Micropolítica

José Carlos Bermejo Barrera: Un nuevo rector para Fonseca

José Carlos Bermejo Barrera: Un nuevo rector para Fonseca

A lo largo del tiempo, los rectores de las universidades accedieron a sus cargos de distintas maneras. En la Edad Media hubo dos modelos: el de Bolonia, en el que el rector era elegido exclusivamente por los estudiantes (pudiendo ser un estudiante); y el de la Sorbona, donde lo elegían los profesores. A ello se añadió el criterio de que el rector siempre fuese nombrado por una autoridad superior. Sea como fuere, en el ejercicio de este cargo debemos distinguir dos cosas: la legitimidad, es decir, la forma legal por la que se accede al cargo, para ejercerlo según la ley; y la autoridad, o el peso moral y social que la persona que ejerce un cargo ha de tener sobre sus subordinados.

Se acerca un nuevo y agitado curso electoral en Fonseca. En los meses declinantes del rectorado de J. Casares, que se presentó bajo el lema de volver a las esencias para continuar esencialmente con la forma de gobierno que ya había, y que consiguió que una gran parte de los miembros de su equipo desapareciesen sucesivamente sin dar explicación pública; se abre un nuevo escenario en el que lo primero que parece evidente es que el rector actual debería aplicarse la eutanasia electoral. Lo haga o no, comenzará el juego: ¿quién debe ser rector? Las opciones están claras: por una parte podríamos hablar de las impulsadas por la inercia del pasado; y por otro lado podría también haber quizás alguna alternativa innovadora que intentase salvar a la USC sin apelar a la demagogia y al oportunismo y enfrentarse a la incoherente reforma de los sistemas de gobierno que se avecina.

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Qué le pasa a Fonseca?

José Carlos Bermejo Barrera: ¿Qué le pasa a Fonseca?

Decía I. Kant que nada bueno puede hacerse con el fuste torcido de la humanidad, pues los seres humanos somos socialmente insociables y vivimos en un equilibrio precario entre nuestros intereses y la aceptación del bien común, regulada gracias a la existencia de las leyes. Siguiéndole podríamos ahora hablar del fuste torcido de la universidad, pues muchos profesores parecen creer que a ella nada le deben, porque cada uno de ellos es muy importante. Por eso abusan de los pronombres personales y siempre dicen yo, lo mío, para mí, hablen de lo que hablen.

La USC está ahora en un proceso de crisis institucional, debido a la falta de un proyecto colectivo y a la pérdida de sus valores propios. Todo comenzó con el nacimiento de la democracia. Gracias a ella las universidades crecieron, se dotaron mucho mejor económicamente, incrementaron su nivel docente e investigador y pasaron a ser equiparables a otras universidades europeas de nivel medio. Sin embargo en su seno anidaban graves contradicciones. La primera de ellas fue creer que su autonomía docente e investigadora las convertía en miniaturas del cuerpo político, que eran nacioncitas con sus miniparlamentos, sus pseudo partidos y que en ellas todo tenía que ser representativo y votable. Sus profesores, además de enseñar e investigar, tendrían también que negociar, pactar, captar votos, formar grupos e intentar estar siempre presentes en los medios de comunicación con sus declaraciones altisonantes.

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca: un rectorado para el olvido

José Carlos Bermejo Barrera: Fonseca: un rectorado para el olvido

Decía San Agustín, un gran conocedor del alma humana, que todos estamos divididos entre la pasión por el saber y la pasión por dominar. Y a esa pasión llamó libido, un término que otro gran conocedor del alma humana, Sigmund Freud, consagraría en su psicología. Un gran especialista en el estudio de los profesores universitarios, Pierre Bourdieu, utilizó estos dos polos del alma agustiniana como la clave para entender las comunidades académicas y sus contradicciones internas. Y es que cada profesor oscila entre su pasión por el conocimiento y su pasión por el gobierno. Es muy difícil equilibrar estos dos impulsos, y por esa razón muchas veces grandes científicos han sido pésimos administradores, y excelentes administradores no destacaron precisamente por su altura científica. Pues la virtud clave del buen gobernante, según decía el viejo Aristóteles, no es tanto la sabiduría como la prudencia.

Juan Casares Long retornó a Santiago trayendo consigo un gran prestigio como ingeniero químico, habiendo ejercido su profesión en lugares tan importantes para esta industria como los países del Golfo, y como muchos profesores, quiso aunar su labor como científico con su labor como administrador académico. Llegó el rector Casares a Fonseca tras unas complejas elecciones en las que compitió con otros seis candidatos, de diferentes características. Había una ex conselleira dispuesta a descender en la escala jerárquica, dando a entender que a la hora de ejercer un cargo podía servir a la vez para un roto o un descosido. También había un vicerrector del equipo del rector Senén Barro, que parecía querer dar a entender que no había conocido al rector anterior y que él no tenía ninguna responsabilidad en la compleja situación en la que se encontraba la USC. Junto a ellos había otros profesores y profesoras, todos ellos muy competentes en sus campos, una de ellas con una gran experiencia administrativa, y los restantes con alguna o ninguna.

