Negocios

Negocios

Fernando Álvarez-Uría: La sociedad, contra el mercado

Fernando Álvarez-Uría: La sociedad, contra el mercado
Fernando Álvarez-Uría es catedrático de Sociología en la Universidad Complutense

¡Qué curioso, si miro mucho tiempo a los números, luego
veo borrosa a la gente! El Roto (El País, 13 julio 2011)

Para comprender el presente es preciso no olvidar nuestro más inmediato pasado. Voy a tratar de recordar brevemente cómo se produjo el paso de la economía política, que situaba en el centro de la reflexión el problema de la producción y la distribución de los recursos, a la ciencia económica, que en nuestro tiempo ha dado alas a la hegemonía de los mercados financieros. Esa deriva fue decisiva para que la lógica de una sociedad de mercado erosionase sin cesar los avances del Estado social, pero favoreció también la formación de una sociología amnésica, ahistórica y asocial, que, arrastrada por el formalismo económico, quedó anclada en el individualismo metodológico, de modo que el avance del capitalismo salvaje se realizó sobre una especie de tierra intelectualmente calcinada.

Maurice Dobb señalaba que se disputan el campo económico una economía pura, estilizada, formal, basada en una teoría subjetiva del valor, y construida predominantemente a partir de modelos econométricos, y una economía sociológica que asume que la economía es una ciencia social y política en la que intervienen las clases sociales, así como factores institucionales.

Desde el triunfo de los modelos neoliberales en Occidente se ha impuesto, formando parte del llamado pensamiento único, la economía pura, y con ella el poder de las altas finanzas que han maniatado a los sistemas políticos democráticos. No habrá por tanto alternativa a la crisis sin un cambio de rumbo, sin una domesticación de los mercados subordinándolos a los intereses generales de la sociedad.

Galicia: La Universidade de Vigo aspira a aumentar sus ingresos mediante contratos con empresas

El cliente es primeroGalicia: La Universidade de Vigo aspira a aumentar sus ingresos mediante contratos con empresas
El rector aboga por sumar "titulaciones que se puedan asumir con poco coste o coste cero", como Diseño y Moda en el Campus de Pontevedra

El rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, ha reivindicado la capacidad de esta institución para captar ingresos propios procedentes de los contratos suscritos en el ámbito empresarial a partir del conocimiento que se genera en el contexto académico. Extremo que, según Mato, "no aparece en muchos ránking". y en el que la Universidad de Vigo "sigue aumentando, en plena crisis".

"No es tanto lo que ingresa la Universidad", afirmó Salustiano Mato en declaraciones a Europa Press, "sino que lo importante es que genera empleo y crecimiento económico". Como ejemplo, la reciente inauguración de la Ciudad Tecnológica de Vigo 'Citexvi', en la que "se crearon 200 puestos de trabajo con iniciativas de la Universidad en colaboración con el tejido empresarial gallego".

A respecto de la situación económica, Mato destacó que la Universidade de Vigo está "haciendo los deberes" con la aplicación de un "plan de sostenibilidad" que en su primer año redujo el gasto en 20 millones de euros y que, hasta 2015, prevé reducir 45 millones de euros. "Lo hicimos por salud financiera", explicó el rector, argumentando que la de Vigo es "una universidad sin deudas y con un equilibrio contrastado".

Henry A. Giroux: From Benetton to Murdoch: The Culture of Money, Shock and Schlock

Henry A. Giroux: From Benetton to Murdoch: The Culture of Money, Shock and Schlock

"Benetton appropriated for one of its advertising campaigns actual news photos of social events that portray various calamities of the time. These include pictures of a bloodied Mafia murder victim, depictions of child labor, a terrorist car bombing and the bloodstained clothes worn by a Croatian student the day he was killed."

What C. Wright Mills once termed "the cultural apparatus" matters even more 50 years later.(1) At the dawn of the 21st century, this apparatus has grown into a vast web of media monopolies, which serve to entertain global audiences, set fashion standards, provide information about the world, promote celebrity culture, create consumer desires and occasionally offer insights about existing social problems while holding powerful individuals and institutions accountable. But they do more. They also function as teaching machines, producing and legitimating particular modes of identity while providing the framing mechanisms that drive the questions, interests and values that shape a society. Through the sheer power of their size and ubiquity, the media and its digital extensions influence major institutions, influence the larger culture and reproduce particular social values; they also set standards, exert influence upon politics and often privilege the trivial over the substantive, the consumer over the citizen and the narrowest of interests over larger ethical and social considerations. As the old and new media take over the space of the public and private, they have become a more insistent and aggressive anti-democratic force corrupting politics, demeaning public goods, trading in campaigns of fear, substituting opinions for legitimate argument and turning news outlets into spectacles of pain and perversion, if not worse. Think here of the preponderance of hate radio and television shows that feature the likes of Glenn Beck, Michael Savage and Bill O'Reilly. And bear in mind the narcissistic messages endlessly paraded on realty TV shows. Listen to the often cruel and homophobic nonsense vomited up from the mouths of right-wing luminaries such as Michele Bachmann and Sarah Palin and how the mainstream media reports such invective as a serious species of argument. The scandalous example of Rupert Murdoch is a recent case in point where money and greed combined with a politics of corruption and shock to produce a culture of cruelty that tarnished everything it touched. Not only did News Corporation inundate the world with schlock tabloids, it also invaded the privacy and violated the dignity of the British royal family, various celebrities and the victims of the 2005 terrorist attack in London by hacking into their voice mail accounts. And by some accounts, is guilty of the same criminal offense in the United States.(2) But the most offensive hacking News Corporation has done is to hack into people's minds, filling their everyday lives with gossip, spectacles, the relentless sexualization of women and incessant cheerleading for a market-driven society where all that matters is winning and making money. Unfortunately, what is often left out of existing narratives about the rise of big media and its commitment to shock and political conservatism is the role it plays as a form of public pedagogy, an educational force that demeans any viable notion of democratic values, relations and critical agency. One way of understanding this reactionary form of public pedagogy is to examine the crucial, if not foundational role that trendy and "conscious" corporations like Benetton have played over the last 40 years in trading in an aesthetic of glam exposé that makes an appeal to addressing viable social issues.

