro estarán a fines de este año operando en 120 países, el 60 por ciento de las naciones de la Tierra. En fin, no es el mundo entero todavía.

El periodista Ron Suskind recuerda en su libro The One Percent Doctrine (Simon & Schuster, Nueva York, 2006) el plan destinado a llevar a cabo “operaciones detalladas contra terroristas en 80 países” que preparó la CIA en el 2001. Casi al mismo tiempo, el entonces jefe del Pentágono Donald Rumsfeld declaró que EE.UU. estaba embarcado en “un amplio esfuerzo conjunto que probablemente englobe a 60 países” (//news.bbc.co.uk, 16.9.01). Obama, por lo visto, le duplica la apuesta.

El mandatario estadounidense ha aumentado además el número de bases militares, secretas y no, en la región del “arco de inestabilildad”, que llega hasta las fronteras con China. Se ha convertido en un eficaz vendedor de armas a esos países y “documentos del Pentágono y de otras fuentes públicas indican que los organismos militares y de inteligencia de EE.UU. operan en todas las naciones del arco, sin excepción” (www.tomdispatch.com, 3.8.11). En este campo, Obama no sólo ha vencido a W. Bush: también se ha derrotado a sí mismo, al Obama que se opuso a la guerra de Irak aun antes de que comenzara.

Página 12, 22/09/11

Garmendia: “Hemos triplicado en dos años los fondos destinados a la I+D empresarial”

Garmendia: “Hemos triplicado en dos años los fondos destinados a la I+D empresarial”

Nueva financiación de las universidades

  • La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha destacado hoy que el MICINN ha triplicado en tan sólo dos años los fondos que destina a la I+D empresarial, desde 1.059 millones de euros en 2008 a 3.160 millones de euros en 2010.
  • Garmendia: “La compra pública innovadora es la clave para consolidar nuestro liderazgo tecnológico en sectores como las energías renovables o la salud”.
  • La jornada “Compra, Capital y Ayudas en la nueva Política de Innovación”, que ha sido organizada por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), reúne a unos 1.000 empresarios y profesionales de diferentes ámbitos de la innovación.

El MICINN ha triplicado en tan sólo dos años los fondos que destina a la I+D empresarial, desde 1.059 millones de euros en 2008 a 3.160 millones de euros en 2010, ha destacado hoy la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en la apertura de la jornada “Compra, Capital y Ayudas en la nueva Política de Innovación”. Este encuentro reúne hoy en Madrid a unos 1.000 empresarios y profesionales de diferentes ámbitos de la innovación.

“Este incremento ha venido acompañado de un mayor compromiso de las empresas” ha añadido, ya que, mientras que en 2008 el MICINN movilizaba 1,5 euros privados por cada euro de subvención pública, ahora moviliza más de 4.

Immanuel Wallerstein: La ilusión socialdemócrata

Immanuel Wallerstein: La ilusión socialdemócrata

La socialdemocracia tuvo su apogeo en el periodo de 1945 a finales de los años sesenta. En ese entonces, representaba una ideología y un movimiento que estaba en favor de utilizar los recursos del Estado para garantizar que hubiera alguna redistribución para la mayoría de la población en varias maneras concretas: la expansión de las instalaciones educativas y de salud; la garantía de niveles de ingreso de por vida mediante programas que apoyaran las necesidades de los grupos sin "empleo con salarios", particularmente los niños y los ancianos; programas para minimizar el desempleo.

La socialdemocracia prometía un futuro siempre mejor para las futuras generaciones, una suerte de elevación permanente del nivel de los ingresos nacionales y familiares. A esto se le llamaba estado de bienestar. Era una ideología que reflejaba la visión de que el capitalismo podía "reformarse" y asumir un rostro más humano.

Los socialdemócratas fueron más poderosos en Europa occidental, Australia y Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos (donde se les conocía como demócratas del Nuevo Trato/New Deal). En resumen, su ámbito fueron los acaudalados países del sistema-mundo, aquéllos que constituían lo que podría llamarse un mundo pan-europeo. Eran tan exitosos que sus oponentes de centro-derecha también reivindicaron el concepto de estado de bienestar. Solamente intentaron reducir sus costos y su extensión.

En el resto del mundo, los estados intentaron brincar a esta carreta mediante proyectos de "desarrollo" nacional.

La socialdemocracia fue un programa sumamente exitoso durante este periodo. Lo sostuvieron dos realidades de los tiempos: la increíble expansión de la economía-mundo, que creaba los recursos que hacían posible la redistribución, y la hegemonía de Estados Unidos en el sistema-mundo, que garantizaba la relativa estabilidad de su aplicación y, sobre todo, la ausencia de violencia seria dentro de esta zona de riqueza.

La imagen rosa no duró. Las dos realidades llegaron a su fin. La economía-mundo dejó de expandirse y entró en un prolongado estancamiento, en el que todavía seguimos viviendo. Y Estados Unidos comenzó su larga, aunque lenta decadencia como poder hegemónico. Estas dos nuevas realidades se han acelerado considerablemente en el siglo XXI.

La nueva era que comenzó en los años setenta vio el fin del consenso centrista mundial acerca de las virtudes del estado de bienestar y del "desarrollo" manejado por el Estado. Lo remplazó una nueva ideología, más hacia la derecha, llamada de varias formas, neoliberalismo o del Consenso de Washington, que predicó los méritos de confiar en los mercados más que en los gobiernos. Se decía que este programa se basaba en una supuesta nueva realidad de "globalización" para la cual "no hay alternativa".

Implementar los programas neoliberales pareció mantener niveles elevados de "crecimiento" en los mercados de valores, pero al mismo tiempo condujo al mundo a escalas crecientes de endeudamiento y desempleo y a más bajos niveles reales de ingreso para la vasta mayoría de las poblaciones. Sin embargo, los partidos que eran los bastiones de los programas de centro-izquierda, o socialdemócratas, se movieron hacia la derecha, sesgando o erosionando su respaldo al estado de bienestar y aceptando que el papel de los gobiernos reformistas tenía que reducirse considerablemente.