En una segunda vuelta regida por la compleja matemática electoral, resultó elegido Juan Casares Long, queriendo transmitir un mensaje de reconstrucción de la vida y el gobierno universitarios, necesario tras unas largas etapas en las que, bien o mal, habían estado en manos de grupos muy definidos. Fue quizás un cierto cansancio, del que se resiente cualquier largo gobierno, el que llevó a muchos votantes a inclinarse por su candidatura, pensando quizás que con ella llegaría una cierta transparencia y equidad que algunos estaban echando de menos.

Desde el comienzo de su gobierno, estas esperanzas formuladas con el poco acertado lema de “Retorno a las esencias”, se vieron poco a poco defraudadas, a partir del momento en que varias personas que habían sido sus principales apoyos y compañeros en las lizas académicas durante los años de oposición, fueron abandonando el equipo rectoral, un equipo que parecía que el propio rector quería hacer trizas. Dejando atrás a su equipo y sus apoyos, intentó buscar alianzas con las personas y los grupos a los que había criticado, y elementos claves de su discurso académico en relación con temas como el Campus Vida cambiaron rápidamente de sentido. Si a esta marcha atrás en sus planteamientos y sus propósitos unimos una trayectoria errática en sus orientaciones y sus decisiones, llegaremos a la complejísima situación en la que ahora se encuentra la USC.

Enfrentándose a una importantísima deuda, de la que él no fue responsable y de la que nadie quiso hablar en la campaña electoral, su capacidad de maniobra estaba desde un principio muy limitada. Y, al cortar amarras con quien lo apoyaba, y no conseguir que los cabos lanzados a quienes se oponían a él se fijasen al muelle, poco a poco fue complicando su mandato hasta el punto de no conseguir aprobar sus presupuestos, ganándose la enemistad, justificada o no, de casi todos los sectores académicos.

Ahora, solo entre aquellos con los que se enfrentó, y sin tener casi el apoyo de quienes eran sus bases, le toca al rector Casares bailar con la más fea y tener que hacer, sí o sí, los recortes que sucesivamente irán cayendo sobre las universidades españolas, a la vez que en ellas se va liquidando todo el sistema electoral y de gobierno que hizo su candidatura posible. Cuando acabe su mandato, que no está dispuesto a acortar, quizás haciendo gala del significado de su segundo apellido, probablemente no quedará de sus cuatro años de gobierno nada bueno ni nada malo de lo que pueda hacerse personalmente acreedor. Su nombre y su recuerdo se borrarán en la memoria académica como el viento borra las huellas de los caminantes en las arenas del desierto desde el que llegó a Santiago.

José Carlos Bermejo Barrera: Maquiavelo en Fonseca

Maquiavelo en FonsecaJosé Carlos Bermejo Barrera: Maquiavelo en Fonseca

Quizá el que la Universidad de Santiago se fundase en el Renacimiento, en medio de un batiburrillo de fechas que dió lugar a polémicas entre historiadores, pueda explicar por qué sobre ella se extiende la alargada y astuta sombra de Maquiavelo. Encarna Maquiavelo la idea de la pasión del poder y el valor de la intriga y la astucia como métodos para conseguirlo, conservarlo y aumentarlo. Por ello en cierto modo podríamos decir que si fuese un santo, debería ser el patrono de las universidades, ocupando el lugar de Santo Tomás de Aquino.

Y es que desde el final del catedráticocentrismo, que tradicionalmente venía siendo el principio sobre el que se asentaban las universiades españolas, y su sustitución por un gobierno basado en un complejo sistema de órganos colegiados superpuestos y en conflicto permanente entre sí, tuvo lugar el nacimiento de un nuevo tipo de institución y de un nueva figura académica: el académico político, experto en conseguir votos, manejar órganos de gobierno a los que puede acceder por este método, y hacerlo a la vez en pos del bien común y de su particular provecho, no necesariamente económico.

Todos los elementos de los sistemas parlamentarios se trasladaron a la universidad: campañas electorales, grupos de presión o lobbies académicos, propaganda electoral, discursos banales y todo lo que sea necesario para conseguir, mantener e incrementar el poder personal, un arte al que Maquiavelo denominó virtú. Pero, eso sí, en las universidades todo es como en la política pero en opaco. Hubo en ellas comprometidos militantes de partidos y sindicatos, que en otros tiempos asumieron el riesgo de unas militancias ilegales, pero la mayoría eran ya mucho más jóvenes y sólo utilizaron el pasado sufrimiento de los demás como un capital expropiado. Son mayoritariamente estos académicos entrecuzados con partidos y sindicatos quienes en este nuevo mundo opaco, aparentemente presidido por la búsqueda del saber y los valores propios de la universidad, se hicieron con el control de las universidades.

Scott Sherman: University Presidents—Speak Out!

Scott Sherman: University Presidents—Speak Out!
“Once upon a time, university leaders were seen as sculptors of society.” Now they “are chiefly technocrats, agile climbers who reach the top without making too many enemies or mistakes.”

In May 1943, James B. Conant, the president of Harvard University, published an essay in The Atlantic Monthly titled “Wanted: American Radicals.” Conant was on the lookout for “a group of modern radicals in the American tradition,” whose ideas would encompass Thoreau and Whitman, Emerson and Marx, and who would be “lusty in wielding the axe against the root of inherited privilege” so as to prevent the growth of “a caste system.” His proposal? The imposition of “really effective inheritance and gift taxes and the breaking up of trust funds and estates.” Conant, whose essay infuriated Harvard’s well-heeled trustees, was hardly a radical himself; he was, and would always remain, a man of the establishment. But in those days, college and university presidents did not limit their activities to fundraising, shmoozing, paper-pushing and administration. They had access to bully pulpits, and they occupied them.