The merging of spectacle, shock and schlock advertising history has assumed increasing importance in societies where the media and other forms of screen culture become the most powerful repository for engaging and educating the wider public. In what follows, I want to turn to a brief history of Benetton and its practices as a way of understanding the current role that the media plays in promoting a culture of sensation, fear and cruelty that obliterates any remnant of social responsibility and a viable politics and pedagogy of representation. The Benetton model is important because it illustrates how the aestheticization of shock, difference and glamour can be used and manipulated not only to attract a wider audience for its clothing line, but also to misappropriate social consciousness as a way to bring attention to itself while subordinating important social issues to the brand-name power of the logo and the lure of the commodity.

En Somalia no hay petróleo

En Somalia no hay petróleo

Libia y el costo de la guerra

Libia

La operación "Odisea del Amanecer" contra las fuerzas de Muamar Gadafi en Libia muestra que los problemas fiscales de los países desarrollados no afectan el lanzamiento de misiones militares.

Mientras se recorta el gasto social y se congelan salarios y pensiones estatales citando dificultades financieras insoslayables, los operativos militares se llevan adelante con un simple cálculo de costos.

En el máximo deudor planetario, Estados Unidos, se estima que el costo de los misiles de un solo día asciende a unos US$100 millones: una operación prolongada costaría varios miles de millones.

En el Reino Unido, que vive bajo la sombra de unos de los recortes fiscales más drásticos de la Unión Europea, UE, se estima que cada misil cuesta unos US$700.000, mientras que una salida del avión de combate Tornado se sitúa en unos US$40.000.

Hasta en Grecia, que debió ser rescatada por la UE y el Fondo Monetario Internacional, FMI, el año pasado, un canal televisivo puso esta semana el grito en el cielo al calcular que aún la marginal participación griega en el conflicto costaría un millón de euros por día.

"Es un despropósito. Hay una especie de tabú a la hora de hablar del costo de un conflicto. Las prioridades de la clase política en muchos países es deplorable", señaló a BBC Mundo Chris Nineheam portavoz de la organización Stop the War Coalition en Londres.

BBC, 22/03/11

Niños somalíes lloran de hambre

Somalia

“Le arde el estómago como si estuviese en llamas de tanta hambre, pero no puedo hacer nada”, se lamenta Hasan Abdi al mirar con tristeza a su nieto. En Doloow, en el sur de Somalia devastado por la sequía, los niños lloran de hambre entre el polvo.

Con una mano, Hasan Abdi lleva a su nieto de 5 años, y con la otra, la comida para los siete miembros de su familia: un saco de cereales, azúcar y una botella de aceite que le ha proporcionado una organización humanitaria.

“Esta comida ayudará, pero no durará mucho tiempo”, teme Abdi.

Y es que la región conocida como el Cuerno de África atraviesa su peor sequía en décadas, según la ONU. En Somalia es aún más grave, debido a que el país lleva años sumido en la guerra.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hasta 350 mil personas sufren hambruna en dos provincias sureñas controladas por los insurgentes islamistas shebab y decenas de miles de personas ya han muerto durante los últimos meses.

En Doloow, los camellos escuálidos rebuscan entre la maleza algo que comer. La gente espera pacientemente la llegada de ayuda, sentada a la sombra de los árboles.

En tanto, la ONU hizo un llamado urgente a todos los países para combatir la hambruna en el este de África, al solicitar US$1 mil 600 millones.

Prensa libre, 26/07/11

Miren Etxezarreta: Insaciables

Miren EtxezarretaMiren Etxezarreta: Insaciables
Miren Etxezarreta, Catedrática emérita de Economía Aplicada de la UAB

Desde la llegada del neoliberalismo a la política económica con la crisis de los setenta –impulsado por los poderes económicos del mundo, con Thatcher y Reagan como valedores políticos, legitimados por una enorme cohorte de académicos, sobre todo economistas–, asistimos a un continuo ataque a los derechos laborales, sociales y cívicos de las poblaciones de los países “desarrollados”. La crisis actual, desde 2007 en adelante, está facilitando un nuevo y muy potente ataque a los intereses de estas poblaciones (lo que tampoco es obstáculo a que se intensifique la explotación de los demás pueblos del mundo globalizado).

