Globalización

D.W. Livingstone and D. Guile (Eds.): The Knowledge Economy and Lifelong Learning. A Critical Reader

Knowledge EconomyD.W. Livingstone and D. Guile (Eds.): The Knowledge Economy and Lifelong Learning. A Critical Reader

Sense Publishers, 2012
The Knowledge Economy and Education volume 4
ISBN 978-94-6091-914-5 hardback USD99/EUR90
ISBN 978-94-6091-913-8 paperback USD49/EUR45
382 pages
Excerpt

This book presents some of the most trenchant critical analyses of the widespread claims for the recent emergence of a knowledge economy and the attendant need for greater lifelong learning.

The book contains two sections: first, general critiques of the limits of current notions of a knowledge economy and required adult learning, in terms of historical comparisons, socio-political construction and current empirical evidence; secondly, specific challenges to presumed relations between work requirements and learning through case studies in diverse current workplaces that document richer learning processes than knowledge economy advocates intimate. Many of the leading authors in the field are represented.

There are no other books to date that both critically assess the limits of the notion of the knowledge economy and examine closely the relation of workplace restructuring to lifelong learning beyond the confines of formal higher education and related educational policies. This reader provides a distinctive overview for future studies of relations between work and learning in contemporary societies beyond caricatures of the knowledge economy. 

The book should be of interest to students following undergraduate or postgraduate courses in most social sciences and education, business and labour studies departments, as well as to policy makers and the general public concerned about economic change and lifelong learning issues.

D. W. Livingstone is Canada Research Chair in Lifelong Learning and Work and Professor Emeritus  at the Ontario Institute for Studies in Education, University of Toronto.

David Guile is Professor of Education and Work at the Institute of Education, University of London.

TABLE OF CONTENTS

Acknowledgements
About the Authors
Preface
General Introduction

SECTION ONE: GENERAL CRITIQUES

Introduction

1 Beyond the Hype: Intellectual Property and the Knowledge Society/Knowledge Economy
Kenneth Carlaw, Les Oxley, Paul Walker, David Thorns, & Michael Nuth

2 Mapping Knowledge in Work: Proxies or Practices?
Chris Warhurst & Paul Thompson

3 A Cultural Political Economy of Competitiveness – and Its Implications for Higher Education
Bob Jessop

4 Debunking the ‘Knowledge Economy’: The Limits of Human Capital Theory
D.W. Livingstone

5 Globalization, Knowledge, and the Myth of the Magnet Economy
Phillip Brown & Hugh Lauder

6 ‘The Art of Knowing’: Social and Tacit Dimensions of Knowledge and the Limits of the Community of Practice
Paul Duguid

7 The Knowledge Economy: Education, Work, and the Struggle to (Re-)Regulate the Distinction between ‘Necessary’ and ‘Free’ Labour Time
Peter Kennedy

SECTION TWO: SPECIFIC CHALLENGES

Introduction

8 Creating and Using Knowledge: An Analysis of the Differentiated Nature of Workplace Learning Environments
Alison Fuller, Lorna Unwin, Alan Felstead, Nick Jewson, & Konstantinos Kakavelakis

9 Professions as Knowledge Cultures
Monika Nerland

10 Object Lessons: Workplace Artifacts as Representations of Occupational Jurisdiction
Beth A. Bechky

11 Improving Work Processes by Making the Invisible Visible
Arthur Bakker, Celia Hoyles, Phillip Kent, & Richard Noss

12 Divergent Working and Learning Trajectories in Social Services: Insights from a Use-Value Perspective
Peter H. Sawchuk

13 Working and Learning in the ‘Knowledge-Based’ Creative and Cultural Sector: Vocational Practice, Social Capital, and Entrepreneurability
David Guile

14 The Learning Worker, Organizations and Democracy
Catherine Casey

15 Education, Globalization and the ‘Voice of Knowledge’
Michael Young

Conclusion

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Fim da ficção da democracia burguesa

"E nasce o caos, a confusao das línguas, e misturam-se as propostas mais loucas com a verdade mais brilhante.

Abandonamos assim a nossa ligeireza de ontem. Desacostumados a pensar, contentes com a vida do dia para dia, hoje estamos desarmados face a treboada. Tínhamos mecanizado a vida, tínhamos mecanizado nós próprios. (...) Éramos místicos inconscientemente". António Gramsci: "Faz falha que mudemos nós próprios", 24 de novembro de 1917.

"Siento que está en decadencia esta cumbre de jefes de Estado. Es como decir que cada año hay que rendir cuentas al rey. ¿Qué mensaje da eso en Latinoamérica?", Evo Morales sobre a Cimeira Iberoamericana deste ano, palavras aplicáveis pela cidadania de toda a parte à cimeira do euro e do G-20.

Os recentes acontecimentos em Grécia, o referendo non nato, revelaram até onde é que chega a podridão da democracia burguesa e tornou evidente até onde é que esta é uma concessão amável da grande burguesia mundial para os períodos alegres do capitalismo. Tornou-se palmatorio que faz falha uma outra democracia.

Um resultado negativo no referendo sobre o segundo "resgate" de Grécia provocaria a suspensão de pagos desse país (em rigor um estado não pode quebrar, porque não pode ser liquidado). O primeiro acordo para resgatar a Grécia chegara em março de 2010 ao se seguiram recortes e uma suicida política de "austeridade" na onda da ortodoxia ultraliberal. Um ano depois, criava-se o primeiro Pacto do Euro (mais bem "pauto") e Portugal pedia oficiosamente ajuda

Assim chegamos ao passado mês de outubro onde os "expertos" da UE falavam de "expectativas quase cumpridas", ao ampliar o fundo de resgate até 1 bilião de euros e pactuou a recapitalização da banca (150.000 milhões de euros) ao tempo que recortava em gasto público (especialmente gasto público social) por toda a parte. Aliás, a oferta de participar no fundo de "resgate" ao FMI e a China, em lugar de pôr ao BCE a fabricar euros que é a sua competência, supõe uma cessão de poder sem precedentes a terceiros estados com interesses mal dissimulados.  Aliás, conver lembrar que por cada mil milhões que ficam imobilizados por mor da recapitalização, 10.000 retiram-se do crédito o que se traduz, segundo Buster e Doménech, na perda 500.000 postos de trabalho e uma contracção de 2'5% do PIB. A cimeira do euro também acordou que seja o fundo de "regate" (FEEF) e não o BCE quem compre dívida pública do Estado espanhol o que repercutirá em "axustes brutais" (só em 2012 há que refinanciar 300.000 milhões de euros em dívida pública no Estado espanhol)  ao ter que pagar por esses quartos.