Think about it: When was the last time a college or university president produced an edgy piece of commentary, or took a daring stand on a contentious matter? 

It’s a familiar lament. The university president, Upton Sinclair wrote in The Goose-Step, was “the most universal faker and the most variegated prevaricator that has yet appeared in the civilized world.” William Honan, writing in The New York Times in 1994, wondered why college presidents no longer “cut striking figures on the public stage.” “Small Men on Campus: The Shrinking College President” was the headline of a New Republic cover story in 1998. In their 2010 book Higher Education?, Andrew Hacker and Claudia Dreifus declared, “Once upon a time, university leaders were seen as sculptors of society.” Now they “are chiefly technocrats, agile climbers who reach the top without making too many enemies or mistakes.” 

Recently the old concerns about higher education leadership were revived by controversies concerning two Ivy League presidents: Ruth Simmons of Brown and Lee Bollinger of Columbia. Not so long ago, both were seen as public-spirited, visionary leaders: Bollinger, when he led the University of Michigan, spearheaded the fight for affirmative action in college admissions; and Simmons, in 2003, initiated a far-reaching investigation into Brown’s historic connection to slavery and the slave trade. (She stepped down last year.) 

Those actions won praise, but serious questions have since been raised about what these people do in their spare time. In 2010, the Times reported that Simmons had served on the board of Goldman Sachs and was partly responsible for a $68 million pay package awarded to its chairman, Lloyd Blankfein, in 2007. (Simmons ultimately left the Goldman Sachs board with stock worth $4.3 million.) In June, Bollinger, the chairman of the Federal Reserve Bank of New York’s board of directors, defended the right of Jamie Dimon, CEO of JPMorgan Chase, to remain a member of that same board, despite the fact that Dimon’s bank had contributed money to Columbia. Those who thought Dimon should resign, Bollinger reportedly said, were “foolish.” Criticism came quickly: economist Simon Johnson, in blog posts for the Times, lashed Bollinger for serving on the Fed’s board, for sidestepping an obvious conflict of interest and for lacking the credentials to serve. (Bollinger’s term ended December 31.) 

Why should we fret about the presidents of our colleges and universities? Because American higher education is plagued by severe difficulties on many fronts—from soaring tuition and runaway student debt to the loss of public funding, the endemic corruption in college athletics and the erosion of the liberal arts—and the presidents won’t resolve those issues by kibitzing in the gilded suites of Wall Street. The time has come to demand more from them, and to hold them to more elevated standards. The finest presidents of the past—Conant, Robert Hutchins, Kingman Brewster, Clark Kerr—were not perfect men, but they exercised potent leadership, and sometimes they were quite courageous. 

USC: Apoio desde o alumnado aos profesores Parga Pondal e Ramón y Cajal

USC: Apoio desde o alumnado aos profesores Parga Pondal e Ramón y Cajal

As alumnas e alumnos do Máster Universitario en Estudos Teóricos e Comparados da Literatura e da Cultura da Facultade de Filoloxía envíannos, co rogo de publicación, escrito remitido ao Reitor da USC en apoio aos profesores Parga Pondal e Ramón y Cajal.

Ao Excmo. Sr. Reitor, D. Juan Casares Long

As alumnas e alumnos do Máster Universitario en Estudos Teóricos e Comparados da Literatura e da Cultura da Facultade de Filoloxía,

Queremos manifestar o noso total desacordo coas decisións tomadas polo equipo reitoral da USC en relación co acontecido coas persoas contratadas no programa Parga Pondal dende o mes de decembro do 2011. Con este tipo de decisións fica de manifesto que esta Universidade non procede como debera, ao noso parecer: sentimos vergoña dunha institución de ensino superior que prescinde do mellor da súa plantilla. Persoas moi preparadas que ademais de dedicarse á investigación, e con iso garantir a calidad e a excelencia desta Universidad (que moitas veces se traduce en financiamento), son tamén excelentes profesores dos que o alumnado desta Facultade se beneficia en todos os sentidos. Señor Reitor, non só está vostede dando unha imaxe conservadora e autócrata senón que, ademais, está vostede incapacitando a esta Universidade de aquilo polo que antes era recoñecida: unha institución de ensino superior pioneira en formación excelente e de calidade.

Con este tipo de actitudes, botar á rúa os nosos profesores con contrato Parga Pondal, estásenos a impedir que poidamos formarnos como merecemos e que o noso ensino xa non sexa un estímulo para ir ás aulas cada día. Como alumnos sentimos lástima e vergoña da situación actual e da actitude incomprensible do seu equipo de goberno. Non se estrañe de que empecemos a buscar outro tipo de universidades que aposten por ter na súa plantilla docente os mellores e non os que conveña por decisión e por interés duns poucos.

Rogámosle atentamente que, polo ben desta universidade, reconsidere a súa posición respecto dos Parga Pondal,

En Santiago de Compostela, 29 febreiro de 2012.