En el Estado español, como en otros países de la denominada periferia de la UE, estos ataques se están ejerciendo con inusitada virulencia. Toda una serie de elementos conocidos han conducido a altos niveles de endeudamiento de la economía, y sobre todo a una deuda externa difícil de gestionar. Los mercados financieros a los que se recurre, reforzados por instituciones públicas internacionales (FMI, OCDE) y en particular por la propia Unión, imponen exigencias crecientes a las economías deudoras, requiriendo de los gobiernos la realización de políticas que suponen un durísimo ataque a las condiciones de vida y derechos cívicos y sociales.

Las medidas “de ajuste” se suceden sin cesar. La gestión de la crisis fue desacertada y caótica en 2008 y 2009, pero es a partir de 2010 cuendo se intensifica el ataque. En febrero se emprendieron nuevas medidas de austeridad, y a partir de mayo se produjo un giro drástico en la política económica española para adentrarse de lleno en un periodo de severidad: fuerte recorte presupuestario, reforma laboral y reforma de las pensiones, seguidas por otras parecidas de menor entidad en diciembre.

En 2011 se está acentuando esta orientación, a pesar de que el Acuerdo Social y Económico de febrero fue totalmente superfluo. Supuso poco más que reiterar la voluntad de reformar las pensiones y abrir la puerta a la reforma futura de la negociación colectiva, junto a pobres medidas para el empleo y vacías retóricas sobre política industrial, energética y de innovación. Podemos preguntarnos si el objetivo real del acuerdo, compuesto sólo de medidas preexistentes y futuras, no era sólo mostrar el consenso entre Gobierno y fuerzas sociales (con foto incluida) respecto a la política que establecía el primero.

A partir de marzo, la presión viene de instancias más potentes y se acentúa intensamente. A cambio del establecimiento de un fondo de ayuda financiera por si es necesario para rescatar a los países, y a través principalmente del Pacto por el Euro, la UE decreta una serie de medidas de envergadura que los países de la zona euro habrán de cumplir, supuestamente para impulsar la competitividad, el empleo, la sostenibilidad de las finanzas públicas, y reforzar la estabilidad financiera. Los aumentos salariales habrán de seguir la pauta de la productividad y no actualizarse según el IPC; hay que ahondar en la flexiseguridad –léase precariedad laboral–; eliminar la economía sumergida; disminuir la tributación del trabajo (de los más ricos y las cotizaciones sociales) y aumentar la fiscalidad indirecta (el IVA); “armonizar” la fiscalidad del impuesto de sociedades con un sistema que supondrá la disminución en la tributación de las empresas transnacionales europeas; revisar la estabilidad del gasto público –léase disminuir– especialmente en salud, educación y asistencia social; las jubilaciones habrán de demorarse hasta los 67 años o más tarde según la esperanza de vida; los presupuestos públicos habrán de cumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de 1997 o ser penalizados con multas del 0,2% del PIB (en España unos 20.000 millones de euros anuales); y, además, han de ser revisados por la UE antes de ser presentados a los parlamentos; etcétera, etcétera.

España se da prisa en cumplir: Iberdrola ya ha logrado que sus salarios se negocien en función de la productividad y Telefónica seguirá un complicado sistema mixto (productividad e IPC); la ley sobre la economía sumergida ya se ha emitido por Decreto-Ley; ya estaba aprobada la reforma de las pensiones; los recortes en sanidad, educación, asistencia social, y todo el gasto público son drásticos. Asistimos a la continua implantación de políticas económicas severas y crueles con la mayoría de la población, que deterioran las condiciones de vida en todas sus facetas.

Aún hay aspectos más graves. Uno, que debido a su carácter fuertemente recesivo estas medidas no sirven para resolver la crisis, sino que implican el deterioro de la economía y, por tanto, la perpetuación de la crisis por un largo periodo (Grecia señala la evolución posible). Y segundo, que las medidas negativas para la población no se terminan, sino que seguirán ahondando en este deterioro. La reciente normativa sobre la negociación colectiva, que supone eliminar la fuerza de la misma, es un potente ataque a las condiciones laborales del futuro; además, los grandes empresarios que rigen la orientación de la política económica y sus asesores, el gobernador del Banco de España y la UE, señalan que las medidas de “austeridad” en curso han de completarse. Hasta explicitan que hay que finalizarlas antes de convocar elecciones. Este tipo de medidas no tienen límites, no se acaban nunca. Más y más de lo mismo, insisten.

Su objetivo de fondo no es otro más que, con la excusa de la crisis de la deuda, lograr disminuir de forma permanente el nivel de vida de la población, haciendo retroceder muchos años los derechos adquiridos con largas luchas para conseguir mantener y aumentar los beneficios que el capital necesita. No van a parar si no les forzamos a ello. Son insaciables.