Aunque los efectos negativos para la mayoría de la población se sintieron aun dentro del rico mundo paneuropeo, se sintieron mucho más agudamente en el resto del mundo. ¿Qué habrían de hacer sus gobiernos? Comenzaron a sacar ventaja de la relativa decadencia económica y geopolítica de Estados Unidos (y a nivel más amplio del mundo paneuropeo), enfocándose a su propio "desarrollo" nacional. Utilizaron el poder de sus aparatos estatales y sus menores costos generales de producción para volverse naciones " emergentes". Mientras más de "izquierda" era su discurso y aun su compromiso político, más estuvieron decididos a " desarrollarse".

¿Funcionará esto para ellos como alguna vez funcionó el mundo paneuropeo del periodo posterior a 1945? No es nada obvio que les funcione, pese a las notables tasas de "crecimiento" de algunos de estos países –en particular el llamado BRIC (Brasil, Rusia, India, China)– en los últimos cinco o diez años. Porque existen algunas serias diferencias entre el estado actual del sistema-mundo y aquél del periodo inmediatamente posterior a 1945.

Primera. Los niveles reales de los costos de producción, pese a los esfuerzos neoliberales por reducirlos, son de hecho considerablemente mayores de lo que eran en el periodo posterior a 1945, y amenazan las posibilidades reales de la acumulación de capital. Esto hace al capitalismo un sistema menos atractivo para los capitalistas, y los más perceptivos de ellos están buscando modos alternativos de garantizar sus privilegios.

Segunda. La capacidad de las naciones emergentes para incrementar a corto plazo su adquisición de riqueza le ha provocado un gran desgaste a la disponibilidad de los recursos –que ya no pueden cubrir sus necesidades. Por tanto, esto ha creado una carrera que crece siempre por adquirir tierras, agua, alimentos y recursos energéticos, lo que no sólo está conduciendo a fieras luchas sino que también está reduciendo la capacidad mundial de los capitalistas para acumular capital.

Tercera. La enorme expansión de la producción capitalista ha creado por fin un serio desgaste de la ecología mundial, a tal punto que el mundo entró en una crisis climática cuyas consecuencias amenazan la calidad de vida de todo el planeta. También ha promovido un movimiento en pos de reconsiderar fundamentalmente las virtudes del "crecimiento" y el "desarrollo", como objetivos económicos. Esta demanda creciente de una perspectiva " civilizatoria" diferente es lo que se está llamando movimiento en pro de un "buen vivir" en América Latina.

Cuarta. Las demandas de los grupos subordinados en pro de un grado real de participación en los procesos de toma de decisiones en el mundo, han llegado a dirigirse ya no sólo a los "capitalistas" sino también a los gobiernos "de izquierda" que promueven el " desarrollo" nacional.

Quinta. La combinación de todos estos factores, más la decadencia visible de la otrora potencia hegemónica, ha creado un clima de fluctuaciones constantes y radicales tanto en la economía-mundo como en la situación geopolítica, lo que tiene el resultado de paralizar a los empresarios y a los gobiernos del mundo. El grado de incertidumbre –no sólo la de largo plazo sino una de muy corto plazo– ha escalado marcadamente, y con ésta, el nivel real de violencia.

La solución socialdemócrata se ha vuelto una ilusión. La cuestión es lo que remplazará para la vasta mayoría de las poblaciones del mundo.

Traducción:

Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

La Jornada, 22/09/11

John Saxe-Fernández: EU: ¿Indignados?

John Saxe-Fernández: EU: ¿Indignados?

Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, acaba de advertir que si la crisis nacional de desempleo no se resuelve pronto, podrían ocurrir tumultos callejeros: "Tenemos muchos recién graduados de universidades que no encuentran empleo. Eso es lo que pasó en El Cairo. Eso es lo que pasó en Madrid. Uno no quiere este tipo de alborotos aquí".

Analistas de distintas posturas concuerdan, desde Thomas Kocham, del MIT, hasta Immanuel Wallerstein, de Yale. Al primero le sorprende que todavía no se hayan dado hechos más visibles de descontento. "Nuestro público es muy tolerante. No se inclina al desorden civil, pero con esta economía, los tiempos ya se agotaron".

Para Wallerstein, la incertidumbre y el caos rondan por doquier. Plantea que es irreversible el deterioro del dólar como moneda de reserva mundial: era "el último poder serio que mantenía Estados Unidos", dijo a Sally Burch (http//:alainet.org), y agregó que " los daños son hechos concretos, la situación de Estados Unidos es grave y no es recuperable". En lo doméstico señala que pequeñas urbes "están entrando a la bancarrota y, por ejemplo, no pueden pagar las jubilaciones", al tiempo que con rapidez se deteriora la situación de la clase media: "quienes perdieron su empleo no hallan otro, en especial las personas entre 40 y 60 años, que llegan incluso a perder sus casas".

Para Wallerstein "la situación en Estados Unidos va a empeorar" por el freno republicano al gasto público. Se gesta un deterioro mayor: “La fantasía del Tea Party –advierte– está llevando a Estados Unidos, y por lo tanto a todo el mundo, en dirección de un crack”.

El desgaste económico-social interno es agudo: por más de 36-40 meses el desempleo crónico ha permanecido muy alto, en 9 por ciento, según se refleja en las cifras del Bureau of Labor Statistics (BLS), cuya metodología, que considera "ajustes estacionales" y otros manipuleos, maquilla la realidad para que no luzca tan mal. La permanencia del desempleo de largo plazo no se registra a estos niveles desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y es equiparable al de la Gran Depresión.