Galicia: Plataforma Unitaria en Defensa da Universidade Pública

Galicia: Plataforma Unitaria en Defensa da Universidade Pública

Diversos colectivos de estudantes, PAS e PDI e numerosas persoas a título individual coincidimos nesta plataforma, desde unha grande variedade de posicións políticas, co obxectivo de defendermos a universidade pública en canto que servizo público. Axuntámonos nesta plataforma porque entendemos que a educación e a investigación públicas serven aos intereses xerais da sociedade, polo que o papel da universidade pública, en tanto que tal, é insubstituíble. Cómpre, xa que logo, mobilizar todos os esforzos necesarios na súa defensa.

As universidades galegas, xunto con outros bens e servizos públicos, están a ser obxecto dun estrangulamento económico que pon en perigo a súa continuidade no tempo, xa queas deixa incapacitadas para daren respostas satisfactoriamente ás obrigas, tanto de docencia como de investigación, que constitúen os seus fins. Somos conscientes de que este non é un feito illado, nin se trata dunha situación transitoria determinada exclusivamente pola actual crise económica.

As políticas socioeconómicas deseñadas e aplicadas polos gobernos, baixo presión dun mercado que cobiza o substancioso negocio dos servizos públicos, levan á privatización e á mercantilización de todo o que é público. Educación, sanidade ou pensións forman parte das súas expectativas de mercado e este aproveita a actual crise económica para acelerar drasticamente o proceso que supón o desmantelamento do chamado estado do Benestar.

Neste grave contexto no que nos atopamos, afirmamos que diante da crise que actúa como coartada para os recortes, a educación e a investigación deveñen un recurso estratéxico e fundamental para superala, para contribuír a mudar o modelo produtivo e as condicións socioeconómicas que a causaron.

Constituímonos en Plataforma cos obxectivos de:

  • Explicarmos o que significa contarmos con universidades públicas ao servizo da sociedade civil e non dos intereses do mercado. Explicarlle ao conxunto da cidadanía como se financian e como se xestionan a súas universidades. Explicarmos que a educación e a investigación están na base da mellora das condicións de vida das familias galegas e son a única posibilidade de xerar coñecemento e innovar, de xerar futuro e riqueza.
  • Promovermos a coordinación, o entendemento e posición unívoca das tres universidades galegas para esixirmos un financiamento que non poña en perigo a propia existencia da universidade pública. Cómpre eludir as disputas que promove o actual Goberno galego ao facelas competir e confrontar por uns recursos que reparte para aliviar a agonía financeira e compensar a submisión, en lugar de adxudicalos con base en criterios obxectivos e transparentes.
  • Defendermos unha universidade democrática e democratizadora, á que toda a cidadanía teña a posibilidade de acceder. Negarmos a subida de taxas como elemento corrector dos recortes de financiamento promovidos pola Xunta de Galicia, para que estas nunca supoñan un motivo de discriminación para os cidadáns e as cidadás con menos recursos económicos.
  • Esixirmos a garantía do financiamento público para a investigación, xunto con regulamentacións que canalicen o financiamento privado, para que nunca se relegue o interese xeral nin se poña en risco a liberdade do investigador/a.
  • Demandármoslles aos gobernos das universidades galegas contundencia na denuncia diante da Consellaría de Educación e Ordenación Universitaria pola insuficiencia do actual plan de financiamento (2011-2015), na defensa da autonomía e a suficiencia financeira.
  • Promovermos unha universidade transparente, aberta á sociedade e ás súas necesidades, autocrítica, que renda contas da súa xestión e dos resultados académicos, investigadores e da difusión do coñecemento, que promova unhas condicións de acceso e permanencia que ofrezan as máximas oportunidades ao estudantado, respectuosa cos seus compromisos de estabilización do persoal… co obxecto de procurar o máximo apoio posible da cidadanía galega no cumprimento dos fins que lle son propios.

Para isto actuaremos tratando de mobilizar conciencias que acheguen apoio social e político a prol da universidade pública, realizando actividades de debate e difusión sobre o valor social do ensino superior e da investigación, denunciando os recortes e promovendo unha gran mobilización nos estudantes, PAS e PDI das tres universidades do Sistema Universitario Galego (SUG), que sexa quen de convencer e mobilizar a cidadanía e de obrigar o goberno a ter en conta a nosa razón e esixencia irrenunciable.

Nestes obxectivos propoñémonos confluír con plataformas ou movementos na defensa doutros servizos públicos, co fin de crearmos unha gran mobilización social en defensa do Estado do Benestar.

Plataforma Unitaria en Defensa da Universidade Pública

http://www.pudup.org

José Carlos Bermejo Barrera: Trapos sucios en Fonseca

José Carlos Bermejo Barrera: Trapos sucios en Fonseca

Dijo una vez Cristina Garmendía, una ministra que tuvo el mérito de que en el plazo de dos años las universidades entrasen y saliesen de su ministerio, que debía crearse un nuevo modelo de universidad: la universidad corazón, un núcleo en torno al cual irían creciendo las empresas. Y así es, en algunas universidades españolas crecen en su seno empresas promovidas por algunos de sus profesores, y otras empresas externas se benefician de la concesión de sus servicios. Como es el caso del servicio de limpieza de la USC, que cual pelota salta de empresa en empresa, manteniendo a la misma plantilla cada vez con menos dinero, según la universidad va emperorando las condiciones del concurso público.