Público, 26/07/11

Enrique Gil Calvo: En poder de los mercados

Enrique Gil Calvo: En poder de los mercados
Enrique Gil Calvo es catedrático de Sociología de la Universidad Complutense

Desde que el año pasado el presidente Zapatero abjuró del gasto social para abrazar el evangelio del ajuste fiscal, sus votantes le están propinando un merecido castigo electoral (ayer en los comicios locales, mañana en las generales) por lo que no deja de suponer una traición a la voluntad popular. Pues en última instancia, el giro estratégico adoptado por el Gobierno implica dejar de gobernar al servicio de los ciudadanos para pasar a plegarse al poder inapelable de los mercados. Sin embargo, en esto Zapatero no es el único culpable, pues los demás gobernantes han hecho lo mismo. Casi todos han renunciado a su soberanía ejercida en representación de sus electores para pasar a obedecer los dictados de una nueva soberanía supraestatal que emerge del llamado consenso de los mercados, según se puede comprobar estos días con la crisis europea de la deuda soberana. Y esta traición de nuestros gobernantes es lo que mejor explica tanto el declive de la socialdemocracia, que ha sido expulsada del poder incluso en sus feudos nórdicos, como el descrédito de la democracia tout court, dada la desconfianza que hoy abrigan los ciudadanos respecto a sus propias castas políticas, que por todo Occidente se están ganando a pulso el severo castigo que sin duda merecen.

Ahora bien, haríamos mal en culpar a los gobernantes actuales en exclusiva, pues la incierta deriva de nuestras democracias hacia un nuevo régimen político de dominación de mercado ya viene de antiguo. Y más precisamente cabe situar su inicio en la sustitución de las fuentes de financiación de los Estados democráticos, que en la era keynesiana procedían mayoritariamente de los impuestos tributarios y desde la restauración del monetarismo en los ochenta se financian sobre todo con emisiones de deuda pública en los mercados internacionales. Pero debe notarse que su respectivo criterio discriminador es antitético, pues los impuestos directos se recaudan con efecto progresivo (gravando en mayor medida los ingresos más elevados) mientras que el coste del crédito externo (o prima de riesgo) es eminentemente regresivo, de acuerdo con el evangélico efecto Mateo: a quien tiene (como Alemania) más se le dará, y a quien no tiene (como Grecia) todo le será quitado. Es la ley del más fuerte, como antítesis del principio democrático de igualdad ante la ley. Un injusto desequilibrio de mercado que la eurozona debería corregir para garantizar su futura estabilidad. Pero el liderazgo alemán no parece interesado en lograrlo porque la prolongación de la crisis reduce el coste de su propia deuda, en perversa aplicación de la teoría del riesgo moral.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antom Fente Parada: Dossier economia

Antom Fente Parada: Dossier economia

O orzamento debe equilibrarse, o Tesouro debe ser reaprovisionado, a débeda pública debe ser diminuída, a arrogancia dos funcionarios públicos debe ser moderada e controlado o seu gasto, e a axuda a outros países debe eliminarse para que Roma non vaia á bancarrota. A xente debe apreender novamente a traballar, en lugar de vivir á conta do Estado. Marco Tulio Cicerón, ano - 55.

Dados os acontecimentos que sacudiron a Eurolandia nos últimos días e no risco inminente de quebra e intervención da troika no Estado español (que se efectivará probabelmente despois das eleccións xerais) o Grupo de Traballo da Mocidade Irmandiña achegamos um dossier com chaves para introducírmonos na economía e para interpretar o que acontece neste inicio dunha nova depresión, aínda máis profunda, dentro do ciclo destrutivo iniciado no sistema-mundo capitalista em 2008.  Esta crise foi analizada sinteticamente por Xosé Manuel Beiras en "Brañas e a crise que non cesa" (I, II, III, IV e V) e dun xeito atractivo e moi levadeiro no documentario Inside Job.

 Un sistema que asiste a "unha perda de confianza" sen precedentes como aponta Leonardo Boff e que os marxistas veñen denunciando desde a irrupción da utopía reaccionaria ultraliberal:

Estamos nos confrontando com esse dilema: ou deixamos as coisas correrem assim como estão e então nos afundaremos numa crise abissal ou então nos empenharemos na gestação de uma nova vida social, capaz de sustentar um outro tipo de civilização. Os vínculos sociais novos não se derivarão nem da técnica nem da política, descoladas da natureza e de uma relação de sinergia com a Terra. Nascerão de um consenso mínimo entre os humanos, a ser ainda construído, ao redor do reconhecimento e do respeito dos direitos da vida, de cada sujeito, da humanidade e da Terra, tida como Gaia e nossa Mãe comum. A essa nova vida social devem servir a técnica, a política, as instituições e os valores do passado. Sobre isso venho pensando e escrevendo já pelo menos há vinte anos. Mas é voz perdida no deserto. “Clamei e salvei a minha alma” (clamavi et salvavi animam meam), diria desolado Marx. Mas importa continuar. O improvável é ainda possível.