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia

José Antonio Estévez Aráujo: Globalización neoliberal y democracia
José Antonio Estévez Aráujo, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Barcelona, redactor de Mientras Tanto y colaborador de Alba Sud

Tres libros publicados recientemente en España abordan el tema de los efectos de la globalización neoliberal sobre la democracia. Uno es el de Sidney Tarrow titulado El nuevo activismo transnacional (Barcelona, Hacer, 2010). El segundo es la monumental obra de Saskia Sassen titulada Territorio, autoridad y derechos. De los ensamblajes medievales a los ensamblajes globales (Buenos Aires, Katz, 2010) y el más reciente de todos ellos, el texto de Gerardo Pisarello titulado Un largo Termidor. La ofensiva de un constitucionalismo antidemocrático (Madrid, Trotta, 2011).

En relación con los efectos del neoliberalismo sobre la democracia, Naomi Klein decía en su libro La doctrina del shock algo extraordinariamente acertado: una de las estrategias centrales del neoliberalismo ha consistido en colocar sus principios fundamentales fuera del alcance de los mecanismos representativos. Poner esos principios en la constitución o en los tratados europeos era una manera de "blindarlos” y sustraerlos al juego político ordinario. El ejemplo de la independencia de los bancos centrales es el más claro desde el punto de vista de la autora canadiense. Así, el Consejo Nacional Sudafricano fue obligado a consagrarlo en la constitución como una de las condiciones para la transición en el país del apartheid. En Europa, el euro trajo consigo el Banco Central más independiente del mundo. Su única misión es mantener la estabilidad de los precios. La Reserva Federal norteamericana, al menos, tiene que velar también por el mantenimiento del empleo.

La estrategia de situar los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia se pone también claramente de manifiesto en los principios de política económica incluidos en la "constitución europea” desde el Tratado de Maastricht. La reciente reforma de la Constitución Española ha tenido como objetivo "internalizar" el Pacto de Estabilidad y Crecimiento incluido en los Tratados. Lo que se ha hecho al constitucionalizarlo es reforzar su exigibilidad. Ahora no estará protegido únicamente por los mecanismos de defensa propios del derecho europeo sino también por los instrumentos jurídicos de defensa de la constitución. Resulta igualmente inalcanzable que antes y, además, su protección jurídica se ha reforzado. La idea de poner los principios del neoliberalismo fuera del alcance de la democracia es un leitmotiv adecuado para rastrear lo que ha sucedido con las posibilidades de participación de las personas en el gobierno (o la "gobernanza”) del mundo globalizado. Nos puede servir también como hilo conductor para rastrear y comparar las tesis defendidas por los tres libros reseñados.

El más antiguo de los tres es el de Tarrow, publicado en su lengua original en 2005. Sidney Tarrow es uno de los más respetados e interesantes estudiosos de los movimientos sociales. En "El nuevo activismo transnacional” analiza los procesos de "globalización desde abajo” en terminología de Boaventura de Sousa Santos. Es decir, Tarrow analiza las formas de actuación, las alianzas, la difusión de las reivindicaciones, etc. conducentes a dotar a los movimientos de protesta y a sus reivindicaciones de una dimensión transnacional. En el libro aparecen desde la lucha de los agricultores franceses contra las imposiciones de Bruselas, hasta el movimiento zapatista; desde la yihad islamista internacional, hasta el Foro Social Mundial. Juntos, pero no revueltos. La inclusión del islamismo combatiente no parece responder a una toma de postura sobre su legitimidad, sino al interés por el estudio de los procesos que han llevado a la transnacionalización del mismo.

El libro de Tarrow llega, desde el punto de vista histórico, hasta la época de apogeo del Foro Social Mundial. De todas formas, su exposición no está organizada cronológicamente. Los capítulos analizan tipos de procesos de transnacionalización del activismo. Y resultan enormemente ricos en datos y estudios de mecanismos de difusión de ideas y configuración de organizaciones de muy diverso tipo.

Una de las bases del análisis de Tarrow es la distinción entre "globalización” e "internacionalización". La "globalización” se refiere a los fenómenos de desregulación y liberalización generadores de mercados tendencialmente mundiales. La internacionalización se refiere a lo ocurrido en el "campo político internacional” (por utilizar la terminología de Bourdieu). Ese espacio estuvo durante muchos siglos fuertemente acotado, permitiendo sólo a los estados y a las organizaciones interestatales el acceso al mismo. Con la globalización, la situación se ha vuelto mucho más compleja. Nuevos actores "privados” han entrado en el campo, como las grandes corporaciones multinacionales y sus asociaciones. También están presentes dentro del campo político internacional diversas ONG’S transnacionales con legitimación para participar en las conferencias de instituciones internacionales como la ONU. Asimismo, han aparecido nuevas instituciones internacionales no ya interestatales, sino con carácter supraestatal: desde la OMC en el ámbito global hasta la UE en el espacio europeo.

Por otro lado, los actores del campo político internacional no pueden ser contemplados ya como instituciones unitarias configuradas de forma burocrática y centralizada. Muchos de ellos se han desestructurado y forman redes con fragmentos de otras instituciones y con sujetos privados. Saskia Sassenpresta una especial atención al "descoyuntamiento” del estado fruto del proceso de globalización. Determinados fragmentos institucionales del estado, como los bancos centrales o los funcionarios encargados de la defensa de la competencia forman redes transnacionales con sus homónimos en otros estados o en instituciones supraestatales. Estas redes pueden ser formales o informales, estar o no sujetas a la supervisión de los respectivos estados y permitir o no la participación de sujetos privados (especialmente empresas y asociaciones empresariales). En cualquier caso tienen un extraordinario poder en el campo político internacional y su actuación es absolutamente opaca quedando fuera del alcance de cualquier mecanismo de control o participación por parte de las personas "de a pie”.