Según John Williams (Shadowstats. com) "la extraordinaria severidad y duración del embate económico en Estados Unidos durante los últimos tres a cuatro años ha desestabilizado los ajustes estacionales utilizados en las cuentas mensuales del BLS de ciertas series estadísticas". Después de 1994 se hicieron ajustes a la metodología. Williams recuerda que según el procedimiento estadístico utilizado ahora, después de que alguien ha estado desempleado por más de un año, ¡deja de estar incluido en las cuentas gubernamentales!, por lo que "si el desempleo fuera computado como se hacía antes de 1994, entonces la cifra verdadera de desempleados sería de 22.2 por ciento".

Pero además de que el desempleo es crónico y en realidad "muy alto", un estudio de Lawrence Mishel, del Economic Policy Institute (EPI), muestra una sustancial declinación en el patrimonio de la clase media y otros grupos como los afroamericanos, cuyos hogares son su principal riqueza: "el valor de los bienes familiares es ahora más bajo de lo que era en 1983, hace una generación, mientras la riqueza de los sectores de altos ingresos tuvo gran expansion" (www.epi.org). Téngase presente que esta es una tendencia de largo plazo y que con ello permanece y se agudiza la polarización social. Mishel muestra que 5 por ciento de las familias más ricas captaron cerca de 82 por ciento del crecimiento total de la riqueza registrado entre 1983 y 2009, mientras 60 por ciento de los hogares contaban con menos recursos que en 1983. Peor aún, otros estudios de EPI muestran que el crecimiento de los salarios se está frenando, de una tasa de 3.8 por ciento en 2007 a 1.8 en mayo de 2011.

Los datos y eventos respaldan la prognosis de Wallerstein: "Yo veo guerras civiles en múltiples países del norte, sobre todo en Estados Unidos, donde la situación es mucho peor que en Europa occidental, aunque allá también hay posibilidades de guerra porque hay un límite hasta el cual la gente ordinaria acepta la degradación de sus posibilidades".

La Jornada, 22/09/11

Op-Ed: Post-secondary students face high debts with their diplomas

Op-Ed: Post-secondary students face high debts with their diplomas

Going to college or university used to mean a step up the economic ladder. Today it may mean years of paying back loans while not achieving economic success.

The New York Times recently wrote that only 10 percent of students were responsible for nearly half of all student loan defaults. Public colleges have the highest instance of loan defaults. Some students may be denied the chance to default a loan because of which school they attend.

Today in Canada most students leave college with a degree and a huge debt. As the cost of living raises those exiting secondary school may well be on the road to financial disaster. The average student rakes up $23,000 of debt in their pursuit of a degree. That debt comes not only from school expenses but having a bed to sleep in and food in the belly. In British Columbia that average is even higher at almost $30,000 being owed by the time a diploma is achieved.

That sheepskin they are striving for may not be enough to land them a job. Youth unemployment has risen in some Canadian cities to 14 percent as of 2009.

Students are often unrealistic on how long it will take to pay that debt off. By the time basic expenses are covered loan repayments are a scary notion. In Canada 14 percent of students will default on their loans or take over a decade to pay them off.

There are no easy solutions. Most students can't afford to pay in full when the tuition man comes calling on their own. they rely on grants and loans hoping that their career path will put them in the black in short order once the studies have finished.

Because of the high debts looming many youth can't even dream of the possibility of tackling secondary education in some fields. Those in rural areas are less likely in Canada to follow the most expensive schooling such as medicine.

Has university become out of reach for the average high schooler? Surprisingly the answer is no. In 2009 almost all Canadians aged 25 to 34 had completed secondary education. That higher education did mean higher earnings.

Digital Journal, 22/09/11

Outras novas relacionadas:

Comunidad Valenciana: Educación cede a la iniciativa privada la construcción de los nuevos centros escolares

Comunidad Valenciana: Educación cede a la iniciativa privada la construcción de los nuevos centros escolares
El suelo se otorgará a las empresas por un canon económico a 75 años para colegios concertados

Estamos en crisis, no hay fondos y, por lo mismo, la Conselleria de Educación no va a construir nuevos centros escolares públicos. Esta renuncia, confirmada ayer por el conseller del área, José Císcar, en su comparecencia ante el pleno de las Cortes, se traduce en la concesión de la futura construcción de edificios escolares, que siguen haciendo falta, a la empresa privada.
"Estos centros de iniciativa social", como le llama el conseller, "serán construidos y gestionados por una entidad de carácter privado", confirmó Císcar. Añadió sobre dicho proceso que esta concesión de suelo público se dará por un máximo de 75 años a las empresas que, a cambio, pagarán a la Generalitat un canon económico.
Con el objetivo, explicado por el conseller, de "compensar el acusado desequilibrio actual entre centros públicos y privados-concertados", porque "más de 6.000 alumnos se quedan cada curso sin acceder a un centro concertado", dijo, se cede la construcción de centros educativos "vinculada a un futuro concierto educativo. No tengan miedo a la libertad" respondió a las críticas de los grupos en la oposición.

Reducir barracones

En su discurso parlamentario, José Císcar también hizo hincapié en que este nuevo modo de gestionar la construcción de los próximos centros educativos "contribuye, como una medida más, a la reducción del actual número de instalaciones provisionales" o barracones, que superan el millar en la Comunidad Valenciana y el 40% del total se concentran en la provincia de Alicante.
Con esta fórmula, la Conselleria de Educación deja en manos de la empresa privada las construcciones escolares, en clara sintonía con el modelo ya avanzado en el sistema sanitario donde los nuevos hospitales -ya hay tres en la provincia, en Denia, Torrevieja y Elche-Vinalopó- son gestionados y construidos por firmas privadas.

Más dinero a los más aplicados

Sobre el ya anunciado plan de choque contra el fracaso escolar, el conseller precisó ayer que cada centro "debe buscar y encontrar su propia vía hacia el éxito". En función de la mejora de resultados que se logre entre el alumnado, los centros mejorarán su presupuesto, para lo que dijo contar con "cinco millones de euros que ascenderá a diez si el Ministerio de Educación cumple su parte".
Finalmente aseguró que no hay recorte de profesorado. Volvió a reconocer que al principio del curso había "402 profesores menos" que en 2010, pero que quedan "sólo 102 y se tiende a cero hasta el 30 de septiembre".