Alejandro Nadal fala dunha "Media noite na economía mundial", pois a austeridade conduce ao sistema-mundo capitalista para un beco sen saída e confirma o pronóstico da crise em W que está prestes a vir, unha segunda crise moitísimo máis forte nos centros capitalistas (Xapón, EUA e Eurolandia) e que probabelmente comece no sector financeiro chinés tal e como o crack do 29 (na época da hexemonía británia na fase do declive e, xa que logo, da financiarización e que puxo fin á globalización ordenada polo Imperio británico) comezou en Wall Street, ou sexa, na potencia hexemónica que após o caos da II Grande Guerra (1939-1945) remataría por por orde no sistema-mundo arredor de Wall Street e os acordos de Bretton Woods, dinamitados na crise-sinal da Guerra do Vietnán. Algúns autores, porén, como é o caso de Boff vén nesta a crise terminal do capitalismo porque a súa expansión cada vez máis grande (desde o proto-estado nerlandés, ao estado-continente-imperio norteamericano, pasando polo estado-nación-imperio británico) tópase por vez primeira cunha imposibilidade de orde física: o finito dos recursos do planeta. Marshall Auerback coincide na diagnose no seu artigo "Tempo de pánico" e denuncia que se está xogando para un foxo ao 95% da poboación mundial:

Os governos de vinte e oito países desenvolvidos atuaram de concerto para fazer baixar o preço do petróleo e salvar a recuperação económica mundial. Nestes últimos dez dias, os investidores profissionais, os especuladores e os habituais manipuladores parceiros de viagem conseguiram torcer o braço desses governos, forçando de novo uma alça nos preços do cru. À vista do qual, e do terrível frente de dados económicos procedentes ultimamente da Europa, melhor fariam esses governos em procurar de novo uma via para evitar a especulação sobre os preços dos alimentos e dos combustíveis: caso contrário, a Grande Recessão, Segunda Parte, aguarda-nos à volta do canto.

Jorge Majfud: Política y economía norteamericana: El patriotismo de los ricos

Jorge Majfud: Política y economía norteamericana: El patriotismo de los ricos

En todo el mundo, los ricos casi no emigran, casi no integran los ejércitos que mandan a sus guerras y que luego llenan de honores y aplausos, y maldicen al Estado que les chupa la sangre. Cuando las economías van bien, exigen recortes de impuestos para sostener la prosperidad y cuando las cosas van mal exigen que el maldito Estado los rescate de la catástrofe (con dinero de los impuestos, está de más decir).

Desde la crisis financiera de 2008, la mayor preocupación de la clase media norteamericana ha sido el desempleo y el déficit, ambas herencias del gobierno republicano de George Bush. Dentro de este partido, el Tea Party ha surgido con una fuerza que le ha permitido dominar su retórica pero tal vez sea su propia ruina en las próximas elecciones, que en principio se les presentan favorables. Su bandera es la ideología Reagan-Thatcher y la ortodoxia de oponerse a cualquier incremento en los impuestos. Aseguran que no se puede penalizar a los exitosos, los ricos, con impuestos, porque son los ricos quienes crean los puestos de trabajo cuando la riqueza comienza a derramarse desde arriba. En un debate de 2008, Obama comentó que los partidarios de esta teoría (más bien, ideología) con la crisis habían descubierto que cuando se espera que la riqueza gotee de arriba el dolor comienza a subir desde abajo.

Los datos actuales (para no ir lejos) contradicen la teoría del “trickle-down” llevada a sus extremos por el último gobierno republicano, ya que (1) la capacidad de la avaricia de los “de arriba” es ilimitada, sino infinita, y (2) el desempleo no ha bajado en los últimos años, sino lo contrario.

Aunque en el país ya no se destruyen 700.000 empleos por mes como hace un par de años, la creación de nuevos puestos sigue siendo débil (entre 15.000 y 250.000 por mes; un ritmo saludable para bajar el 9.2 por ciento de desempleo debería ser de 300.000 nuevos puestos por mes).

Por otro lado, en el último año la productividad ha crecido en proporciones muchos mayores y, sobre todo, los beneficios de las grandes compañías. Cada semana se pueden leer en los diarios especializados los resultados de una gigante financiera, industrial o de servicios que han incrementado sus ganancias en 30, 50 o 60 por ciento, como algo normal y rutinario. Cualquiera de estos porcentajes significan varios billones de dólares. Incluyendo las antes desahuciadas automotoras de Detroit. Sin entrar en detalles de cómo la clase media, Estado mediante, financió el rescate de todos esos gigantes, sin elección y bajo amenaza de que algo peor podía haber seguido.

Desde los ´80, la riqueza arriba se sigue acumulando y el desempleo abajo continúa desde el 2009 en niveles históricos. Estudios han mostrado que esta diferencia entre ricos y pobres (Bureau of Economic Analysis), una característica latinomericana, ha crecido bajo esta ideología del trickle-down.