Todo eso ofrece un panorama enormemente complejo, distante y falto de transparencia. A la complejidad de la dinámica del campo jurídico internacional se añade la fluidez del cambio de escala nacional-internacional. En efecto, la distinción interno-externo es una de las que más claramente ha entrado en crisis con la globalización. Hoy día nos encontramos, por ejemplo, ante una gran confusión entre las acciones de policía y las acciones de guerra. En otros tiempos, sin embargo, quedaba claro el carácter interno de la actuación policial e internacional de la guerra (salvo el caso de las guerras civiles). Esa fluidez del cambio de escala se manifiesta en el hecho de que una decisión o protesta nacional pueda adquirir trascendencia mundial (como la "ocupación” de Wall Street), que una decisión adoptada en otro continente pueda tener consecuencias locales tremendamente graves (por ejemplo, la decisión de la sede central de una transnacional de cerrar sus plantas en un determinado país), que las decisiones adoptadas por las instituciones políticas de un estado tengan efectos enormemente perjudiciales para la población de otro cuyos integrantes no han podido influir en el proceso (como ocurre con las consecuencias de la política económica alemana para los países del sur de Europa) o que los movimientos que protestan en un país puedan conseguir apoyo de otros movimientos de países diferentes para lograr sus objetivos.

El incremento de complejidad del campo político tanto nacional como internacional (en caso de tener todavía algún sentido esa distinción) da lugar según Tarrow a nuevas amenazas para los movimientos sociales, pero también a nuevas "oportunidades”. Ese es el aspecto más discutible del planteamiento de este autor. Pues su texto transmite siempre la impresión de que el balance entre las nuevas amenazas y las nuevas oportunidades es equilibrado: que lo que se pierde por un lado, se gana por otro. Los movimientos sociales tienen que transnacionalizar sus luchas para conseguir objetivos antes susceptibles de ser alcanzados a escala nacional (el libro editado por Boaventura de Sousa Santosy César A. Rodríguez Garavito El derecho y la globalización desde abajo está lleno de casos que lo demuestran). Pero no creo que las nuevas "oportunidades” que crea la transnacionalización del campo político compensen la mayor dificultad derivada de la necesidad de buscar alianzas internacionales para conseguir objetivos que antes se podían alcanzar movilizándose sólo a escala local o nacional. El planteamiento de Tarrow suena un poco a "hacer de la necesidad virtud”. Sin embargo, el hecho de que se multipliquen los casos de globalización desde abajo no significa que la capacidad real de incidencia de los movimientos sociales se haya mantenido, ni mucho menos aumentado con la globalización. En realidad, la globalización ha aumentado mucho el poder de los "de arriba” y ha disminuido enormemente el poder de los "de abajo” y Tarrow, sin embargo transmite la sensación de que todos han salido ganando.

Gerardo Pisarello sostiene en su libro "Un largo Termidor" la tesis de que con la globalización las constituciones han adquirido un fuerte componente oligárquico en detrimento de su componente democrático. Pisarello habla en ese sentido de que en la actualidad las constituciones tienen un carácter claramente "mixto".

El proceso de "oligarquización" es especialmente evidente en el caso de la Unión Europea. Los lobbies que representan a las empresas y a las asociaciones patronales tienen una influencia determinante en las decisiones de las instituciones europeas. Desde 1986, tras la aprobación del Acta Única, se optó porque la comunicación de la Comisión Europea con la "sociedad civil" se hiciera por medio del sistema de lobbies. Y aunque las asociaciones ecologistas o de consumidores son consultadas por la Comisión, su capital cultural económico y social no se puede comparar con el de los 15.000 lobbistas de las empresas presentes en Bruselas.

Las organizaciones empresariales y patronales europeas no sólo influyen en el proceso legislativo ordinario, sino que también han tenido un gran peso en el proceso constituyente. Son consultadas respecto a las modificaciones de los Tratados ejerciendo una influencia determinante en la redacción de los mismos. Así, por ejemplo, la proliferación de agencias independientes en el seno de la Unión Europea ha sido fruto fundamentalmente de la presión empresarial. Las grandes corporaciones prefieren que sean agencias "independientes" las que lleven a cabo las tareas de regulación porque les resulta relativamente fácil "colonizarlas". El caso de la Agencia Europea del Medicamento lo pone claramente de manifiesto.

Aparte de la posición privilegiada de los lobbies empresariales, la Comisión Europea ha expresado en repetidas ocasiones su desprecio hacia la voluntad popular. En un documento del año 2001 que sigue siendo representativo de la mentalidad de la "Eurocracia", el Libro Blanco sobre la Gobernanza Europea, la Comisión hace una agria crítica de los resultados del referéndum irlandés de ese mismo año que dijo no al Tratado de Niza. Los irlandeses son el único pueblo de Europa que tiene derecho a decidir por referéndum si aprueba o no las modificaciones de los tratados europeos. Eso es así por una disposición constitucional que considera dichos tratados como reformas de la constitución que deben ser sometidas a plebiscito. La Comisión Europea critica el no irlandés debido a la "escasa calidad del debate que lo precedió". Después adopta una posición que cabría calificar de "despotismo ilustrado" pues considera que el problema es que los ciudadanos europeos no se dan cuenta de los muchos beneficios que reciben gracias a la acción de la Unión Europea. Decir que el problema es de "visibilidad" y no de democracia conlleva afirmar que el pueblo, en este caso el irlandés, se equivocó. Obviamente también se equivocaron más tarde el pueblo francés y el holandés cuando votaron que no al proyecto de Constitución Europea. Por eso el contenido del proyecto de constitución ha sido trasladado al Tratado de Lisboa, aprobado sin intervención de los pueblos afectados (salvo el irlandés que tiene el derecho de pronunciarse en virtud de su constitución). Está claro que si existe una contradicción entre la voluntad de las instancias europeas y la voluntad del pueblo a quien hay que disolver, naturalmente, es al pueblo.