Como signo de los tiempos se anuncia de hecho ahora un ERE para sus empleadas, casi siempre mujeres, otro signo que muestra lo poco que ha cambiado el mundo, unas mujeres trabajadoras que limpian nuestros edificios en condiciones cada vez más precarias, y a las que algunos miembros de la USC da la impresión de que nunca les han mirado a la cara. Y se dice que el supuesto ERE es la consecuencia inevitable de la crisis, sólo porque la USC decide bajar esa partida de gasto aduciendo unas razones que no quiere aplicar en otros casos.

En las universidades españolas hay tal pasión por la negociación y la intriga a favor siempre de alguien, que da la impresión que dos medias verdades suman una verdad, cuando en realidad sólo son dos mentiras. Por ello daré algunos argumentos a favor de reducciones de plantillas y posibles rebajas de salarios, como los que se quiere aplicar al servicio de limpieza, y no a ningún otro caso. En la USC la compra de libros ha caído en picado desde el año 2001 y con ella el trabajo de catalogación, préstamo y cuidado de los mismos; sin embargo, no se ha reducido el personal de la biblioteca, porque es funcionario o laboral fijo. Si este servicio se externalizase, ¿también podrían aplicarle un ERE? Como la plantilla docente está desequilibrada, algunos profesores trabajan demasiado, otros lo que les corresponde, y algunos muchas menos de sus 240 horas de clase anuales, ¿por qué no se les rebaja su nivel de dedicación, si son funcionarios, o no se despide a contratados? Los departamentos de la USC ya no tienen casi presupuesto y se les está retirando su competencia sobre másteres y doctorados. En ellos y en las facultades, igual de empobrecidas, profesor@s cobran complementos salariales como el de secretario por cumplir una función que podría ser atribuida por ley a sus funcionarios. ¿Por qué no se suprimen esos cientos de cargos, se reduce el número de vicedecanos, asesores del equipo rectoral y vicerrectores, cuyo exceso reconoce ya el nuevo borrador de la gobernanza, que impone un número máximo de esos cargos?

¿Es necesario alquilar sistemas de votación por un día para un claustro? ¿Cuánto dinero de los proyectos de investigación se dedica a atenciones protocolarias? La lista sería interminable. No deseo ampliarla porque aquí no se trata de ninguna manera de hablar de corrupción, sino de limpieza, de la limpieza en una institución menos centenaria de lo que dice, hipertrofiada, que no administra racionalmente sus recursos humanos y materiales y que va camino del colapso. Un día, quizás no lejano, en la universidad se comenzará a despedir a profesores y funcionarios, algunos edificios tendrán que cerrar sus puertas, por ellas saldrán los despedidos junto con las "señoras de la limpieza", pero ellas además tendrán que apagar la luz.

El Correo Gallego, 01/02/12

Canarias: Eduardo Doménech, Rector de la ULL, abre expediente disciplinario a todos los alumnos claustrales de AMEC

Canarias: Eduardo Doménech, Rector de la ULL, abre expediente disciplinario a todos los alumnos claustrales de AMEC

La historia de la Universidad española suma un nuevo hito en las Islas Canarias. El Rector de la Universidad de La Laguna abre expediente disciplinario a todos los miembros electos del grupo de alumnos mayoritario en el Claustro de la ULL. El Rector de la Universidad de La Laguna, D. Eduardo Doménech Martínez, resuelve “incoar Expediente Disciplinario (…) con objeto de que se prueben las presuntas faltas graves relativas a la ofensa grave de palabra u obra a compañero, funcionario y personal dependiente de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna, por la coautoría o complicidad del contenido del comunicado de 28 de febrero de 2011 enviado a los medios de comunicación por la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario, y a la falta de probidad por no reconocer la falsedad del contenido del comunicado recogido en el párrafo anterior, todo ello según lo previsto en el Art. 5, puntos 3º y 5º, del Decreto de 08/09/54, por el que se aprueba el Reglamento de disciplina académica.

Reglamento de Disciplina Académica 1954 (PDF)

La hoja informativa difundida por la Plataforma en Defensa de la Democracia y la Libertad de Expresión en la Universidad de La Laguna no deja lugar a dudas:

“Se pretende expulsar de la Universidad de La Laguna a todos los miembros de la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC)”.

“Desde el pasado mes de febrero de 2011, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) viene sufriendo una nueva persecución por parte del Rectorado de la ULL. No es la primera vez que los representantes elegidos en las listas de AMEC han sufrido el ataque rectoral. Todas estas acciones contra los estudiantes se han originado por la defensa que AMEC ha hecho de los intereses básicos de los estudiantes, reclamando la tramitación en tiempo y forma sus becas.

Asimismo, se solicita la “(…) adhesión y colaboración con la Plataforma en Defensa de la Democracia y la Libertad de Expresión en la Universidad de La Laguna”.