Císcar echa un cable a Font de Mora

El conseller, José Císcar, echó ayer un cable a la gestión de su predecesor, Alejandro Font de Mora, pese a la polémica que provocaron durante su mandato lo que buena parte del sector educativo tachó de "ocurrencias". Los parlamentarios del PSPV, Compromís y EUPV se lo recriminaron y denunciaron la "progresiva concertación y privatización de un sistema educativo que agoniza". En respuesta, Císcar alabó las "bases sólidas" que puso Font de Mora y apostó por el plurilingüismo, pese a que sólo 102 de los 1.700 colegios de la Comunidad se han iniciado en los tres idiomas, dos tercios de ellos concertados.

Información, 22/09/11

Outras novas relacionadas:

Toxo y Méndez presentan el manifiesto contra la reforma de la Constitución y por la convocatoria de referéndum

Toxo y Méndez presentan el manifiesto contra la reforma de la Constitución y por la convocatoria de referéndum

Los secretarios generales de CCOO y UGT, junto a profesores universitarios y trabajadores de la Cultura, presentan el miércoles 21 de septiembre, a las 19h., en la sala Valle Inclán del Círculo de Bellas Artes de Madrid, un manifiesto en contra de la reforma de la Constitución española en el que se exige también la convocatoria de un referéndum para su ratificación.

La reforma de la Constitución que impulsan PSOE y PP para impedir el déficit público implica la aceptación por el sistema político del control ideológico y material de la acción de gobierno por el capital financiero organizado a escala global. Es una medida que sigue colocando en segundo lugar, lo que debe ser la prioridad entre las prioridades, el empleo.

El Manifiesto, además de rechazar la reforma, exige la convocatoria de un referéndum, al considerar que  la forma en la que se quiere adoptar esta modificación implica una actitud inequívocamente antidemocrática, que rompe el pacto constituyente que dio origen a nuestra constitución y busca expresamente que no se pueda producir la participación popular a través de un referéndum.

Manifiesto
Contra la reforma constitucional
Por la convocatoria de un referendum

La reforma de la Constitución que impulsan PSOE y PP para impedir el déficit público implica la aceptación por el sistema político del control ideológico y material de la acción de gobierno por el capital financiero organizado a escala global. Es una exigencia inconsistente con un nivel muy razonable de endeudamiento público, causado precisamente por el soporte financiero a la banca en crisis.

Como medida de política económica europea, se trata de una decisión desvinculada de otras medidas económicas en el espacio europeo mucho más significativas, como la reforma fiscal, el control de los mercados financieros, la creación de eurobonos y tantas otras modificaciones imprescindibles para configurar una verdadera política económica y fiscal común.

Una medida que sigue colocando en segundo lugar, lo que debe ser la prioridad entre las prioridades, el empleo, y para crear empleo, es fundamental la generación de actividad económica.

La prohibición, de otra parte, del déficit público coloca a España en una situación de desigualdad permanente en un equilibrio asimétrico de la llamada “gobernanza” europea. Las inversiones contracíclicas y el mantenimiento del estado social en momentos en los que su financiación es insuficiente, pueden requerir endeudamiento, y por tanto, que exista déficit en los años en los que dure la amortización de la deuda emitida para financiar estas inversiones sociales, lo que podrán hacer otros países europeos pero no el nuestro.

La limitación constitucional del déficit público está por tanto directamente relacionada con la cláusula social del art. 1.1 de la Constitución española, y esta a su vez con el art. 9.2 del mismo texto constitucional que obliga a los poderes públicos a una labor permanente de eliminación de las situaciones de desigualdad económica, social y cultural que dividen y fragmentan a los ciudadanos de un país. Al establecer de forma general y absoluta una prohibición para todos los organismos y administraciones del Estado de endeudarse en un porcentaje determinado del PIB que fijará una ley orgánica, está condenando a la inmovilidad a una buena parte de la acción de las políticas públicas de igualdad y de nivelación social. Con ello se está impidiendo en la práctica la satisfacción eficaz de muchos derechos sociales reconocidos en la constitución para que se materialicen en la acción pública ante la imposibilidad de utilizar recursos presupuestarios públicos para poner en práctica actuaciones de nivelación social constitucionalmente garantizadas. Por ello el techo constitucional al déficit público no es un a “regla técnica” sino una declaración política e ideológica que incide fuertemente en la función del Estado social, porque niega a los poderes públicos uno de los mecanismos importantes para encarar en un momento histórico determinado compromisos sociales que se han reconocido como derechos y que requieren de la actividad prestacional del Estado y de las Comunidades Autónomas para su materialización efectiva.

Pero además de atentar contra la cláusula constitucional del Estado social, la forma en la que se quiere adoptar esta modificación implica una actitud inequívocamente antidemocrática, que rompe el pacto constituyente que dio origen a nuestra constitución y busca expresamente que no se pueda producir la participación popular a través de un referéndum. El procedimiento de aprobación previsto persigue explícitamente que no haya ningún debate público sobre el contenido y las consecuencias de la misma. Eso implica que un cambio en la Constitución de una nación se pueda realizar en vacaciones, sin que los ciudadanos puedan ni siquiera reaccionar ante una modificación extremadamente importante de las condiciones de su convivencia social, y sin que desde luego éstos puedan participar mediante su voto en la aceptación o el rechazo de tal medida. Es una reforma que sofoca la democracia y desconfía claramente del fundamento democrático y popular que sostiene el andamiaje de nuestra Constitución.