La manera como se utiliza el "derecho fuerte” (hard law) y el "derecho débil” (soft law) a nivel supraestatal también es una forma de poner el neoliberalismo fuera del alcance de la democracia. El AMI (Acuerdo Multilateral de Inversiones) fue un intento de crear un derecho internacional fuerte que protegiese las inversiones de las transnacionales en países extranjeros. Como muy bien recuerda Pisarello el AMI fracasó. Pero si analizamos los tratados bilaterales de inversiones firmados desde entonces (por ejemplo el firmado entre España y Bolivia) veremos que el objetivo del AMI se ha alcanzado por medio de las disposiciones contenidas en los mismos. En estos tratados se protege a los inversores extranjeros frente a las expropiaciones, frente a la normativa social o ambiental que les pudiera perjudicar y, sobre todo, se establece un régimen de solución de conflictos ajeno al estado destinatario de las inversiones y favorable a los intereses de las transnacionales: el centro internacional de arbitraje del Banco Mundial (CIADI). Mientras tanto, las empresas transnacionales regulan la "responsabilidad social" que tienen en los países destinatarios de sus inversiones o a los que deslocalizan la producción mediante subcontratación por medio de "códigos de conducta" que ellas mismas elaboran y que no pueden ser alegados ante instancia judicial alguna.

La combinación de derecho duro neoliberal y derecho blando social es especialmente patente en la UE. Si comparamos, por ejemplo, los artículos de la Versión Consolidada del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en materia de defensa de la competencia (101-106) con los referidos al empleo y la política social (145-161) nos daremos cuenta inmediatamente de la diferencia de lenguaje. Para defender la competencia, la UE dicta normas obligatorias, prohíbe taxativamente determinadas actuaciones tanto a las empresas como a los estados y la Comisión tiene facultades para sancionar a quien las viole (uno de los últimos sancionados ha sido la empresa Microsoft por incluir programas suyos en el paquete del sistema operativo Windows). El lenguaje relativo al empleo y la política social es completamente diferente. En los artículos correspondientes se habla de "coordinación" de las políticas de los estados, de respetar la "diversidad" de las prácticas nacionales, de la realización de "informes", de que el Consejo, a propuesta de la Comisión elaborará "orientaciones" y "recomendaciones" dirigidas a los estados, del "aprendizaje mutuo", de las famosas "mejores prácticas", de competencias legislativas que deben ejercerse por unanimidad y de la prohibición de armonizar determinadas políticas a nivel europeo.

Esa estrategia de reservar el hard law y las competencias fuertes para el derecho neoliberal y dejar el soft law, la falta de competencias y la exigencia de que las decisiones se adopten por unanimidad para las políticas sociales es funesta. Es un mecanismo que debilita sistemáticamente los resortes del estado asistencial y los derechos laborales sin que las personas de a pie puedan hacer nada para cambiarlo por medio de los mecanismos de representación política; pues, como hemos visto, les ha sido sustraído el poder constituyente por lo que a los tratados europeos se refiere (con excepción del referido caso del pueblo irlandés).

Pero la obra maestra del neoliberalismo para situarse fuera del alcance de la democracia (especialmente en Europa) ha sido otra distinta de las anteriores. Ha consistido en convencer a los socialdemócratas de que la política neoliberal es la única política económica posible. Como señala Pisarello, el episodio decisivo fue el fracaso del último proyecto reformista serio en un país europeo: el de la coalición social-comunista francesa a principios de los 80. Sus intentos de introducir cambios estructurales y la nacionalización de algunas entidades bancarias obtuvieron como respuesta huidas de capitales y presiones de los mercados financieros internacionales. El fracaso sirvió de "aviso para navegantes", aceleró el proceso de integración del mercado europeo, y convirtió masivamente a los socialdemócratas al neoliberalismo. Al no existir diferencias de fondo entre los planteamientos de política económica en los socialdemócratas y de los partidos expresamente neoliberales, los ciudadanos no tienen en realidad más opción que elegir el neoliberalismo o no votar. Una anécdota que cuenta Pisarello resulta enormemente significativa a ese respecto: interrogada Margaret Thacher sobre cuál fue el mayor éxito de su carrera política, ella respondió: "mi mayor triunfo político ha sido... Tony Blair".

Adital, 31/10/11

Andalucía: La US abrirá una sede en China y otra en EEUU este curso para fomentar su internacionalización

Andalucía: La US abrirá una sede en China y otra en EEUU este curso para fomentar su internacionalización

La Universidad de Sevilla (US) comienza el nuevo curso académico 2011-2012 con la "vocación" de abrir una sede propia en China y otra en Estados Unidos (EEUU) para fomentar su internacionalización y para servir de "puente" en una doble dirección, la de permitir a la comunidad universitaria de la Hispalense mantener contacto y conocer el sistema académico de estos dos continentes y la de convertirse en "un escaparate" para los estudiantes y profesores de estos territorios.

Así lo ha avanzado este martes en rueda de prensa el rector de la US, Joaquín Luque, quien ha señalado que en estas nuevas sedes de la Hispalense en China y en Estados Unidos se darán clases de español, se difundirán las actividades de investigación que llevan a cabo los profesores de la US y también se realizarán iniciativas de carácter cultural.

En el continente chino la sede de la Universidad de Sevilla se ubicará en Mianyang para afianzar así también la relación que la academia mantiene ya con la 'South West University. Science Technology' de la ciudad, desde donde vienen estudiantes chinos a realizar intercambios. En EEUU, por contra, la ubicación está aún por definir porque las relaciones con las universidades del país, tal y como ha admitido Luque, no están tan avanzadas como en el país asiático.

Estas dos sedes internacionales serán lideradas por la US, si bien, la Universidad de Málaga (UMA), con quien conforma el Campus de Excelencia Internacional (CEI) 'Andalucía Tech', también tendrá presencia en aras de la internacionalización del proyecto. No en vano, ambas academias han puesto en marcha este curso el Grado en Estudios de Asia Oriental, de cuyas tres intensificaciones, dos se realizan en la US (las de China y Japón) y una en la de Málaga (la de Corea).