Dirección de correo de la plataforma: libertadenlaull@gmail.com

Weblog: www.libertadenlaull.wordpress.com

El comunicado de prensa:

Las becas de 300 alumnos se quedan sin tramitar después de que la ULL no entregara a tiempo sus solicitudes (Nota de prensa)

AMEC, 27/01/12

Monserrat Gomendio, nueva secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, y Miguel Cardenal, nuevo presidente del Consejo Superior de Deportes

Monserrat GomendioMonserrat Gomendio, nueva secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, y Miguel Cardenal, nuevo presidente del Consejo Superior de Deportes

El Consejo de Ministros de hoy ha aprobado el nombramiento de Monserrat Gomendio como nueva secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, así como el de Miguel Cardenal como presidente del Consejo Superior de Deportes.

Monserrat Gomendio, secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades

Nacida el 12 de noviembre de 1960 en Madrid, es Licenciada en Biología por la Universidad Complutense de Madrid. Obtuvo el Doctorado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Es graduada del Programa de Dirección General del IESE Business School (Madrid). Realizó durante varios años investigación en la Universidad de Cambridge, en el Departamento de Zoología, y durante este periodo desarrolló labor docente. Se incorporó al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en 1991 como Investigador Científico y actualmente es Profesor de Investigación adscrito al Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Ver Currículum Vitae completo

Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes

Nacido en Bilbao en 1968, es Doctor en Derecho por la Universidad de Navarra. Es Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Extremadura (desde 2007) y Director de la Cátedra de Estudios e Investigación en Derecho Deportivo de la Universidad Rey Juan Carlos (desde 2008). Sus dos grandes especialidades son el Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y el Derecho Deportivo. Desde 1998 desempeñó el cargo de Secretario de la Revista Aranzadi Social, de la que en la actualidad es Coordinador General. Pertenece a diversos Consejos editoriales y científicos de publicaciones periódicas y colecciones de monografías. Además, pertenece a la Junta Directiva de la Asociación Española de Derecho Deportivo.

Ver Currículum Vitae completo

Además, el Consejo de Ministros ha aprobado los siguientes nombramientos:

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 13/01/12

Galicia: UVigo: Los cargos de libre elección en la Universidad cuestan 4,6 millones

Galicia: UVigo: Los cargos de libre elección en la Universidad cuestan 4,6 millones
Tiene 26 designados con categoría de decano y otros 5 con la de vicerrector

En las pasadas elecciones al rectorado de la Universidad de Vigo, el candidato de Alternativa Universitaria, Salustiano Mato de la Iglesia, había anunciado que en su equipo de gobierno habría menos vicerrectores que en el contrario. A mayores acaba de suprimir uno en Ourense, al aceptar la jubilación anticipada María Victoria Jato, ahora exvicerrectora de Investigación y Transferencia del campus.

Lo que hizo el rector fue rodearse de asesores de libre designación. En total son 26 sumando el del CITI, recién nombrado. Estos tienen categoría de decano. Hay otros cinco con categoría de vicerrector. Ni uno solo de estos cargos estaban en lista electoral alguna. Los eligió el rector y se dan casos en los que sus competencias montan sobre las de algunos jefes de servicio, que pertenecen a la sección de Personal de Administración y Servicios, que tienen la condición de funcionarios de carrera.

¿Y qué supone todo esto en números? Las desgravación docente de un decano, es decir, las clases que deja de impartir, equivalen a 12 créditos. La rebaja de clases de menos que se aplica a un vicerrector es de 18 créditos. Un crédito docente cuesta en profesorado 1.000 euros. Al multiplicar los 26 cargos con categoría decanal por los 12 créditos de rebaja de clases y sumarle los 18 créditos que pierde un vicerrector por los 5 cargos de libre designación semejante categoría salen 390 créditos de rebaja de clases. Si esto se traduce en horas de clase son 3.900. Multiplicando esta última cantidad por los citados 1.000 euros y a su vez por cuatro años que dura un mandato rectoral, salen 3.900.000 euros.

Proclamación de candidaturas para las elecciones a la Presidencia de la CRUE

Más neoliberales
Proclamación de candidaturas para las elecciones a la Presidencia de la CRUE

El plazo de presentación de candidaturas para las elecciones a la presidencia de la CRUE, que se convocaron en Asamblea General el pasado 8 de septiembre, expiró ayer día 22 de septiembre con la presentación de la candidatura de la vicepresidenta de la CRUE y rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle.

Candidatura de Adelaida de la Calle

Programa electoral

Casi a las puertas de su mayoría de edad, diecisiete años después de su creación, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) se ha consolidado como un organismo de representación institucional y plural de las universidades, cuyo objetivo es contribuir a la potenciación y mejora de la educación superior, a través de la cooperación interuniversitaria y del diálogo entre las universidades y los agentes sociales.

Durante todos estos años, la CRUE ha desarrollado una ingente labor que ha contribuido a acelerar el proceso de convergencia europea en materia de educación superior y de investigación, y a fortalecer las relaciones de las Universidades con las Administraciones Públicas, con el sector productivo y con la sociedad en general.

Por todo lo cual la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas es hoy una institución más conocida y reconocida por la sociedad, que participa activamente en el proceso de modernización del sistema universitario español, colabora en el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación y aspira a ser la voz de las universidades españolas en la sociedad del conocimiento.

El reconocimiento y la capacidad de interlocución que esta institución ha alcanzado en los últimos años es, sin duda, el resultado del trabajo y la dedicación de todos los rectores de las universidades públicas y privadas españolas, también del esfuerzo del personal técnico responsable de sus órganos de gestión y administración, dirigidos por la Secretaría General y, sobre todo, es el fruto del compromiso y la labor de planificación y coordinación realizada por quienes han presidido esta entidad durante todos estos años, y de sus equipos de trabajo.