Mucho antes de la crisis de 2008, cuando todavía existía un superávit heredado de la administración Clinton, los republicanos lograron reducir los impuestos sobre los sectores más ricos, entre ellos las petroleras. Este período de gracia vencía este año y fue extendido por el propio Obama bajo presión republicana, poco después de que los Demócratas perdieran el control de la cámara baja. Entonces, el presidente Obama fue fuertemente criticado por su propio partido por dar más concesiones a los Republicanos que exigir de ellos algo a cambio.

No obstante, en las últimas semanas las posiciones se han polarizado. En una de las últimas reuniones con los republicanos, Obama, el que nunca pierde el equilibrio, se levantó abruptamente amenazando: “no me prueben”. Ante las negociaciones para incrementar el techo de endeudamiento (práctica normal en Estados Unidos y en muchos otros países; sólo en la administración Bush se votó siete veces la misma medida) los republicanos continúan procurando suspender y eliminar varios programas de asistencia social y negándose radicalmente a subir los impuestos a los más ricos (en muchos casos, billonarios).

Por el otro, los demócratas y el presidente Obama se resisten a reducir los servicios sociales y en contrapartida exigen incrementar los impuestos a los más ricos. He escuchado a unos pocos millonarios preguntándose por qué ellos no pagaban más impuestos cuando son ellos, precisamente, los que más posibilidades tienen de aportar cuando el país necesita. Cuando el país de mitad para abajo lo necesita, habría que aclarar. Pero aparentemente no son estos millonarios los que hacen lobbies presionando en los congresos de los países.

De cualquier forma, y a pesar de toda esta mise-en-scène republicana, no tengo dudas de que antes del 2 de agosto el parlamento votará una nueva alza del techo de endeudamiento. ¿Por qué? simplemente porque le conviene a los dioses inversores de Wall Street. No porque haya trabajadores sin empleos o soldados sin piernas esperando por la caridad del Estado que los mandó al frente a cambio de un discurso y unas pocas medallas.

Alainet, 19/07/11

Declaración ciudadana ante la Estafa de la Deuda Publica

Declaración ciudadana ante la Estafa de la Deuda Publica

Invito a firmar aqui esta declaración contra la estafa de la deuda pública:

Declaración ciudadana ante la Estafa de la Deuda Publica

NO VAMOS CONSENTIRLO
BASTA YA DE POLÍTICAS IMPUESTAS A LOS PUEBLOS
NI UN RECORTE MÁS DE DERECHOS
ALTO A LA ESPECULACIÓN FINANCIERA
POR UNA DEMOCRACIA REAL YA
… PORQUE NO SOMOS MERCANCÍA EN MANOS DE POLITICOS Y BANQUEROS

Los llamados “mercados”, que no son otra cosa que los grandes poderes financieros, las empresas multinacionales como Telefónica, que despiden a miles de trabajadores cuando ganan miles de millones de euros, o los bancos, que están en las esquinas de nuestras calles y juegan al casino con nuestro dinero, no dejan de atacar a los estados europeos y están a punto de hundir a nuevos países como Italia o España, después de haberlo hecho con Grecia, Irlanda o Portugal.

Ellos crearon la crisis, por culpa de ellos se endeudaron los estados y ahora aprovechan la coyuntura para imponer a los pueblos su propio rescate como si fuera el de las naciones a las que están a punto de arruinar.

Nosotras y nosotros, mujeres y hombres de todas las edades y condiciones, jóvenes maduros, empleados o parados, de todas las corrientes ideológicas y simplemente amantes de la justicia y la democracia real y enemigos de la mentira y de la avaricia

DECLARAMOS:

- Que rechazamos las políticas que se vienen aplicando, que no significan sino recorte de derechos sociales en beneficio de la banca y las grandes empresas y que no tienen nada que ver con las necesarias para crear empleo y salir de la crisis.

- Que hay que poner fin a la especulación financiera contra los estados soberanos y que para ello reclamamos a las autoridades europeas y especialmente al Banco Central Europeo que impidan que se sigan produciendo, simplemente controlando urgentemente los movimientos de capital, dejando de prestar dinero gratis a la banca si no es con la firme garantía de que se utiliza para financiar a las economías y estableciendo inmediatamente un impuesto sobre esos movimientos financieros especulativos que los disuada para siempre. Hay que garantizar que fluya el dinero a las pequeñas y medianas empresas, que son las que realmente crean empleo, creando una banca pública mediante la nacionalización de las cajas de ahorros.

- Que Europa no puede construirse ni tiene futuro si no es sobre la democracia real y que el sometimiento y la complicidad actual de los gobiernos ante los poderes financieros es indigno y suicida.

- Que no vamos a aceptar que se tomen en España más medidas de recorte de derechos y sociales y menos aún que se proceda a otro falso “rescate” como los que se han realizado en otros países y que solo han significado dar dinero del pueblo a la banca que ha creado la crisis. Y que vamos a exigir por todos los medios que la crisis la paguen quienes la han provocado.