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antóm Fente Parada: O fim da I Globalizaçom

Antóm Fente Parada: O fim da I Globalizaçom

"Tenhamos muito cuidado em Europa: ninguém nos vai avisar quando chegue o fascismo nem serquer se vai apresentar -seria absurdo- com esse nome. Tenhamos cuidado: nom vamos reconhecer o nazismo quando regresse porque falará de novo, como entom, de paz e civilizaçom, de valores e normalidade".
Santiago Alba Rico

Senhores, não estejam tão contentes com a derrota [de Hitler]. Porque embora o mundo se tenha posto de pé e teha detido ao Bastardo, a Puta que o pariu anda quente novamente. 6/5/1945
Bertolt Bercht refirindo-se ao capitalismo como causa do fascismo.

Dizia Karl Marx, recentemente até invocado agora por importantes banqueiros,  no XVII Brumário de Luís Bonaparte que a história repete-se umha vez como tragédia e outra vez como farsa. A globalizaçom nom é nem muito menos um fenómeno novo, dando-se a primeria durante a hegemonia no sistema-mundo capitalista do Império británico. Foi a era do capital (para Hobsbawn entre 1848-1870) e o tempo do laissez-faire também avalado entom pola crise de 1870, mas cuja ortodoxia se manteve até o crack de 1929 e conduziu a duas guerras mundiais. Na segunda globalizaçom as crises análogas fôrom a Guerra do Vietnam que marcou a crise-sinal da hegemonia dos EUA e a crise de 2008, comparável em este sentido com a de 1929.

Após as guerras napoleónicas também se produzira umha concentraçom sem precedentes até entom de recursos sistémicos, financeiros e militares em maos de apenas um Estado, o Império británico. Este empregou três mecanismos que teriam também presença destacada na hegemonia norte-americana após 1945: repressom , reforma e debilitamento do poder dos grupos subalternos mediante processos de expansom económica a escala mundial, ou seja "globalizando" (globalizaçom é um eufemismo de imperialismo) com o laissez-faire que beneficia aos que na situaçom de partida estám em melhores condiçons para competir (no entanto o peso da "reforma" é infinitamente superior no caso da hegemonia norte-americana). Se a imagem da Sociedade de Naçons era o estado policial do XIX o da ONU era o estado do bem-estar do XX.

A partir de 1917 irrompe a URSS, um desafio revolucionário que inçará esperanzas nas classes trabalhadoras por toda a parte. Este desafio somado à experiência da Grande Depresom de 1929 e do fascismo convenceu os grupos dominantes das principais potencias imperiais da necessidade de reformar o sistema-mundo capitalista da I globalizaçom. Existia um consenso amplo de que a economía e a política do laissez-faire contribuíran para o caos social e político do período 1914-1945 e portanto as liçons do New Deal eram aplicáveis por toda a parte.

Immanuel Wallerstein: La ilusión socialdemócrata

Immanuel Wallerstein: La ilusión socialdemócrata

La socialdemocracia tuvo su apogeo en el periodo de 1945 a finales de los años sesenta. En ese entonces, representaba una ideología y un movimiento que estaba en favor de utilizar los recursos del Estado para garantizar que hubiera alguna redistribución para la mayoría de la población en varias maneras concretas: la expansión de las instalaciones educativas y de salud; la garantía de niveles de ingreso de por vida mediante programas que apoyaran las necesidades de los grupos sin "empleo con salarios", particularmente los niños y los ancianos; programas para minimizar el desempleo.

La socialdemocracia prometía un futuro siempre mejor para las futuras generaciones, una suerte de elevación permanente del nivel de los ingresos nacionales y familiares. A esto se le llamaba estado de bienestar. Era una ideología que reflejaba la visión de que el capitalismo podía "reformarse" y asumir un rostro más humano.

Los socialdemócratas fueron más poderosos en Europa occidental, Australia y Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos (donde se les conocía como demócratas del Nuevo Trato/New Deal). En resumen, su ámbito fueron los acaudalados países del sistema-mundo, aquéllos que constituían lo que podría llamarse un mundo pan-europeo. Eran tan exitosos que sus oponentes de centro-derecha también reivindicaron el concepto de estado de bienestar. Solamente intentaron reducir sus costos y su extensión.

En el resto del mundo, los estados intentaron brincar a esta carreta mediante proyectos de "desarrollo" nacional.

La socialdemocracia fue un programa sumamente exitoso durante este periodo. Lo sostuvieron dos realidades de los tiempos: la increíble expansión de la economía-mundo, que creaba los recursos que hacían posible la redistribución, y la hegemonía de Estados Unidos en el sistema-mundo, que garantizaba la relativa estabilidad de su aplicación y, sobre todo, la ausencia de violencia seria dentro de esta zona de riqueza.

La imagen rosa no duró. Las dos realidades llegaron a su fin. La economía-mundo dejó de expandirse y entró en un prolongado estancamiento, en el que todavía seguimos viviendo. Y Estados Unidos comenzó su larga, aunque lenta decadencia como poder hegemónico. Estas dos nuevas realidades se han acelerado considerablemente en el siglo XXI.

La nueva era que comenzó en los años setenta vio el fin del consenso centrista mundial acerca de las virtudes del estado de bienestar y del "desarrollo" manejado por el Estado. Lo remplazó una nueva ideología, más hacia la derecha, llamada de varias formas, neoliberalismo o del Consenso de Washington, que predicó los méritos de confiar en los mercados más que en los gobiernos. Se decía que este programa se basaba en una supuesta nueva realidad de "globalización" para la cual "no hay alternativa".

Implementar los programas neoliberales pareció mantener niveles elevados de "crecimiento" en los mercados de valores, pero al mismo tiempo condujo al mundo a escalas crecientes de endeudamiento y desempleo y a más bajos niveles reales de ingreso para la vasta mayoría de las poblaciones. Sin embargo, los partidos que eran los bastiones de los programas de centro-izquierda, o socialdemócratas, se movieron hacia la derecha, sesgando o erosionando su respaldo al estado de bienestar y aceptando que el papel de los gobiernos reformistas tenía que reducirse considerablemente.