Con estas primeras palabras de reconocimiento al papel desarrollado por la Conferencia de Rectores y al buen hacer de todos los que han formado parte de esta institución, quiero rendir un merecido homenaje a quienes con su trabajo ejemplar han contribuido a que esta organización, sin ánimo de lucro, haya alcanzado dos grandes objetivos: servir a la sociedad española desde la gestión adecuada del conocimiento y favorecer el desarrollo y el avance de las universidades españolas.

Al finalizar el mandado de Federico Gutiérrez Solana, como presidente de la CRUE, se abre una nueva etapa, que se inicia con un proceso electoral que conducirá necesariamente a la elección de un nuevo Comité Permanente y de una nueva Presidencia.

Como Vicepresidenta de esta institución y como rectora de Universidad, siento el deseo y la ilusión de participar en este proceso con un proyecto de cambio que acerque la universidad a la sociedad. Un proyecto que garantiza la continuidad pero que incorpora la esperanza de alcanzar nuevos objetivos, que tiene como aval el bagaje y la experiencia de quienes formamos parte de esta candidatura y que surge con el firme propósito  de convertir a la CRUE en la voz de las universidades españolas.

Concurro a estas elecciones arropada por un grupo de mujeres y hombres que confían en mi, que esperan un nuevo impulso de las Universidades, a través de esta Conferencia de Rectores, que apuestan por la efectiva  participación de la Universidad en un proceso de cambios que afectan a la sociedad en general, que creen en la Universidad como una de las instituciones que genera más confianza entre los ciudadanos para liderar un nuevo tiempo. El tiempo de la aplicación del conocimiento.

Tres poderosas razones para creer en la Universidad

Nuestro objetivo es convencer a la sociedad de que existen razones para creer en la universidad:

  • Por su contribución al desarrollo social y económico del país.
  • Por su necesaria participación en la creación de un nuevo modelo productivo basado en el conocimiento.
  • Por su capacidad para extender el conocimiento, a través de la educación, la investigación y la innovación.

Una nueva perspectiva para afrontar los retos del futuro

Nuestro propósito es demostrarle a la sociedad que la universidad tiene su propia perspectiva para afrontar los grandes retos del futuro, entre los que se incluye superar la grave crisis económica por la que atravesamos. Pero sobre todo, que la Universidad tiene que participar en el cambio de modelo económico y productivo, porque es la institución en la que se genera, transmite y aplica el conocimiento, que debe ser sin duda el motor de ese cambio.

La perspectiva de la Universidad para afrontar la crisis económica pasa necesariamente por caminar de la mano, unidas por el conocimiento, las universidades, las administraciones públicas y las empresas, convertidas en un triángulo productivo, en un círculo de eficiencia, en una maquinaria perfecta que genere riqueza, cree empleo y produzca bienestar a la comunidad.

Nuestra aspiración es consolidar la reforma de un sistema universitario que se ha adaptado al Espacio Europeo de Educación Superior y de Investigación, como primer paso para alcanzar la internacionalización de la Universidad y conseguir la excelencia.

Nuestro deseo es que las universidades formen parte de un sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación que sitúe al conocimiento como vector de lucha contra la pobreza, la exclusión social y la degradación del medio ambiente, que impulse la cultura y promueva el bienestar social y el progreso económico.

Pero todos estos desafíos que responden al porqué de esta candidatura y conforman el conjunto de ideas que nos impulsan a querer estar al frente de esta institución en este momento de cambios, van a estar muy marcados por las limitaciones y las restricciones que impone una situación de grave crisis económica que, desde luego no es la más propicia para afrontar grandes retos.

Sin embargo, para quienes impulsamos este proyecto de cambio y modernización de la universidad este contexto desfavorable es la excusa perfecta para reclamar  soluciones y aportar nuevas propuestas que pasan necesariamente por plantear una utilización más eficiente de los recursos públicos, dirigiéndolos a mantener e incrementar de forma paulatina las inversiones en educación superior y en investigación.

Los recortes del 5% en educación y la caída de la inversión en I+D+i de un 6,5% del PIB en investigación en los dos últimos años, no van a suponer la solución del problema sino la causa de su agravamiento. Mientras España invierte un 1,1% del PIB en educación, Estados Unidos invierte un 3,1%. Cuando España invierte en I+D+i un 1,4% de su PIB, Alemania y Estados Unidos aportan un 2,8% de su producto interior bruto.

Por todo lo cual desde esta candidatura y a través de la CRUE vamos a defender que se destinen más fondos públicos a la educación y a la investigación. Porque concebimos el conocimiento como un bien público colectivo. Porque creemos que es necesario reforzar los vínculos de la sociedad con la universidad para implantar un nuevo modelo económico basado en el conocimiento que propicie la creación de un tejido productivo más estable, sustentado en polos de desarrollo diversos, pero que a la vez se complementen.

Las ilusiones permanecen mientras alguien cree en ellas. A mi me toca, a través de este programa, contagiarlas y hacer que todos los rectores y rectoras de las universidades públicas y privadas españolas las mantengan vivas y las compartan, comprometiéndose con un proyecto incluyente que surge con la vocación de integrar y sumar esfuerzos para multiplicar resultados.