Por tanto, los firmantes de este manifiesto expresamos públicamente nuestro rechazo a la reforma de la Constitución Española, y pedimos a los diputados y senadores que suscriban la convocatoria de un referéndum para su ratificación.

comfia, 20/09/11

Editorial de La Jornada: Indignados en Wall Street

Editorial de La Jornada: Indignados en Wall Street

Desde el sábado pasado, cientos de personas han acampado en los alrededores de Wall Street, donde se ubica la Bolsa de Valores, para protestar contra lo que han denominado la " codicia corporativa", en respuesta a una convocatoria lanzada en el ciberespacio por la organización Adbusters. Hasta ayer, muchos permanecían en las inmediaciones del sitio, a pesar de algunos arrestos efectuados por la policía local. Los movimientos ciudadanos de rechazo al modelo político y económico vigente en los países occidentales, impuesto por ellos al resto del mundo, han llegado, así, al corazón del sistema: Wall Street, el distrito financiero neoyorquino que funge como capital de la especulación planetaria, y donde se realiza la mayor parte de las operaciones bursátiles en las que unas cuantas manos juegan con los destinos de países y de poblaciones.

A pesar de la heterogeneidad de las manifestaciones de descontento –desde las violentas revueltas de semanas pasadas en Gran Bretaña hasta el movimiento estudiantil chileno, pasando por la causa de los indignados españoles y por los severos disturbios en la Grecia del ajuste monetario–, todas tienen un denominador común: repudiar el agotamiento de un sistema global que sacrifica el bienestar de las poblaciones en general para maximizar las utilidades de pequeños grupos de accionistas y produce crisis financieras en serie.

Como ha ocurrido en España y en Chile, el descontento económico desemboca con fluidez en una inconformidad ante un modelo político que ha permitido y auspiciado la grotesca concentración de la riqueza en unas cuantas manos y que ha sido capaz de cooptar y desvirtuar los proyectos de transformación social, como ocurrió con el aún gobernante español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien terminó administrando la crisis a favor de los capitales y en detrimento de la sociedad, y con el presidente Barack Obama, quien, discursos y alegatos aparte, no ha sido capaz de concretar una política de contención a la voracidad especuladora ni de impulsar, desde el gobierno, el bienestar social. Los anteriores son sólo dos ejemplos de cómo las democracias clásicas no han podido servir de vehículo para que las demandas y los sentires mayoritarios se conviertan en programas gubernamentales y de cómo las instituciones son puestas, en los hechos, al servicio de minorías ínfimas. De esta forma, los descontentos sociales del momento presente ponen sobre el tapete la carencia de representatividad real de gobiernos y parlamentos y el ejercicio del poder real por parte de fuerzas que ni siquiera aparecen en los escenarios electorales.

Por otra parte, que el malestar de los manifestantes esté más que justificado, y que su diagnóstico de la problemática global sea correcta, no significan en automático que tengan posibilidades reales de alterar el exasperante estado de cosas al que ha llevado al mundo la primacía absoluta de los dividendos por sobre cualquier consideración civilizatoria. En su exhortación a tomar Wall Street, por ejemplo, Adbusters señalaba que "99 por ciento de la gente ya no tolerará la codicia y corrupción del uno por ciento". La estimación se queda corta en sus dos partes: el círculo de los privilegiados por el sistema es menor a uno por ciento, pero parece un exceso de optimismo suponer que el 99 restante vaya a movilizarse por un cambio profundo en las reglas de la economía mundial.

Como quiera, acampadas como la de Wall Street –y la realizada frente a la bolsa de valores de Barcelona, disuelta ayer por los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica catalana– tienen la gran virtud de evidenciar el descontento social que recorre al mundo y de obligar a la opinión pública a mirar de frente la inviabilidad de las reglas económicas y políticas aún vigentes –acuñadas, en lo fundamental, en el siglo XVIII en Europa, bajo la forma de la democracia parlamentaria y del liberalismo económico– y la urgencia de idear y propugnar alternativas que partan del principio de priorizar el bienestar colectivo por sobre el lucro individual y de la aspiración a un ejercicio realmente representativo y participativo del poder político.

La Jornada, 20/09/11

Bernard Cassen: La hora de la desmundialización ha llegado

Bernard Cassen: La hora de la desmundialización ha llegado

Frente a un nuevo fenómeno, las palabras se apresuran a nombrarlo hasta que alguna de ellas termina por imponerse. Es lo que sucedió en francés con el término "altermundialismo”. Entró en el campo político entre el 2001 y el 2002. Nombrando a la nebulosa mundial de organizaciones y de redes que poco a poco se fueron reconociendo en el eslogan de los Foros Sociales Mundiales "Otro mundo es posible” adoptado por la organización Attac (creada en junio de 1998) surgida de un artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique de mayo de 1998. Se halla íntimamente vinculada a momentos de alta visibilidad mediática como fueron los Foros, desde el realizado en Porto Alegre en 2001 y las grandes manifestaciones contra la OMC, el FMI, el Banco Mundial, etc . desde Seattle en diciembre de 1999.

El "Altermundialismo” sucedió al "antimundialismo”, concretando el paso desde una posición de simple rechazo a la mundialización liberal a la anteposición de políticas alternativas. Una manera de contradecir el famoso TINA (There is no alternative) de Margaret Thatcher.

En enero de 2008, la revista Utopie critique y Mémoire des Luttes propusieron el concepto de "post-altermundialismo” (2) destinado a designar a las posibles articulaciones entre movimientos sociales, partidos y gobiernos progresistas en pos de objetivos precisos, como la lucha contra el cambio climático.

La cumbre de Cochabamba, convocada por el presidente boliviano Evo Morales en 2010, constituye un buen ejemplo. El post-mundialismo no se opone al altermundialismo: es solo una de sus posibles derivaciones.

Cantabria: La Universidad de Cantabria y Banco Santander apuestan por la internacionalización

Cantabria: La Universidad de Cantabria y Banco Santander apuestan por la internacionalización

Gutiérrez-Solana y Botín

Federico Gutiérrez-Solana, rector de la Universidad de Cantabria (UC), y Emilio Botín, presidente de Banco Santander, han firmado un convenio que ampliar la colaboración entre ambas entidades.