Aunque los efectos negativos para la mayoría de la población se sintieron aun dentro del rico mundo paneuropeo, se sintieron mucho más agudamente en el resto del mundo. ¿Qué habrían de hacer sus gobiernos? Comenzaron a sacar ventaja de la relativa decadencia económica y geopolítica de Estados Unidos (y a nivel más amplio del mundo paneuropeo), enfocándose a su propio "desarrollo" nacional. Utilizaron el poder de sus aparatos estatales y sus menores costos generales de producción para volverse naciones " emergentes". Mientras más de "izquierda" era su discurso y aun su compromiso político, más estuvieron decididos a " desarrollarse".

¿Funcionará esto para ellos como alguna vez funcionó el mundo paneuropeo del periodo posterior a 1945? No es nada obvio que les funcione, pese a las notables tasas de "crecimiento" de algunos de estos países –en particular el llamado BRIC (Brasil, Rusia, India, China)– en los últimos cinco o diez años. Porque existen algunas serias diferencias entre el estado actual del sistema-mundo y aquél del periodo inmediatamente posterior a 1945.

Primera. Los niveles reales de los costos de producción, pese a los esfuerzos neoliberales por reducirlos, son de hecho considerablemente mayores de lo que eran en el periodo posterior a 1945, y amenazan las posibilidades reales de la acumulación de capital. Esto hace al capitalismo un sistema menos atractivo para los capitalistas, y los más perceptivos de ellos están buscando modos alternativos de garantizar sus privilegios.

Segunda. La capacidad de las naciones emergentes para incrementar a corto plazo su adquisición de riqueza le ha provocado un gran desgaste a la disponibilidad de los recursos –que ya no pueden cubrir sus necesidades. Por tanto, esto ha creado una carrera que crece siempre por adquirir tierras, agua, alimentos y recursos energéticos, lo que no sólo está conduciendo a fieras luchas sino que también está reduciendo la capacidad mundial de los capitalistas para acumular capital.

Tercera. La enorme expansión de la producción capitalista ha creado por fin un serio desgaste de la ecología mundial, a tal punto que el mundo entró en una crisis climática cuyas consecuencias amenazan la calidad de vida de todo el planeta. También ha promovido un movimiento en pos de reconsiderar fundamentalmente las virtudes del "crecimiento" y el "desarrollo", como objetivos económicos. Esta demanda creciente de una perspectiva " civilizatoria" diferente es lo que se está llamando movimiento en pro de un "buen vivir" en América Latina.

Cuarta. Las demandas de los grupos subordinados en pro de un grado real de participación en los procesos de toma de decisiones en el mundo, han llegado a dirigirse ya no sólo a los "capitalistas" sino también a los gobiernos "de izquierda" que promueven el " desarrollo" nacional.

Quinta. La combinación de todos estos factores, más la decadencia visible de la otrora potencia hegemónica, ha creado un clima de fluctuaciones constantes y radicales tanto en la economía-mundo como en la situación geopolítica, lo que tiene el resultado de paralizar a los empresarios y a los gobiernos del mundo. El grado de incertidumbre –no sólo la de largo plazo sino una de muy corto plazo– ha escalado marcadamente, y con ésta, el nivel real de violencia.

La solución socialdemócrata se ha vuelto una ilusión. La cuestión es lo que remplazará para la vasta mayoría de las poblaciones del mundo.

Traducción:

Ramón Vera Herrera

© Immanuel Wallerstein

La Jornada, 22/09/11

Bernard Cassen: La hora de la desmundialización ha llegado

Bernard Cassen: La hora de la desmundialización ha llegado

Frente a un nuevo fenómeno, las palabras se apresuran a nombrarlo hasta que alguna de ellas termina por imponerse. Es lo que sucedió en francés con el término "altermundialismo”. Entró en el campo político entre el 2001 y el 2002. Nombrando a la nebulosa mundial de organizaciones y de redes que poco a poco se fueron reconociendo en el eslogan de los Foros Sociales Mundiales "Otro mundo es posible” adoptado por la organización Attac (creada en junio de 1998) surgida de un artículo de Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique de mayo de 1998. Se halla íntimamente vinculada a momentos de alta visibilidad mediática como fueron los Foros, desde el realizado en Porto Alegre en 2001 y las grandes manifestaciones contra la OMC, el FMI, el Banco Mundial, etc . desde Seattle en diciembre de 1999.

El "Altermundialismo” sucedió al "antimundialismo”, concretando el paso desde una posición de simple rechazo a la mundialización liberal a la anteposición de políticas alternativas. Una manera de contradecir el famoso TINA (There is no alternative) de Margaret Thatcher.

En enero de 2008, la revista Utopie critique y Mémoire des Luttes propusieron el concepto de "post-altermundialismo” (2) destinado a designar a las posibles articulaciones entre movimientos sociales, partidos y gobiernos progresistas en pos de objetivos precisos, como la lucha contra el cambio climático.

La cumbre de Cochabamba, convocada por el presidente boliviano Evo Morales en 2010, constituye un buen ejemplo. El post-mundialismo no se opone al altermundialismo: es solo una de sus posibles derivaciones.

Imaxe de O Garcia do Outeiro

Antom Fente Parada: Líbia, umha guerra de manual

Antom Fente Parada: Líbia, umha guerra de manual

Caiu Muammar Khadaffi e Europa e os EUA falam de reconstruçom e de grandes somas de dinheiro para reflotar a economia líbia. Podemo-nos sentir fachendosos do bom fazer e obrar dos nossos dirigentes sempre atentes a exportar a "democracia" lá onde o ouro preto sai da terra. Queiramos ou nom a guerra de Líbia, sob a camuflagem de guerra incivil, configura o novo modus operandi  do imperialismo dos direitos humanos. A diferença do iraque supom umha nova forma de interferir num Estado soberano para benéficio das elites ocidentais em que o desgaste do império é menor, a sua imagem nom se resente e os benefícios correrám a regueiros.

A guerra de Líbia é a morte matada da primavera dos povos árabe. Umha dupla morte, dumha banda pom-se fim à soberania líbia mediante as dívidas contraídas com occidente, coma sempre em meio dumha guerra, e assumindo nom só a dívida do bando ganhador mas também com toda certeza as dívidas da Líbia de Khadaffi. Doutra banda, esmagará-se o nível de vida da populaçom local e provavelmente vivirá-se umha involuçom nos direitos colectivos e individuais baixo a extrema direita islámica que já impuxo a lei islámica como fundamento do direito do futuro estado "democrático".