Y al firmar esta declaración manifestamos expresamente NUESTRO COMPROMISO PERSONAL EFECTIVO DE DEFENDER EN LA CALLE, EN LA RED Y DONDE HAGA FALTA las conquistas sociales que tanto ha costado alcanzar, de ejercer el legítimo derecho a la desobediencia civil cuando las medidas políticas se toman a las espaldas del pueblo sin dejar que éste se pronuncie, y que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que los bancos y banqueros, que son los verdaderos culpables de la crisis, paguen el daño que han hecho a la sociedad.

Ganas de escribir, 13/07/11

Juan Torres López: Están al acecho

Juan Torres López: Están al acecho

Hienas al acecho

Los "mercados" se preparan para atacar y entrar a saco: debemos prepararnos nosotros para evitarlo.

Su arma es la avaricia y el dinero. La nuestra la unión y el amor a la justicia.

¡No dejemos que se salgan con la suya! Hablemos con la gente, expliquemos lo que pasa, las consecuencias de todo esto y pidamos su apoyo y su compromiso. Y a la menor amenaza, ¡a la calle! No tenemos otra salida.

Ganas de escribir, 12/07/11

Outras novas relacionadas:

Reunión de emergencia por ataques especulativos

Dark forceReunión de emergencia por ataques especulativos
Los sacrificios no aplacan a los mercados

Tras el viernes negro que cerró la semana en la Bolsa Italiana, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, convocó una reunión de emergencia para mañana con el fin de discutir sobre la crisis de la deuda en la eurozona y los ataques especulativos a Italia, informaron fuentes comunitarias.

La Unión Europea analizará en particular la situación de Grecia y Portugal, pero sobre todo la crisis que vivió el viernes pasado la Bolsa Italiana.

La Bolsa de Milán cerró el viernes con una baja de 3,47%, tras un ataque especulativo sin precedentes, causado por la crisis política y la debilidad del ministro de Economía,Sacrificio humano Giulio Tremonti.

En la cumbre del lunes participarán el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, el presidente del Banco Central Europeo (Bce), Jean Claude Trichet, y el del Grupo Europeo, Jean Claude Juncker.

Tema central de la reunión, además de los ataques especulativos contra Italia, será la discusión sobre el segundo paquete de ayudas a Grecia. Al encuentro fue invitado también el comisario europeo para los Asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn.

"Europa necesita de crecimiento para resolver el prob lema de la deuda, que ya llegó al 89% del PIB", declaró el consejero especial de la dirección del Fondo Monetario Internacional, Zhu Min, interviniendo en los "encuentros económicos" de Aix en Provence, Francia.

"Se necesita una estrategia de crecimiento", subrayó, invitando en particular a la UE a comprometerse por la efectiva unificación del mercado y a favorecer la apertura del sector financiero a los flujos de capitales de inversores extraeuropeos.

Desde hace días se notaban presiones asociadas a Moody's Investors Service y Standard & Poor's sobre Italia. Pero el viernes la bolsa milanesa se derrumbó. La diferencia entre bonos soberanos a diez años y el referente alemán llegó a 247 puntos.

Ansalatina, 10/07/11

Outras novas relacionadas:

Juan Gelman: El agua, ¿de quién es?

Juan Gelman: El agua, ¿de quién es?

Aunque el sentido común responde que es de todos, los hechos suelen contradecirlo: el calentamiento global y los cambios climáticos que conlleva han convertido el agua en algo tanto o más codiciado que el petróleo y grandes empresas se están convirtiendo en dueñas de ese recurso natural, extrañamente, con la ayuda de las Naciones Unidas, la organización creada para velar por los derechos de los habitantes del planeta entero. En este caso, y no sólo, parece inclinada a preservar más a los unos que a los otros. Con razón decía Bernard Shaw que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Una de las primeras medidas que adoptó Ban Ki-moon, flamante secretario general de la ONU, fue el lanzamiento del CEO Water Mandate, “una iniciativa público-privada especial destinada a asistir a las empresas en el de-sarrollo, aplicación y difusión de políticas y prácticas sostenibles en la esfera del agua” (www.unglobalcompact.org). Un propósito loable, su trastienda no tanto. Megapolios como Marck&Co. o Siemens se acogen al Mandato para privatizar un bien común. Como sucede con otros proyectos importantes de la ONU, FMI, el Banco Mundial y bancos de desarrollo regionales en general se encargan de manejarlos.

El Banco Mundial acaba de asumir el control del Fondo Verde de la Conferencia sobre el Cambio Climático, financiado con 100 mil millones de dólares. Es notoria la poca o ninguna transparencia del BM en lo que hace a proyectos similares, pero estas iniciativas se reiteran “no sólo porque los Estados miembros más poderosos de las Naciones Unidas las empujan”, señaló Maud Barlow, presidenta del Consejo Nacional de Canadienses (CNC): también porque la ONU carece de fondos suficientes y sus organismos y programas “recurren al patrocinio privado para funcionar”. Barlow es autora, entre otros libros, de Oro azul y El Pacto Azul: la crisis mundial del agua y la lucha por el derecho al agua.

Patrick Le Hyarick: ¡Pueblos europeos, unámonos !