El acto, que tuvo lugar en el Paraninfo de la UC, da continuidad  a una amplia y fructífera relación iniciada hace más de 15 años por ambas instituciones. Esa relación ahora se refuerza y adquiere nuevas dimensiones en el marco del proyecto Cantabria Campus Internacional (CCI).

El convenio suscrito destaca principalmente nuevas iniciativas que respaldarán el posicionamiento internacional de la Universidad de Cantabria. Por una parte, la creación de Santander Financial Institute (SFI), que será un centro de referencia internacional en materia de Banca y Finanzas, e impulsará distintas líneas de investigación sobre procesos bancarios. Por otro lado, la colaboración entre la UC y la Universidad de Wharton, EEUU, para implementar y desarrollar programas de movilidad internacional, además del desarrollo de un Centro de Sostenibilidad en colaboración con la Universidad de Cornell, EEUU. Por último, el convenio apoyará a la capacitación lingüística de los estudiantes en inglés.

El acuerdo da continuidad a otros proyectos como el respaldo a la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (UCEIF), nacido en 2006 como un foro pionero y especializado, cuyo eje más destacado es el Master de Banca y Mercados Financieros que  se  imparte en España, México, Marruecos y a partir del próximo año en Sao Paulo.

La gestión del Archivo Documental del Santander o el apoyo a actividades de la UC como la Cátedra Empresa Familiar, la Cátedra PYMES o la Escuela de Formación de Doctores Iberoamericanos son otras de las iniciativas cuyo desarrollo conjunto se mantendrá.

La universidad participa también en los programas de becas de movilidad impulsados por el banco entre los que destacan las Becas Santander-CRUE para estudiantes que quieran completar sus estudios en universidades iberoamericanas, Becas Fórmula Santander y las “Becas Iberoamérica. Estudiantes de Grado.Santander Universidades”, que beneficiarán a 15.000 estudiantes hasta 2015.

Además del apoyo a actividades de la UC referentes al tema banca y movilidad académica, el convenio apoya otras áreas estratégicas abiertas dentro del Campus Cantabria Internacional. Así, el Área Estratégica Internacional de Tecnología potenciará la capacidad innovadora del Observatorio Tecnológico de la Tarjeta Universitaria Inteligente (OTTUI), y con el Área Estratégica Internacional de Patrimonio y Lengua se potenciará la capacidad investigadora del Instituto  Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria.

Banco Santander colabora en estas y otras iniciativas de la Universidad de Cantabria a través de su División Global Santander Universidades, que le permiten mantener una relación estable con más de 960 instituciones académicas de América, Asia y Europa.

globalasia, 19/09/11

Castilla y León: Industrias de la Educación Superior en la Tierra del Saber

Castilla y León: Industrias de la Educación Superior en la Tierra del Saber
Las universidades privadas piden a la Junta más titulaciones para competir con las públicas

La Educación Superior en España cuenta con una oferta pública que en algunas comunidades autónomas, como es el caso de Castilla y León, apenas deja espacio para la entrada de la empresa privada. La comunidad cuenta desde mediados del siglo pasado con una lista creciente de escuelas, instituciones y universidades surgidas en distintas provincias y que buscan su nicho de mercado en un área en el que el negocio se mezcla con otros intereses, como la promoción humanística o la necesidad de mantener cuotas de actividad religiosa, solo por poner algunos ejemplos de las motivaciones del ámbito privado para entrar en la pugna.

Los Desayunos Empresariales organizados por El Norte de Castilla y la agencia Comunicación Profesional han reunido en esta ocasión a representantes de cinco universidades privadas de Castilla y León, empresas educativas que reportan a fin de año resultados a un consejo de administración que revisa tanto los números económicos como también los académicos. Junto a ellas se asientan otras entidades universitarias basadas en la fundación, que también reportan resultados económicos a fin de año y que tienen la obligación de ser sostenibles, aunque sus patronos, en este caso la Iglesia Católica en tres de las instituciones asistentes, tengan otras motivaciones más allá de las puramente crematísticas.

Convocados en los salones del hotel Novotel de Valladolid, en El Palero, a la cita acudió la rectora de la Universidad Católica de Ávila, María del Rosario Sáez Yuguero; el rector de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, Martín José Fernández Antolín; el director gerente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU de Castilla y León, Manuel Perucho; el vicerrector de la IE University de Segovia, Miguel Larrañaga y junto a ellos el catedrático de Percepción, Atención y Memoria de la Facultad de Psicología de la Universidad Pontificia de Salamanca, Antonio Sánchez Cabaco, quien disculpó la ausencia del rector electo, Ángel Galindo.

Daniel Shoer Roth: La privatización del parque

Daniel Shoer Roth: La privatización del parque

La principal crítica sobre el estadio de los Marlins en La Pequeña Habana no es que se haya construido, sino que lo financiaran con fondos públicos. La inversión generará millones de dólares a una corporación. Mientras tanto, ir a ver un juego costará dinero, así que no todos en la comunidad podrán disfrutar del proyecto.

El estadio ilustra una peligrosa tendencia en los gobiernos locales de anteponer los intereses de una compañía a los del público, entre otros motivos porque esa entidad o, en este caso, franquicia deportiva, eleva el perfil de la ciudad o del condado. En algunos casos, también hay intereses políticos de por medio.

Esa tendencia se ha puesto de manifiesto en Hialeah, donde el gobierno municipal concedió la licencia de operación de los siete campos de béisbol del Parque Benny Babcock, el más grande y antiguo de la ciudad, a una academia que pertenece a Orlando “El Duque” Hernández, el célebre lanzados de los Yankees de Nueva York.

A pesar del prestigio que trae el pelotero y de la ilusión que da a los niños de 5 a 14 años cuyos padres pueden costear las prácticas, la transacción va en detrimento de la calidad de vida de los vecinos, familias de clase trabajadora que podían usar las instalaciones gratis para cualquier deporte, y que ahora tendrán que pagar o conformarse con un pequeño espacio que permanecerá abierto al público todo el día.