Prolongar a guerra de Líbia era umha boa forma de nom sujar as maos directamente enquanto os impostos das populaçons dos estados occidentais (contrárias à guerra maioritariamente) pagavam os bombardeios, enquanto eles proprios som bombardeados por pacotes de mais e mais austeridade. Richard Armitage, ex-subsecretário de Estado indicou para o Iraque que a forma de conduzir a guerra da "coligaçom" fora demasiado branda. Em sua opiniom devia-se tomar nota de Alemanha e Japom após a II Guerra Mundial, quando a populaçom ficou exausta e profudamente paralisada (em estado de shock) a raíz do acontecido. Assim, umha vitória muito rápida frente às forças inimigas impediu que a gente se sinta atemorizada como nos casos aludidos e, portanto, "os EUA enfrentam-se a umha populaçom iraquiana à que o shock e a conmoçom nom lhe figérom efeito" [1].  O imperialismo dos direitos humanos, tal e como o historiador Eric Hobsbawn o tem denominado, mais umha vez actua seguindo o seu manual:

A persistência da firme linha de continuidade até o presente revela mais uma vez que os EUA parecem-se muito a qualquer estado poderoso. Perseguem os interesses estratégicos e económicos dos sectores dominantes da sua populaçom, ao som dumha fanfarria retórica sobre a sua dedicaçom aos valores mais elevados. Trata-se praticamente dum universal histórico, e é o motivo pelo que a gente sensata empresta pouca atençom às declarações de nobres intençons dos dirigentes ou os elogios de seus seguidores [2].

 A Líbia do ditador Khadaffi cumpre lembrar que era um estado com uns níveis de serviços sociais à cabeça do continente africano, com o nível educativo e a esperança de vida mais elevados de África algo que reconhecem até os que agora o pintam como inimigo público de Ocidente enquanto há dous dias se abraçavam a ele e nos diziam que era um "amigo" que combatia a Al-Qaeda [3].

J. Verstrynge, M. Monereo, M. Candel, S. López Arnal, A. Santamaría y M. Riera: La gran cuestión: la desglobalización

J. Verstrynge, M. Monereo, M. Candel, S. López Arnal, A. Santamaría y M. Riera: La gran cuestión: la desglobalización

Algo se está moviendo. Empezó haciéndolo primero en las profundidades sociales e intelectuales y ahora está aflorando a la superficie. El caso paradigmático es el de los movimientos populares de inspiración 15M. Pero otro movimiento de calado similar está irrumpiendo, trastocando los parámetros clásicos de derecha e izquierda, avanzando en pura transversalidad. Se trata de la cuestión de la des-mundialización, palabra maldita, que ha ido apareciendo bajo apelativos distintos: reciprocidad, proteccionismo, intercambio equitativo, regulación, relocalización… El porqué del retorno al primer plano de este enfoque económico, social y ecológico requiere análisis, reflexión y sobre todo acción.

En el origen de la actual depresión económica hallamos el triunfo, a partir de la década de los 80, del libre-cambio y de la libre circulación de capitales, pilares básicos ambos de una concepción anglosajona e imperial de la economía. La marcha hacia la mundialización sería el corolario de dicho triunfo, hoy transformado en aventura catastrófica. Es conocido que en la base de esta depresión se encuentra la burbuja financiera, producto del credo y de las prácticas ultraliberales que han colocado el planeta a los pies de los detentadores del capital.

Decolonising our universities: another world is desirable

Decolonising Our UniversitiesDecolonising our universities: another world is desirable

Editors' note: the statement below was issued by participants at the end of the International Conference on Decolonising Our Universities conference at Universiti Sains Malaysia (June 27-29, 2011, Penang, Malaysia). We've posted it here as it facilitates consideration of some of the taken-for-granted assumptions at play in most debates about the future of higher education right now. This statement, most of the talks presented at it, and this memorandum to UNESCO, reflect an unease with the subtle tendencies of exclusion (of ideas, paradigms, models, options, missions) evident in the broad transformations and debates underway in most higher education circles, including in rapidly changing South and Southeast Asia. Our thanks to the organizers, especially Vice-Chancellor Professor Tan Sri Dato’ Dzulkifli Abdul Razak, and Emeritus Professor Datuk Dr. Shad Saleem Faruqi, for information about the event. Kris Olds & Susan Robertson

Another World is Desirable

We – people from diverse countries* in four continents – met in your lovely city of Penang for three days from June 27-29, 2011. We were invited by Universiti Sains Malaysia and Citizens International to discuss the future of our universities and how we could decolonise them. Too many of them have become pale imitations of Western universities, with marginal creative contributions of their own and with little or no organic relation with their local communities and environments. The learning environments have become hostile, meaningless and irrelevant to our lives and concerns.

In all humility, we wish to convey to you the gist of our discussions.

We agreed that for far too long have we lived under the Eurocentric assumption – drilled into our heads by educational systems inherited from colonial regimes – that our local knowledges, our ancient and contemporary scholars, our cultural practices, our indigenous intellectual traditions, our stories, our histories and our languages portray hopeless, defeated visions no longer fit to guide our universities – therefore, better given up entirely.

We are firmly convinced that every trace of Eurocentrism in our universities – reflected in various insidious forms of western controls over publications, theories and models of research must be subordinated to our own scintillating cultural and intellectual traditions. We express our disdain at the way ‘university ranking exercises’ evaluate our citadels of learning on the framework assumptions of western societies. The Penang conference articulated different versions of intellectual and emotional resistance to the idea of continuing to submit our institutions of the mind and our learning to the tutelage and tyranny of western institutions.

We leave Penang with a firm resolve to work hard to restore the organic connection between our universities, our communities and our cultures. Service to the community and not just to the professions must be our primary concern. The recovery of indigenous intellectual traditions and resources is a priority task. Course structures, syllabi, books, reading materials, research models and research areas must reflect the treasury of our thoughts, the riches of our indigenous traditions and the felt necessities of our societies. This must be matched with learning environments in which students do not experience learning as a burden, but as a force that liberates the soul and leads to the upliftment of society. Above all, universities must retrieve their original task of creating good citizens instead of only good workers.