Patrick Le Hyarick: ¡Pueblos europeos, unámonos !
Patrick Le Hyarick, director de l´Humanité

La suerte reservada al pueblo griego se aproxima a la que inflige una dictadura. Por supuesto, el rostro de los verdaderos hombres de hierro está oculto. Alejado del país, un triunvirato compuesto por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión de Bruselas, actúa e impone sus insoportables dictados. El pago del quinto tramo de 12.000 millones de euros del denominado plan de ayuda está condicionado a un terrible chantaje, a una extorsión a los más pobres, a la venta en subasta del patrimonio del país – puertos, aeropuertos, correos, compañías de electricidad, del petróleo, del gas- que comprarán su duda los grandes grupos europeos. Un trabajador o un pensionista que sólo dispone de 680 euros al mes estará en adelante duramente gravado de impuestos y, además, el IVA aumentará y pagará un impuesto sobre el carburante y la calefacción. Los subsidios por desempleo disminuirán, los trabajadores de los servicios públicos tendrán su salario recortado y podrán ser despedidos. Las clases medias pagarán además un impuesto llamado de solidaridad.

Esta purga va a ser ineficaz y mortífera. Es ya la purga social, impuesta hace poco más de un año, que ha hundido Grecia en el cenagal recesionista actual. Con este nuevo plan de super austeridad, se va a la asfixia general. Vender el patrimonio nacional griego vuelve a quitar al país los instrumentos que podrían permitirle volver a levantarse. Es la compra encubierta del territorio y su puesta bajo tutela por fuerzas extranjeras, contra la soberanía del pueblo griego. Grecia se ha convertido en el laboratorio de experimentación de los voraces de las finanzas, antes de que éstos se enfrenten a Portugal, a Irlanda, y luego generalicen su devastación a todos los países europeos con el insoportable texto bautizado como “Pacto por el euro plus” (1)

Las amenazas que hace caer sobre los trabajadores, los jóvenes, los pensionistas, este texto, en curso de aprobación en el Parlamento europeo, son demasiado desconocidas. Bajo la apariencia de reducción de déficits, quita todo poder a los ciudadanos de elegir la política que quieren ver puesta en práctica al atribuir a la Comisión de Bruselas el derecho de vigilancia y de imponer sanciones. Define de antemano las opciones fundamentales a aplicar sin posibilidad de protestar, especialmente la presión a la baja sobre los salarios, el retroceso de la edad que da derecho a la pensión de jubilación, la privatización de las cajas de pensiones, la destrucción del contrato indefinido en favor de la flexibilidad laboral, la reducción de los servicios públicos. Junto a este pacto diabólico, se crea una estructura nueva, “el mecanismo europeo de estabilidad” (MES), que no es otra cosa que un FMI europeo. Los Estado son emplazados a inscribir en su Constitución la prohibición de tener “déficits”. Entendamos por ello que serán obligados a reducir las inversiones sociales y públicas. De esta manera, frente a la contestación cada vez mayor a la Europa del dinero, las fuerzas del capital y sus empleados políticos crean las condiciones para reducir la democracia real y destruir los derechos sociales y humanos. Ahora bien, vivir en común en un espacio tan grande como Europa apela a la solidaridad europea, y no al aplastamiento de los pueblos ni a la liquidación de sus bienes nacionales en beneficio de los bancos y de los mercados financieros.

Lo que sería necesario hacer, es desarrollar los servicios públicos, entre ellos unos servicios públicos a inventar, a crear, para construir una Europa de la justicia social, inseparable de una Europa del medio ambiente. La solidaridad europea supone cambiar el cometido del Banco Central que, sin esperar, debe comprar toda o parte de las deudas de los Estados que lo necesitan, permitirles a continuación refinanciarse con unos tipos de interés muy bajos y a largo plazo para ayudar a las iniciativas de desarrollo humano, social y ecológico. Le quedaría al Banco Central Europeo la posibilidad, para financiar a los Estados, de activar la creación de moneda. Una auditoría pública sobre la naturaleza de las deudas debe ser decidida sin esperar para determinar las causas de las mismas. Los regalos fiscales y sociales, el debilitamiento del crecimiento crean la deuda y no los derechos sociales.

Son el poder adquisitivo y las inversiones humanas y ecológicas los que sacarán a Europa del atolladero. No las curas de caballo de la Comisión de Bruselas, del FMI y del BCE. La reducción de los créditos asignados a la ayuda alimentaria por la Unión Europea es reveladora de la naturaleza antihumana de las opciones de los dirigentes actuales de la Unión Europea. ¡Ellos encuentran centenares de miles de millones para salvar los bancos, pero consideran que 500 millones de euros para aquellos que pasan hambre, es demasiado ! ¡Abyecto !

Las manifestaciones sindicales y las de los indignados, plaza Sintagma, lo vuelven a expresar con fuerza esta semana. A su lado, nos defendemos a nosotros mismo contra el pacto diabólico de las rapaces de las finanzas. ¡Pueblos europeos, unámonos !

(1) “Le Pacte des rapaces”, de Patrick Le Hyaric, Ediciones de l´Humanité.

l'Humanité, 08/07/11

Distribuir contido