La privatización de la infraestructura pública es una salida para numerosas ciudades en la Florida y el resto de la nación que buscan aminorar su déficit presupuestario con los fondos que reciben de los operadores privados.

Sin embargo, en Hialeah, los dividendos del parque irán exclusivamente a El Duke Sports Association, que ha invertido al menos $45,000 en mejoras de las instalaciones, según el abogado municipal, mientras que el costo de mantenimiento lo continuarán pagando los contribuyentes.

El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, negó categóricamente que el contrato de dos años con Hernández represente una privatización del servicio, ya que los campos “continúan siendo propiedad del gobierno municipal”. Agregó que, en el pasado, la liga de béisbol Khory League administraba los campos y cobraba por los juegos.

“Nada ha cambiado”, declaró Hernández. “Le estamos prestando un servicio a la comunidad. Es un orgullo que el Duque quiera trabajar con la Ciudad de Hialeah, imagínate, para un niño estar aprendiendo con peloteros como él”.

No obstante, en los últimos cinco años, la ciudad y no una entidad privada administró la liga, dijo José Azze, ex director del Babcock y actual director del parque Bright.

El nuevo precio de registración para las prácticas es de $130 por niño, más del 30 por ciento de lo que cobraba la ciudad. Esto incluye el uniforme, 18 juegos y los playoffs. Pero la principal fuente de ingresos, vendrá de los equipos de otras partes del condado, que deberán pagar hasta $1,500 para participar en la liga y usar los siete campos.

Pierre-Joseph Proudhon: Y al final privatizarán el aire

Pierre-Joseph Proudhon: Y al final privatizarán el aire
“Todos los ciudadanos del mundo pagamos ya por el aire que respiramos”

Hacía siglos que la tierra había sido parcelada y privatizada por derecho divino o de conquista, decían los señores; eufemismos que generalmente venían a significar invasiones militares, destrucciones y masacres, para adueñarse por la fuerza del territorio y de los mismos habitantes. Posteriormente, olvidado ya el origen de la propiedad, las tierras iban pasando como herencia de descendientes en descendientes hasta que aparecían los más torpes, desafortunados o inquietos, que acababan vendiéndolas a otros.

El agua, quizás por su naturaleza líquida y dispersa, discurrió libre o compartida comunalmente hasta hace poco. Fue durante las últimas décadas, privatizados ya prácticamente todos los recursos naturales, cuando algunos especuladores repararon en las enormes posibilidades que ofrecía el líquido elemento; entonces decidieron privatizar también el agua para mejorar la calidad y el abastecimiento a todos los ciudadanos, eso dijeron; a su favor tenían el precedente de las embotelladoras, que se habían apropiado de los manantiales para vender el agua envasada a los sectores pudientes y las poblaciones cuyos pozos estaban contaminados. Algunas comunidades no lo entendieron y rechazaron que las empresas adjudicatarias se adueñaran hasta del agua de lluvia, incluso provocaron algunas revueltas que frenaron temporalmente la privatización, pero fueron simples excepciones y a la larga todo el mundo acabó aceptándolo.

Al final, por evolución lógica, tocaba privatizar lo único que quedaba libre: el aire, un nuevo filón de oro a disposición de los más espabilados. De hecho, en Tokio ya habían instalado máquinas expendedoras de aire limpio para que los sufridos viandantes pudieran darse un respiro de cuando en cuando en las calles con mayor polución, unas máquinas que generaban pingües beneficios a sus propietarios.

La cuestión surgió porque los numerosos gobiernos locales, regionales y centrales estaban tan endeudados, después de lustros de pésima gestión, grandes obras, nepotismo y latrocinio, que ni siquiera recortando los escasos servicios que ofrecían podían seguir funcionando; tampoco podían aumentar los impuestos que cobraban porque a las clases medias las exprimían ya al máximo, las bajas estaban demasiado empobrecidas y las altas, de una forma u otra, siempre acababan escaqueándose; por otra parte, hacía tiempo que habían vendido las empresas públicas, las cajas de ahorros, incluso servicios tan importantes como la limpieza vial, las basuras, la depuración, etc., de forma que no les quedaba nada por vender. Así las cosas, algún asesor ocioso se fijó en este recurso natural y lo vio como otro más, perfectamente gravable también; entonces se le ocurrió que los gobiernos, como representantes legítimos de los ciudadanos, podían declararse usufructuarios y administradores del aire, con el fin de crear un nuevo impuesto sobre su consumo...

La idea prosperó y se hizo realidad, aunque la mayoría no queríamos más impuestos. Casi nadie salió a la calle para echar fuera de las instituciones a aquellos gobiernos indignos, al fin y al cabo los habíamos elegido nosotros mismos. Bastante hacíamos con aguantar cada día los problemas del trabajo, quien lo tenía, y las hipotecas, quien tenía casa; era preferible olvidarse de todo y entretenerse con el fútbol o los toros y las películas, menos mal que teníamos televisión. Además se trataba de un impuesto temporal, hasta que pasara la crisis económica, y sólo tendríamos que pagar unos céntimos por cada metro cúbico del aire que respiramos.

Sin embargo, las necesidades de financiación continuaron acuciando a los gobiernos y éstos no tardaron en hipotecar y vender los derechos de usufructo del aire al mejor postor o al más arrimado. Como siempre, algunos se opusieron con ardor pero el progreso y los mercados fueron implacables; al final la medida temporal se convirtió en ley permanente, definitiva, y la privatización del aire acabó extendiéndose por todo el mundo.

En pocos años multinacionales como la Air for All Company crecieron como la espuma, absorbiendo las compañías regionales, y sus principales inversores se hicieron inmensamente ricos. El negocio del aire se convirtió en la estrella de las bolsas de Wall Stret, Tokio, Hong Kong, Berlín, Londres, París, Moscú, etc.