Nuestras propuestas irán dirigidas a:

  • Poner en valor la educación superior.
  • Impulsar la investigación Universitaria.
  • Fomentar la cooperación institucional.
  • Fortalecer las relaciones con el sector productivo.
  • Y reforzar el compromiso social de la Universidad.

Estos objetivos de carácter general, se articulan en este programa a través de tres estrategias de carácter trasversal:

  • Mejorar la empleabilidad.
  • Potenciar la internacionalización de la Universidad.
  • Avanzar en la cooperación empresarial.

Para que la voz de las universidades no se quede en el susurro de unos pocos, necesitamos el grito de esperanza de todos los rectores y rectoras de las universidades españolas. Nosotros seremos el eco de sus propuestas. Juntos, todos seremos la voz de la Universidad.

CRUE, 23/09/11

Outras novas relacionadas:

De la Calle quiere acercar la universidad a la sociedad y potenciar el empleo

Adelaida de la CalleDe la Calle quiere acercar la universidad a la sociedad y potenciar el empleo
"Las universidades deben trabajar a demanda de las empresas"

La rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle, que encabeza la única candidatura presentada para presidir la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), desea acercar la universidad a la sociedad y "potenciar la empleabilidad" de los estudiantes.

"A los rectores nos preocupa pensar que estamos formando a los profesionales del futuro, pero ese futuro debe ser inmediato, porque salen los estudiantes y deben tener un puesto de trabajo en la sociedad", ha afirmado hoy De la Calle en la rueda de prensa de presentación de su programa.

Para ello, apuesta por actuar "con todos los agentes sociales" y por firmar convenios con organizaciones empresariales, parques tecnológicos y grandes empresas para "interactuar con ellos con el criterio de empleabilidad más amplio".

De la Calle, que se convertirá el 13 de octubre en la primera mujer que preside la CRUE, considera que las universidades deben también "trabajar a demanda" de las empresas, que podrán "pedir lo que quieren para hacérselo a medida".

"Las demandas de los sectores sociales deben ser escuchadas por las universidades, desde los primeros niveles profesionales, el grado, el postgrado e incluso el doctorado, como en cuanto al aprendizaje a lo largo de la vida", ha explicado.

En este sentido, ha apuntado que se puede actuar "sobre los actuales empleados" y preguntarles a los empresarios "cómo quieren que se actualicen los conocimientos del capital humano que tienen en las empresas".

Al preguntársele por el debate sobre los recortes en la educación, De la Calle ha subrayado que cree "en una sociedad igualitaria, con igualdad de oportunidades, y por tanto, en el sistema público".

"Creo que es responsabilidad del Estado y de las comunidades autónomas seguir apostando por la universidad pública. Debe existir universidad privada, pero todos sabemos que en la universidad privada no todo el mundo tiene igualdad de oportunidades", ha añadido.

La CRUE debe representar a partir de ahora "una voz única de las universidades frente a las instituciones, el tejido productivo, los agentes sociales y la sociedad".

"Estaremos en el ránking de los mejores cuando tengamos presupuestos mejores, pero mientras caminaremos, porque el dinero no puede ser causa justificada de que no se pueden hacer cosas", según la rectora.

A los candidatos en las próximas elecciones generales, la CRUE les pedirá "que crean en la universidad, apuesten por el futuro y mantengan la financiación", porque, "si se quiere ser competitivo, no se puede hacer a coste cero", y las universidades deben "tener el apoyo del Ministerio".

De la Calle está acompañada en su candidatura, en el comité permanente de la CRUE, por dos vicepresidentes, Juan Francisco Juliá (Universidad Politécnica de Valencia), y Montserrat Casas (Illes Balears), y cuatro vocales, Pedro González-Trevijano (Universidad Rey Juan Carlos), Francesc Xavier Grau i Vidal (Rovira i Virgili), Marcos Sacristán (Valladolid) y Iosu Zabala (Mondragón).

ADN, 23/09/11

Outras novas relacionadas:

La rectora de UMA presidirá la Conferencia de Rectores de España

Adelaida de la CalleLa rectora de UMA presidirá la Conferencia de Rectores de España

Adelaida de la Calle ocupará el puesto a partir del 7 de octubre después de que no se presentara ningún otro candidato

La rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle, será finalmente la única candidata para presidir la Conferencia de Rectores de España (CRUE), el organismo de máxima representación de la institución académica en el país, una vez cerrado el plazo para presentar candidaturas.

La elección de este cargo se realizará el 7 de octubre en Mallorca. La rectora malagueña ocupa actualmente el cargo de vicepresidenta de la CRUE.

Málaga Hoy, 22/09/11

Outras novas relacionadas:

Adelaida de la Calle Martín: Más productivos, más competitivos, más internacionales... más neoliberales

Adelaida de la Calle Martín: Más productivos, más competitivos, más internacionales... más neoliberales

"Han rendido la universidad a la productividad, una de las diosas de hoy, a las que todo se sacrifica. Las otras dos son la competitividad y la innovación"
José Luis Sampedro

Candidatura de Adelaida de la Calle

Adelaida de la Calle

Distribuir contido