For this, we seek the support of all intellectuals and other like-minded individuals and organisations that are willing to assist us in taking this initiative further.

Thank you for hosting us, the Delegates of the International Conference on Decolonising Our Universities, June 27-29. 2011, Penang, Malaysia

For more information please access www.multiworldindia.org

*Australia, China, India, Indonesia, Iran, Japan, Malaysia, Nigeria, Philippines, Singapore, South Korea, Taiwan, Tanzania, Thailand, Turkey, Uganda

Inside Higher Ed, 25/07/11

Imaxe de O Garcia do Outeiro

A ortodoxia ultraliberal conduze ao Reino de Espanha ao abismo

O quadro do começo é de Antoine Wiertz (1806-1865), pintor e escultor romântico belga que anúncio o simbolismo e o surrealismo tão influentes na arte belga, e intitula-se "O suicídio" sendo de 1854.

Não é a primeira vez que infelizmente temos que falar aqui do FMI e demais instituições de gobernança global que conduzem para um comareiro preto e afiado a Eurolândia. Faz aproximadamente um mês que no nosso trabalho fim de máster chamávamos a atenção sobre a possibilidade de que Itália e Bélgica fossem também alvos dos "mercados". Ontem no tocante a Itália a nossa diagnose tornou-se certeira e a aplicação de "austeridade" só fará constringir  o crescimento económico e com isso a possibilidade de pago da dívida o que só fará retro-alimentar essa maravilhosa "austeridade" que nos empurrou para um dividocracia.

Se filtra la lista de asistentes al “Club Bilderberg”

BilderbergSe filtra la lista de asistentes al “Club Bilderberg”

El ‘Club Bilderberg’ está reunido desde este jueves en St. Moritz, Suiza.

Sus críticos denuncian que este grupo de personas influyen de manera determinante sobre la política y se constituyen como un gobierno mundial en la sombra que determinan las directrices económicas de los países.

Ministros de economía, dirigentes de grandes transnacionales, jefes de Estado y aristócratas están siempre presentes en estos encuentros que se celebran una vez al año en hoteles de lujo.

“El grupo de Bilderberg es como una selección o un círculo restringido del Foro de Davos”, explica Sergio Rossi, profesor de Economía en la Universidad de Friburgo. Un ambiente cerrado, cuya opacidad de sus reuniones anuales molesta a muchos.

Protestas

Las críticas sobre estos encuentros se centran en denunciar una gobernanza supranacional no transparente y unos elevados costes para el contribuyente, ya que ministros y presidentes de distintos países también acuden a estas reuniones.

Este fin de semana se están llevando a cabo manifestaciones de protesta en St. Moritz, concretamente en la plaza del pueblo.

Este club selecto se caracteriza por la llegada de aviones privados en la pista de Samedan, el baile de limusinas de lujo con cristales tintados y guardaespaldas para proteger a la élite de la élite mundial.

Resulta bastante complicado descubrir los nombres de las personas invitadas a esta edición de 2011. Pero como todos los años, la participación está reservada exclusivamente a personalidades de Europa y América del Norte.

Algunas de las personas que este fin de semana se han reunido en el   lujoso Hotel Suvretta House son el fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, la reina Sofía de España, el Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick,  el Presidente de la Unión Europea,  Herman van Rompuy, o el Director del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Alain Touraine: Después de la crisis: Por un futuro sin marginación

Después de la crisisAlain Touraine: Después de la crisis: Por un futuro sin marginación
Ediciones Paidós, mayo 2011

En esta obra Alain Touraine nos plantea cómo la crisis que atravesamos influirá en las tendencias a largo plazo que transforman nuestras sociedades y qué es lo que nos espera una vez hayamos salido de ella.

En su opinión, nuestra época de la economía global y del individualismo exacerbado ha roto con el viejo modelo de integración que le era propio desde la revolución industrial. Nosotros ya no nos representamos como los agentes de un sistema económico en torno al cual se organizaba toda la vida social, sino como sujetos dotados de derechos y creadores de su propia vida en un universo predominantemente cultural, de manera que el “actor social” actúa, cada vez más, de manera independiente del “sistema”.

La crisis, que ha acentuado la reciente brecha que separa todavía más la economía de la sociedad por el efecto de la creciente autonomía de las lógicas especulativas y financieras, puede influir en estas tendencias a largo plazo de dos maneras: los agentes sociales, golpeados por la crisis económica y social, pueden sufrir tanto una exclusión social creciente, como ser testigos de una aceleración de la mutación cultural. En resumen, los años venideros oscilarán entre la catástrofe y la refundación. Y el objetivo de esta obra es estudiar los factores que pesarán en un sentido u otro.

Para Touraine, es necesario que todos contribuyamos a reconstruir una sociedad en la que los factores económicos se vean obligados por el Estado a tener en cuenta las repercusiones de sus acciones y los intereses de la población.

Alain Touraine, sociólogo y economista francés, nacido en el año 1925, se dio a conocer al principio, por sus estudios en sociología del trabajo, mediante su Évolution du travail aux usines Renault (1955). Más adelante, desarrolla una sociología llamada “accionalista” para poder prever el paso de las sociedades industriales a las sociedades postindustriales en Sociologie de l’action (1965) y en Production de la société (1973).

Siempre vinculado a la prestigiosa Écoles des Hautes Études en Sciences Sociales, uno de sus principales intereses en su carrera han sido los movimientos sociales, desde Latinoamérica, Polonia hasta Mayo del 68.

A partir del año 1974, ejerce una original forma de observación participativa, “el intervencionismo sociológico” y se interesa más en particular por el estudio de los nuevos movimientos sociales (movimientos estudiantiles, regionalistas, ecológicos, etc.).

Con este libro se acaba el ciclo de análisis del mundo contemporáneo que Alain Touraine empezó hace ya quince años con Critique de la modernité (1992), seguido de Qu’est-ce que la démocratie? (1994), Pourrons-nous vivre ensemble? Égaux et différents (1997), A la búsqueda de sí mismo (2000), Un nuevo paradigma. Pour comprendre le monde d’aujourd’hui (2005).

En 2010 ha sido galardonado, junto con Zygmunt Bauman, con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Distribuir contido