Todos los ciudadanos del mundo pagamos ya por el aire que respiramos. Al principio era una cuota insignificante pero la cotización del metro cúbico de aire fue subiendo, imparable, hasta alcanzar precios prohibitivos para los más pobres. Y ahora nos toca a las arruinadas clases medias...

Yo enseñaba historia en un liceo público y perdí mi trabajo cuando privatizaron completamente la educación, luego me volvieron a contratar a tiempo parcial, sin derechos laborales y con un sueldo muy reducido. Tuve que endeudarme y rehipotecar la vivienda para que mi hija, mi mujer y yo pudiéramos seguir respirando. La economía no mejoró y el banco nos quitó el piso; tuvimos que malvender los muebles y alojarnos en una cabaña que construimos nosotros mismos con materiales de desecho, en las afueras. Ahora me han recortado el salario, apenas tenemos para comer y tampoco podemos pagar el aire; sólo me queda una semana para conseguir dinero de algún prestamista, si no lo logro, la AFAC nos denunciará y en cuanto nos lleve ante el juez, éste nos condenará a la cámara de vacío por incumplir la ley del aire y no pagar nuestras cuotas...

El Seis Doble, 19/09/11

Jorge Fabra Utray y Juan Ignacio Bartolomé Gironella: No es economía, es ideología 

Jorge Fabra Utray y Juan Ignacio Bartolomé Gironella: No es economía, es ideología 
Jorge Fabra Utray fue decano del Colegio de Economistas de Madrid en 1981-1983. Juan Ignacio Bartolomé Gironella fue decano del Colegio de Economistas de Madrid en 1984-1988. http://www.economistasfrentealacrisis.com.

El 9 de mayo de 2010 la mayoría conservadora representada en la reunión del Ecofin impuso a España, bajo el argumento de la consolidación fiscal como vía para prevenir situaciones de insolvencia, una política fiscal restrictiva que en la coyuntura actual es procíclica y contractiva. Se puso la atención no sobre el nivel de deuda pública, que constituye la referencia real de la solvencia financiera de los Estados, sino sobre el saldo presupuestario, una variable anual bajo la gestión y el control de los Gobiernos y de los Parlamentos nacionales.

Aparentemente se trataba de mandar una señal de estabilidad financiera a los mercados con medidas que garantizaran la capacidad de pago de la deuda a sus vencimientos. De esta manera, las primas de riesgo financieras deberían disminuir. Pero los mercados han respondido a las políticas restrictivas del gasto público exigiendo mayores primas de riesgo, y no menores, como aparentemente se pretendía.

¿Se han equivocado los mercados o se han equivocado las políticas?

La respuesta es clara. Aquí no hay equivocación alguna. A la política de la Europa conservadora lo que le interesa es la disminución del papel de los Estados en la economía. Y a los mercados lo que les interesaría es la recuperación de la economía, de los negocios, es decir, de la demanda efectiva, porque esa es la vía que suministraría a sus deudores, públicos o privados, mayores ingresos y con ello mayores garantías de que podrán hacer frente a sus compromisos. Por consiguiente, ambos consiguen lo que persiguen: los primeros, de manera directa, el empequeñecimiento del Estado, la disminución de las prestaciones sociales; y los segundos, aunque de manera indirecta, también, a través del aumento de las primas de riesgo de la deuda que es la variable que resuelve la ecuación de sus intereses ante las políticas contractivas que debilitan la solvencia de sus deudores.

Marcos Roitman Rosenmann: A cuestas con la sanidad

Marcos Roitman Rosenmann: A cuestas con la sanidad

En España asistimos a una bochornosa situación, el recorte en los presupuestos generales del Estado destinados a sanidad. El problema se llama externalización, eufemismo para negar que asistimos a una privatización de recursos fiscales. Financiamiento público para lucro privado. Ese es el misterio. Hacerlo posible supuso crear una ley ex profeso, conocida como ley 15/1997, aprobada por el PSOE y el PP, y la complicidad de la mayoría de los grupos parlamentarios, excepto Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Gallego. Dicha ley autoriza la gestión y administración de la salud a cualesquiera entidades de naturaleza o titularidad pública admitida en derecho; ese es el quid de la cuestión, facilitar la provisión de servicios sanitarios a cualquier empresa privada.

Cabría esperar vergüenza torera cuando el objetivo apunta a desmantelar la sanidad pública. Pero se regodean, siendo habitual escuchar a los dirigentes de los grandes partidos políticos declarar con la boca chica que la sanidad pública no está en peligro, mientras a espaldas de la ciudadanía abren las puertas a entidades financieras y empresas constructoras, que espantadas de la crisis prefieren invertir sobre seguro en el área de la salud.

Varias son las formas utilizadas para legitimar el desembarco de los especuladores en sanidad. La primera, una tríada, señalar el colapso, la ineficacia y la insostenibilidad del actual modelo de salud pública, obliga a una reforma en profundidad si se quiere gozar de un sistema eficiente y seguro. Una vez introducido el tridente argumentativo, se habla del despilfarro y el gasto compulsivo fruto de una mala gestión. Lo mejor es racionalizar los recursos. palabra mágica. Lo dicho justifica cerrar los centros "menos rentables" y vender las instalaciones para recaudar fondos y aminorar el déficit público. Edificios, centros de salud, laboratorios, incluso hospitales son rematados o alquilados. Sólo en Cataluña se han clausurado las urgencias nocturnas en más 40 centros de asistencia primaria, todos ellos en barrios populares.

Se despiden médicos, enfermeras y personal auxiliar o bien no se convocan nuevas plazas. Muchos galenos y enfermeras emigran. Alemania, Gran Bretaña y Suecia son destinos preferentes. El deterioro provocado de la Sanidad Pública se explica por la anteriormente citada ley 15/1997, que incorpora el concepto beneficios privados en la gestión y administración de la salud. La ecuación ya no tiene secretos. La incógnita se despeja fácilmente. Una sociedad enferma es rentable para los empresarios.

Distribuir contido